Suramérica concentra la mayor cantidad de reservas provenientes de Europa

Los emigrantes que residen en Europa transfirieron a sus países de origen en 2014 unos US$109 mil 400 millones, una fuente de ingresos notable para millones de personas que podría ser mejor aprovechada para el desarrollo, según un informe del FIDA.

El estudio del FIDA, mejor conocido como el banco de los pobres, cuya sede central se encuentra en Roma, establece que las remesas desde el viejo continente ayudan al sustentamiento de más de 150 millones de personas.

Según el informe, la mayoría de las remesas hacia América Latina y el Caribe provienen de Estados Unidos.

Solo Suriname depende de Europa, en particular de Holanda.

Un tercio de los envíos desde España (US$9 mil 600 millones) van a países andinos: Ecuador, Colombia, Perú y Bolivia.

Los tres países que reciben más remesas desde Europa son Ecuador (US$1 mil 200 millones), Colombia (US$900 millones) y Brasil (US$800 millones), indica el estudio.

Otros países que reciben aportes de sus emigrantes en el viejo continente son Jamaica (2%), Haití (1.5%), Ecuador (1.3%) y República Dominicana (1.2 %).

Los expertos del fondo, han observado que buena parte de ese dinero llega a zonas pobres y rurales, por lo que insta a la comunidad internacional a favorecer el flujo de ese dinero para programas de desarrollo y la microempresa.

“Es una inmensa fuente de ayuda para el desarrollo que está casi sin utilizar”, advierte la entidad que convocó un foro mundial sobre el tema para el 16 al 19 de junio en Milán (norte de Italia), durante el cual se celebrará por primera vez la Jornada Mundial de las Remesas.

Prensa Libre

Descargar informe

http://www.ifad.org/remittances/pub/money_europe.pdf