Central sindical convoca al primer paro general en los últimos siete años

El Pit-Cnt resolvió ayer realizar un paro de 24 horas el 6 de agosto en rechazo a los lineamientos planteados por el Poder Ejecutivo para la ronda salarial. “El país va a crecer 15% y los salarios van a quedar congelados… El movimiento va a luchar para conquistar mejoras para los más débiles”, dijo el presidente de la central sindical, Fernando Pereira.

“No se puede poner a la pérdida de empleo como el cuco. No en todos los sectores va a haber pérdida en el empleo”, dijo el sindicalista a El País.

La votación —43 en 44 con una abstención en la Mesa Representativa— es la primera paralización total con movilización que el Pit-Cnt convoca desde el 20 de agosto de 2008, cuando se realizó el primer paro de 24 horas bajo un gobierno del Frente Amplio, en esa oportunidad también con Tabaré Vázquez en la Torre Ejecutiva. La plataforma entonces fue por los aumentos en los consejos de salarios, la desafiliación de las AFAP y contra la ley de Caducidad, entre otros puntos. El 7 de octubre de 2010, la central convocó a otra paralización, esta vez dividida y con menos acatamiento.

“Para que los cambios no se detengan”, se titula la proclama del paro del 6 de agosto, en clara alusión al jingle que utilizó el Frente Amplio en la campaña electoral: “Que no se detenga”.

“Venimos insistiendo mucho desde septiembre del año pasado —cuando se hizo el paro tan cuestionado por todos— sobre que los cambios no se detuvieran”, dijo Pereira a El País. “Creemos que si Uruguay va a tener un crecimiento menor, una desaceleración económica, al menos los salarios tienen que acompasar el crecimiento de esa riqueza. Si el PIB va a crecer en el entorno del 15%, aspiramos a que los trabajadores crezcan en esa dimensión. Que los empresarios ganen un poquito menos para que los empleados ganen un poquito más”, apuntó el dirigente sindical.

La central sindical entiende que las pautas salariales presentadas por el gobierno y discutidas en el consejo tripartito no contemplan las aspiraciones de los trabajadores.

Es por esto que el Pit -Cnt realizará una movilización en reclamo, puntualmente, de cuatro cosas. Primero, un crecimiento mayor del salario mínimo y alcanzar, en los próximos tres años, los $ 15.000. Además, se exige un tratamiento diferencial mayor al que se ha tenido con las franjas más bajas. Se solicita además correctivos y ajustes anuales para evitar las pérdidas intra-anuales.

“Preferimos lineamientos como de la última ronda”, dijo Pereira. Y, dado que las cámaras empresariales también se manifestaron disconformes con las nuevas pautas salariales, planteó, se podrán retomar estas pautas.

Además del paro, el Pit-Cnt realizará una gira por todo el país con asambleas “local por local” explicando la plataforma del paro. Además, dirigentes de la central sindical se reunirán con organizaciones sociales como Cambadu.

Trabajadores y empresarios se reunirán nuevamente la semana próxima en el Ministerio de Trabajo para intentar llegar a un acuerdo previo a las rondas salariales. El gobierno pedirá a los sectores de la economía que se “autoclasifiquen” según su situación. Si no se ponen de acuerdo, laudará el Poder Ejecutivo. Los sectores considerados “dinámicos”, que están creciendo a un ritmo superior al 4% anual, deberían dar un aumento nominal de 10% en el primer año de vigencia del acuerdo, de 9% en el segundo y de 8% en el tercero. En el sector “medio”, los porcentajes serán de 8,5%, 7,5% y 7%, y en el grupo que atraviesa dificultades, conformado por áreas que reciben subsidios, que enfrentan problemas de competitividad o en las cuales peligra el empleo, los porcentajes serán de 8%, 6,5% y 6%.

Bermúdez duro con cámaras y el gobierno.
El dirigente del Pit-Cnt Jorge Bermúdez criticó ayer a las cámaras empresariales por su cambio de postura frente a las pautas salariales del gobierno. Bermúdez, sindicalista de la salud, dijo a El País TV que “lo de los empresarios es cómico. Lo de (Juan) Mailhos es loco”.

El directivo de la Cámara de Comercio “salió a apoyar las pautas salariales cuando para ellos el aumento era cero. Ahora, cuando ve que el aumento es 1% dice: Ah, es un costo muy difícil de llevar”, dijo.

Bermúdez, quien participó de la tripartita realizada el miércoles, dijo que en esa reunión “se avanzó muy poco”. “Si estamos hablando de un punto de crecimiento por año en tres años estamos hablando casi de congelamiento salarial”, apuntó.

El sindicalista puso el ejemplo de la salud, en donde a veces las enfermeras perciben un sueldo menor al cajero de un supermercado. “A quién convences que es una buena profesión si es lo (mismo) que saca un reponedor de las principales grandes superficies”, dijo.

Propuso, por ejemplo, que se debería pedir al gobierno que topee el acto médico, que hace que algunos profesionales lleguen a percibir un salario mensual de hasta $ 800.000. “Topear el acto médico es más difícil que la reforma agraria”, manifestó.

Para Bermúdez, las pautas salariales son la consecuencia de un nuevo rumbo que está tomando el gobierno y no tienen un anclaje a la realidad del país. “Hay una tendencia de ir hacia una fuerza de centro-centro”, dijo. “Hay sectores del gobierno que pusieron mucho en la agenda de la derecha: detener los cambios que se venían haciendo”.

El País