Bolivia: tras más de un mes de negociación, la Asamblea Legislativa elige miembros del TSE

La Asamblea Legislativa designó ayer a seis de los siete vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), pero sin lograr un acuerdo pleno entre opositores y oficialistas, y cerró así un proceso de algo más de 30 días para restituir la Sala Plena de esa institución.

La decisión, promovida por el Movimiento Al Socialismo (MAS), permitió la designación —a las 23.30 de ayer— de María Eugenia Choque (112 votos), Antonio Costas (113 votos), José Luis Exeni (114 votos), Idelfonso Mamani (113 votos), Dunia Sandoval (113 votos) y Katia Uriona (114 votos). Una de las designadas —María Eugenia Choque— se autoidentificó como indígena y asimismo se cumplió con la exigencia de género, establecida en la Ley Electoral.

La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, previa a la votación, delineó la postura del MAS: “Los del anterior Tribunal se fueron por ineptos, nosotros le vamos a dar garantías al país”. Este criterio fue cuestionado por la alianza opositora Unidad Demócrata (UD). El senador de esa tienda política Arturo Murillo demandó al oficialismo demostrar que no necesita de un TSE afín, un criterio que fue replicado por el diputado Víctor Borda, del MAS. “No necesitamos de ningún vocal del MAS para ganar una elección”, aseguró el legislador.

Así, el fuego cruzado de acusaciones entre oficialistas y opositores no cesó y el debate perdió el norte para encontrar el consenso. “A esta hora —cerca de las 20.00— el consenso ya no es posible”, señaló el vicepresidente Álvaro García Linera, quien dirigió la sesión como presidente del Legislativo.

Votos. Para la designación, 154 asambleístas votaron en secreto, a pesar del pedido de la oposición de efectuar la elección nominalmente. Un par de ánforas de madera recibió la opinión de 120 de los 130 diputados y 34 de los 36 senadores. Los opositores optaron por expresarse con 20 votos en blanco y dos nulos (uno de ellos consignó un mensaje en portugués que no fue revelado).

García Linera subrayó que la elección de las nuevas autoridades electorales se realizó por más de los dos tercios de los legisladores presentes, tal como estipula el artículo 206 de la Constitución Política del Estado (CPE). “Siendo 154 los legisladores presentes, dos tercios son 103 votos”, puntualizó.

La Asamblea Legislativa se instaló, por la mañana, cerca de las 10.00 para designar a seis de siete vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE). El séptimo será nombrado por el presidente Evo Morales, de acuerdo con el parágrafo tercero del artículo 206 de la Carta Magna. Pero, diputados y senadores comenzaron a votar pasadas las 22.00 y dos horas después se conoció el resultado de su decisión.

El temario desarrollado ayer incluyó, además de la elección de vocales del TSE, la aprobación del decreto de amnistía para un grupo de privados de libertad, que se validó pasado el mediodía. El debate para elegir a las nuevas autoridades electorales comenzó a las 14.37 con la exposición de 24 oradores que se inscribieron para justificar su posición respecto al proceso de selección, entre ellas, la diputada Norma Piérola, del Partido Demócrata Cristiano (PDC), quien anticipó que no avalaría el proceso que incluía a profesionales afines al MAS.

El trabajo comenzó con la advertencia de asambleístas de la oposición de que la mayoría oficialista colocará en esos cargos a personas afines al partido en función de gobierno, una posibilidad que el MAS rechazó prometiendo respeto a la decisión individual de los legisladores. Al concluir la larga jornada, los nombres que el oficialismo perfiló, por puntos y méritos —anticipados el lunes por este medio—, llegaron a la Sala Plena del TSE como nuevos vocales.

El consenso se rompió en la fase final

Tras la crisis del Tribunal Supremo Electoral (TSE), por la renuncia de sus vocales, oficialistas y opositores habían logrado un inédito consenso para devolverle la credibilidad al TSE, pero a poco de concluir la preselección de aspirantes, los opositores abandonaron el proceso.

El senador del Movimiento Al Socialismo (MAS) Milton Barón, quien presidió la comisión mixta que preseleccionó a los candidatos, cuestionó la postura de los opositores. “Ustedes (la oposición) han sido parte de todo lo que se ha hecho. ¿Todos los postulantes son tan malos?”, cuestionó.

La opositora Unidad Demócrata (UD) inscribió a su jefa de bancada en Diputados, Jimena Costa, en este proceso. A ella se sumó su colega María Calcina y, en la última fase, los senadores Arturo Murillo y Óscar Ortiz, quienes pidieron lograr un acuerdo pleno, pero sin la presencia de profesionales que fueron asesores o consultores del Gobierno. Así apareció José Luis Exeni como el más cuestionado por haber sido parte del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) de la Vicepresidencia del Estado. El MAS, a través de Víctor Borda, vicepresidente de la Cámara de Diputados, lamentó que los opositores no hayan respetado el periodo de impugnaciones para hacer conocer esas observaciones.

De todas formas, los opositores se desmarcaron del proceso y, si bien participaron de las deliberaciones de la comisión mixta, decidieron no firmar el informe final que fue enviado al pleno de la Asamblea con los 98 nombres que fueron habilitados para el debate legislativo. El proceso había comenzado con 403 postulantes. No obstante, el diputado Víctor Gutiérrez (UD) fue el único que firmó el informe final que se consideró ayer para la designación de seis vocales del TSE.

La Razón