Presidentes de Argentina y Bolivia firman varios convenios, inauguran monumento a Juana Azurduy y refuerzan relación bilateral

Los gobiernos de los presidentes de Bolivia y Argentina, Evo Morales y Cristina Fernández, respectivamente, firmaron el miércoles por la noche una serie de convenios en salud, energía, seguridad y trata de personas, para fortalecer las relaciones entre ambos países.

“No puedo negar la gran solidaridad y apoyo desde el ex presidente (argentino) Néstor Kirchner, me acuerdo cuando empezamos teníamos muchos problemas y recibí llamadas telefónicas de apoyo y fortaleza”, remarcó el mandatario boliviano.

Aseguró que Argentina le “ayudó bastante” en la exportación de Gas Licuado de Petróleo (GLP), que impulsó el desarrollo de Bolivia.

“Yo mismo no puedo creer que estamos nueve años de gestión, antes los presidentes no duraban, antes de que llegue a la Presidencia en los cinco últimos años, habían cinco presidentes”, recordó.

Aseveró que gracias a los movimientos sociales se consolidó la estabilidad política en Bolivia, lo que -a su juicio- le permitió a su Gobierno planificar una estabilidad económica y social.

Por su parte, la Presidenta de Argentina coincidió con Morales respecto a la inclusión social y resaltó que su país “ha producido más clase media en los últimos 12 años”.

“La clase media es producto de transformaciones sociales, económicas y políticas que permiten pasar a gente que por ahí era clase baja ahora está en la clase media”, enfatizó.

Consideró que cuando existe un verdadero proceso de inclusión social se evidencia en el impacto en todos los sectores.

Asimismo, recordó que cuando Morales asumió la Presidencia, el ex presidente argentino Kirchner aceptó pagar más por el gas boliviano, lo que obligó al resto de los países a elevar el precio.

“Hoy tenemos acuerdos firmados y entre el 28 y 31 de julio van a venir (a Argentina) los ministros del área de Bolivia (…) nosotros tenemos que lograr que los recursos sean aplicados, tenemos que lograr comerciar entre nosotros mismos para que la plata quede entre la región y retroalimente el crecimiento de los países”, puntualizó.

Fernández consideró que se debe trasmitir tecnología entre ambos países para no ser sólo clientes sino socios.

Bolivia

A la flor del Alto Perú

La luchadora de la independencia latinoamericana, Juana Azurduy, reemplazó finalmente al conquistador Cristóbal Colón en el parque ubicado detrás de la Casa Rosada, ahora rebautizado Plaza Azurduy. La ceremonia, de la que participaron los presidentes Cristina Fernández de Kirchner y Evo Morales, tuvo música y danzas bolivianas, y sirvió para inaugurar la estatua en homenaje a Azurduy, donada por el Estado boliviano y dar por comenzado el Festival de la Integración, que se lleva a cabo en esa plaza y en Plaza de Mayo por los próximos días, con espectáculos y feria de productos artesanales de la Argentina y Bolivia.

El acto comenzó con un número del Ballet Nacional Folklórico de Bolivia, alusivo a la figura de Azurduy, la heroína boliviana que luchó por la emancipación, primero como parte del Ejército del Norte y luego en las montoneras al mando del caudillo Martín Güemes. Luego, Fernández de Kirchner junto a Morales, los dos engalanados por sombreros rituales del Altiplano, corrieron el velo que rodeaba la obra y junto con un grupo de acróbatas descubrieron el monumento de 16 metros del artista argentino Andrés Zerneri, construido en bronce, y donado por el gobierno de Bolivia para su emplazamiento en Buenos Aires.

En un breve mensaje, uno de los tres que dio ayer Morales en la Casa Rosada, Morales agradeció el gesto del gobierno argentino de rendir homenaje a Juana Azurduy, al que interpretó como “un homenaje a todas las mujeres que luchan por su liberación”. Además, el mandatario boliviano destacó que reemplazar la figura de un conquistador extranjero como Colón por la de una protagonista de las gestas de la independencia latinoamericana “es una forma de descolonizarnos”.

La Presidenta le agradeció luego a Evo por la donación y recordó que tenía a Juana Azurduy también en el Salón de las Mujeres Argentinas. Además agradeció al alcalde de Sucre, pueblo natal de Azurduy, una réplica de su sable que quedará en el Museo del Bicentenario.

Luego del acto, los dos mandatarios se acercaron a saludar a quienes se habían arrimado a la Plaza Azurduy para la ceremonia, tanto inmigrantes bolivianos organizados en distintas agrupaciones como militantes de espacios políticos afines al Gobierno.

De fondo sonaba la canción “Juana Azurduy”, interpretada por Mercedes Sosa. Recortada contra el cielo ya oscuro, la cúpula del Centro Cultural Néstor Kirchner, usualmente azul, había virado sus colores al amarillo, rojo y verde de la bandera de Bolivia.

Página 12

Madres de Plaza de Mayo proponen a Morales campaña internacional “mar para Bolivia” (Actualiza)

El colectivo activista de los derechos humanos Madres de Plaza de Mayo se reunió el miércoles por la tarde con el presidente Evo Morales y su comitiva, que se encuentra en una visita oficial en Argentina, para expresar su solidaridad con ese país andino-amazónico y le entregó una carta en la que propuso una campaña internacional para lograr “mar para Bolivia”.

“Nuestra solidaridad y, si a Usted le parece, estamos dispuestas a iniciar una camapaña internacional con vuestro pedido”, dice la parte sinodal de la carta entregada a Morales y suscripta por Hebe de Bonafini, la legendaria líder de esa agrupación de activistas de derechos humanos.

Más tarde en declaraciones a la prensa explicó que “las Madres le trajimos una carta, por el tema de Bolivia de la salida al mar y lo que le propusimos si es que él quería iniciamos una campaña internacional para que todo el mundo apoye este pedido es un derecho del pueblo boliviano, porque la señora Bachelet tiene mucho mar para ella sola”.

Dijo que el propósito es, que todos sean solidarios con la salida al mar, al considerar que un libre acceso al mar es necesario para todos los pueblos del mundo.

Las “Madres de Plaza de Mayo” es una asociación argentina reconocida mundialmente, que se organizó en 1977, durante la dictadura del expresidente Jorge Videla, para recuperar con vida a los detenidos y desaparecidos, además para identificar a los responsables y enjuiciarlos por los crímenes de lesa humanidad que se cometieron en esa época.

Bonafini dijo que a esa agrupación le corresponde abordar y preocuparse por ese tema, “porque no es una cosa que le pertenece al pueblo boliviano”.

“Nos parece que nos corresponde, porque no es una cosa que solo le pertenece al pueblo boliviano. Una salida al pacífico es necesaria para un pueblo que ha luchado y sigue luchando, sigue peleando y es un derecho”, remarcó.

Por su parte, la presidenta de la “Asociación Civil Abuelas de Plaza de Mayo”, Estela de Carlotto, que también asistió a la reunión con el Mandatario boliviano, remarcó su apoyo moral para que Bolivia tenga un acceso soberano al mar.

A su juicio, es una “necesidad humana” que un país como Bolivia tenga acceso libre al pacífico, “sobre todo un lugar de entrada y salida del comercio”.

“Esperemos que se conmueva el país hermano chileno para que Bolivia tenga esa ventaja de salida al mar y ese deseo de seguir formando una sociedad con justicia social”, subrayó.

En 1879, Chile invadió el territorio boliviano y desató una contienda bélica que terminó cercenando 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros de territorio que desembocan en el mar.

En 2013 radicó una demanda en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya contra Chile para obligar a ese país a negociar una salida soberana al mar.

ABI