Segundo día consecutivo de concentraciones a favor y en contra del Gobierno ecuatoriano por reformas legislativas

Por segundo día consecutivo se produjeron anoche concentraciones a favor y en contra del Gobierno. Los simpatizantes del oficialismo se ubicaron en los graderíos de la tribuna de Los Shyris con banderas de color verde y gritaban consignas a favor del régimen. En tanto los opositores lo hicieron a dos cuadras, en la calle República de El Salvador donde flamearon banderas negras.

Entre ambos bandos hubo personal policial para evitar enfrentamientos, como los que sucedieron el pasado lunes.

Gustavo Baroja, prefecto de Pichincha; asambleístas como Marcela Aguiñaga, Paola Pabón, Gabriela Rivadeneira acudieron a la tribuna.

Rivadeneira, presidenta de la Asamblea, manifestó: “Que esta revolución que hace ocho años nos convocó, nos convoque todas las tardes y todas las noches aquí, en nuestra sede”.

Las manifestaciones ciudadanas del pasado lunes no ocurrían desde hace años, según expertos consultados. Cientos de personas se volcaron a las calles de Quito, Guayaquil, Cuenca y San Cristóbal molestas por medidas gubernamentales como la de herencias, plusvalía y Galápagos; de reformas a leyes vigentes, como a las utilidades y jubilaciones, entre otras.

Santiago Guarderas, decano de Jurisprudencia de la Pontificia Universidad Católica, contó que se enteró en Facebook y le ‘sorprendió’ la cantidad de quiteños reunidos. “La vez anterior que ocurrió este fenómeno en Quito fue en el gobierno de Lucio Gutiérrez; lo del lunes me recordó mucho a eso”, opinó.

En abril de 2005, un grupo de ciudadanos autollamados ‘Los forajidos’ impulsó la salida del líder de Sociedad Patriótica.

Al menos en Quito y Guayaquil, la militancia y simpatizantes de Alianza PAIS se organizaron sobre la marcha para respaldar al régimen y “defender su revolución de forma pacífica”, según Virgilio Hernández.

En Guayaquil realizaron una “vigilia por la democracia” afuera de la Gobernación. Mientras eso ocurría, decenas de personas caminaron por la avenida 9 de Octubre, en el centro, gritando reclamos. (I)

Pronunciamientos

Alcalde Nebot
El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, aseguró que el proyecto de ley a las herencias es “inconstitucional, ilegal e injusto”, por lo que planteó “hacer retroceder a quienes proponen semejante abuso”. En un boletín expresó su malestar por esa propuesta y la que regula la plusvalía. Allí anotó: “¿Y esto no perjudica a los más pobres? ¡Basta ya de la manía impuestera y confiscatoria!”.

Expresidenciable
El exbanquero Guillermo Lasso, líder de CREO (segunda fuerza política en la Asamblea), reiteró que el movimiento votará en contra de la propuesta para regular las herencias. Llamó al presidente Rafael Correa a retirar el proyecto, porque el mensaje que se envía es “si te atreves a prosperar, aquí está el Estado para quitarte el fruto de tu esfuerzo”, informó un comunicado.

El Universo