Violencia electoral: favor de no minimizar – Diario SinEmbargo, México

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Cinco días antes de la celebración de los comicios, el crimen le arrancó la vida a un quinto político aspirante a un cargo de elección popular el próximo domingo. Se trata de Miguel Ángel Luna Munguía, candidato perredista a Diputado federal por el Distrito 32 en Valle de Chalco, Estado de México, quien fue ejecutado a tiros la tarde del martes en su propia casa de campaña, ubicada en la Colonia Xico.

Antes de Luna Munguía, Héctor Cruz López, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a noveno regidor de Huimanguillo, Tabasco, fue asesinado el 14 de mayo pasado afuera de su casa, situada en el poblado de Metepec.

Ese mismo 14 de mayo, Enrique Hernández Salcedo, candidato de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la Alcaldía de Yurécuaro, Michoacán, y también líder de las autodefensas en la zona, fue asesinado durante un mitin electoral.

El 1 de mayo, Ulises Fabián Quiroz, candidato del PRI a la Alcaldía de Chilapa, Guerrero, fue interceptado por un grupo armado cuando él y su equipo de campaña circulaban por la carretera Atzacoaloya-Chilapa, a menos de 10 kilómetros de la cabecera municipal. Aunque iba acompañado de una docena de personas, los agresores sólo apartaron del grupo al candidato y ahí mismo lo ejecutaron.

El 11 de marzo, Celestino Cesáreo Guzmán, dirigente del PRD en Guerrero, confirmó la muerte de Aidé Nava González, precandidata del Sol Azteca a la Alcaldía de Ahuacuotzingo, Guerrero. Nava González había sido secuestrada el 10 de marzo cerca de las 7 de la noche; sus asesinos la decapitaron y al lado de su cuerpo dejaron un narcomensaje, supuestamente firmado por el grupo de Los Rojos, con una amenaza a los “políticos que no se quieran alinear”.

El 18 de febrero, Carlos Martínez Villavicencio, precandidato del PRD a Diputado federal, fue asesinado junto con dos acompañantes en Oaxaca, cerca del municipio de Santiago Juxtlahuaca. Martínez Villavicencio fue Diputado local por el Distrito 21 con cabecera en Santiago Juxtlahuaca y también fue Presidente municipal de Santiago Juxtlahuaca, entre 2009 y 2011.

Además, el 13 de mayo pasado, Silvia Romero Suárez, candidata del PRD a Diputada local en Guerrero, fue reportada como desaparecida por su hijo José Antonio Villalobos Romero, quien afirmó que la candidata salió de Iguala a Ciudad Altamirano, Tierra Caliente, donde sostendría reuniones con perredistas, pero dejaron de tener contacto con ella desde las 11:20 horas. Ese mismo día, a las 19:40 horas, la ex titular de la Secretaría de Educación en el Gobierno de Ángel Aguirre Rivero fue encontrada viva en el municipio de Teloloapan, junto con un funcionario de la dirigencia estatal del PRD y su chofer.

También ayer, por segundo día consecutivo, distintos eventos violentos en contra del proceso electoral se registraron en Oaxaca, Guerrero y Chiapas.

La protestas, que derivaron en quema de propaganda, papelería electoral, equipo y daños a instancias gubernamentales fueron encabezadas por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Además, se sumaron manifestaciones también en Guerrero y Oaxaca, el ataque en las instalaciones del INE en Puebla y la muerte de un militante del Partido Acción Nacional (PAN) ocurrido en Yucatán durante un cierre de campaña.

Pese a esto hechos, Lorenzo Córdova Vianello, Consejero Presidente del INE, ha dicho que “no hay que sobre reaccionar” y considerar que todo esto es una agresión contra las elecciones.

El 15 de mayo pasado, dijo que hay estados donde hubo hechos violentos y la elección se realizará con cautela, como Michoacán, Guerrero Oaxaca, Tamaulipas y eventualmente Jalisco, “pero no quiere decir que tengamos focos rojos o circunstancia de alerta, son estados que tienen sus propios complejidades y en los que hemos tomado protocolos tanto de seguridad de nuestro personal, como de actuación”.

Hace dos días, Córdova Vianello también afirmó que el INE está preparado para enfrentar los peores escenarios en la próxima jornada electoral, pero no dijo de qué forma podría prevenirlos y menos a estas alturas.

Por menos de los cinco lamentables asesinatos que se han reportado en este proceso electoral, por menos de las amenazas que han recibido muchos candidatos, por menos de los ataques a instalaciones o la declaración de boicot en Guerrero, otros árbitros electorales hubieran lanzado desde hace meses un SOS al Gobierno federal. Ahora es tarde. Lo único que se espera es que el minimizar la violencia electoral no salga más caro de lo que ya ha costado, y que la jornada del domingo no sume más penas y zozobra.

SinEmbargo