Conflicto por el Esequibo: la ONU enviará una comisión para mediar entre Venezuela y Guyana

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki Moon, se comprometió a activar la comisión que visitará a los gobiernos de Venezuela y Guyana para promover la designación del Buen Oficiante, establecida en el acuerdo de Ginebra firmado en febrero de 1966.

Así lo dio a conocer el presidente de la República, Nicolás Maduro, luego de reunirse con Ban Ki Moon en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos.

“Todo esto nos pudiera conducir en septiembre, cuando se estén cumpliendo los 70 años de Naciones Unidas, a una posible reunión entre el presidente de Guyana (David Granger) y el presidente de Venezuela”, manifestó a su salida de la reunión y en rueda de prensa.

Ratificó que desde que asumió David Granger como mandatario de Guyana se ha dedicado a vituperar al país, “ya ha tomado decisiones graves que desconocen el acuerdo de Ginebra, el mecanismo de los buenos oficios y han llenado de tensión las relaciones entre Guyana y Venezuela que venían transcurriendo en paz y tranquilidad”, dijo.

Expresó que su visita tuvo como objeto denunciar el desconocimiento del Acuerdo de Ginebra por parte de Guyana, defender los derechos históricos de Venezuela sobre el territorio Esequibo y además que se active la comisión para la búsqueda de los buenos oficios.

Rememoró que, históricamente, Venezuela ha impedido los abusos en el territorio Esequibo “y lo vamos a seguir haciendo. La Exxon Móbil es el factor perturbador principal que ha llevado las relaciones a máximas tensiones y así lo hemos denunciado”, agregó.

El jefe de Estado ratificó que la diplomacia venezolana siempre será de paz y ha sido conducida en el marco jurídico. “Por ese camino estoy seguro que más temprano que tarde vamos a tener grandes resultados para terminar de canalizar este asunto, pero, sobre todo, superar la provocación circunstancial agresiva del nuevo presidente David Granger, que tendrá que rectificar una posición que perjudica al propio pueblo de Guyana”, afirmó.

Granger se niega a reunión de unasur

El presidente Maduro dijo, además, que le fue informado de manera extraoficial que Granger se negó a asistir a la reunión que realizará próximamente la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

“Hace 10 días estábamos en Brasilia y los presidentes del Mercosur decidimos proponer la convocatoria de una reunión con los 12 países de Unasur. Me informan extraoficialmente que el presidente Granger se niega a asistir a esa cumbre, así que esperemos a ver cómo evoluciona esto”, indicó.

Enfatizó que desde 1989 hasta el año pasado se han designado tres representantes de los buenos oficios, como lo fueron: Alister McIntyre en el período 1989-1998; Oliver Jackman de 1999- 2007; y Norman Girvan (2010-2014) falleció en abril de 2014.
Aseveró que para que la ONU escoja un nuevo oficiante debe contar con el visto bueno y ser postulado por ambas naciones.

“Nosotros estamos listos para avanzar en su designación. Es parte del proceso que tiene que cumplir la ONU y el Gobierno de Guyana que se niega a avanzar en la designación de los buenos oficios”, explicó.

Al ser consultado acerca de por qué no se dirige a la Corte Internacional Judicial para resolver el diferendo, Maduro destacó que el Acuerdo de Ginebra debe respetarse y el mecanismo que debe activarse son los buenos oficios para solventar la denuncia que viene efectuando.

“Colombia nació de Bolívar (…) La frontera de Colombia al este era el Esequibo, así que es una sola causa que debemos defender juntos”, respondió al periodista colombiano de CNN en Español.

Detalles históricos

El mandatario nacional agregó que la explicación del tema se basó en tres etapas: la primera, el territorio siempre fue de Venezuela desde 1777 cuando se creó la Capitanía General de Venezuela; la segunda, denominada el despojo territorial que inició en 1835; y la última, la denuncia del carácter nulo e írrito del Laudo Arbitral de París.

Maduro manifestó que la segunda etapa se llama el despojo territorial porque fue en 1835 cuando el Gobierno inglés envió al prusiano Robert H. Schomburgk para que presentara un mapa, que nunca fue consultado al gobierno venezolano, donde arbitrariamente se traza una línea al oeste del río Esequibo como la nueva frontera de la entonces colonia británica con Venezuela. La anexión ilegal consistió en 4 mil 920 km2.

“En esa segunda etapa el imperio británico, la corona, con un laudo arbitral en París en 1899 designa cinco árbitros; dos árbitros británicos nombrados por la Reina; dos árbitros nombrados por el Gobierno de Estados Unidos que representaban a Venezuela porque los británicos se negaron a sentarse con unos indios en la mesa; y un quinto árbitro, un ruso miembro de la Corte británica. Le pusieron la firma a un laudo lleno de vicios y considerado nulo e írrito por Venezuela”, dijo.

Afirmó que en el período de 1899-1966 Venezuela vivió una tercera etapa que fue la denuncia del carácter írrito del Laudo de París.

“Esa etapa culmina entre 1962-1966 con las negociaciones con el Gobierno Británico, el Gobierno de Venezuela y el Gobierno colonial de la Guyana Británica, que dan como resultado la firma del Acuerdo de Ginebra en febrero de 1966”, dijo.

Resaltó que el Acuerdo de Ginebra que se firma al amparo de la ONU, tras una denuncia de Venezuela, es histórico porque obliga a los gobiernos de Guyana, antes Británica, y a Venezuela a tratar los asuntos del territorio Esequibo por medio de esta vía.

“Quiere decir que el imperio Británico y el Gobierno Británico, antes de conceder la independencia (a Guyana) reconoció que el Laudo Arbitral de 1899 no tenía validez, no marcaba los resultados definitivos de lo que era el reclamo de Venezuela”, expresó el Presidente.

Ciudad CSS

Venezuela exige ante la ONU respeto al Acuerdo de Ginebra para resolver diferendo sobre el Esequibo

El presidente de la República, Nicolás Maduro, se reunió este martes con el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki Moon, en la sede de la instancia internacional, en Nueva York, Estados Unidos, donde expuso la verdad sobre el reclamo legítimo que hace Venezuela sobre el territorio Esequibo, del que fue despojado por el imperio británico.

Tras el encuentro, el jefe de Estado venezolano ofreció una rueda de prensa, transmitida por Telesur, en la que mencionó que explicó a Ban Ki Moon con detalles y de manera sistematizada la controversia con Guyana, que llegó a un punto complejo a raíz de las provocaciones de la derecha internacional, que utiliza la disputa territorial como excusa para apoderarse del petróleo venezolano y socavar la unidad latinoamericana y caribeña.

El mandatario nacional, quien estuvo acompañado por el embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez, indicó que la reunión con el secretario de la Organización de las Naciones Unidas fue fructífera.

“He venido como una necesidad histórica, política, diplomática a exponer con mayor detenimiento los detalles del proceso histórico de despojo de la Guayana Esequiba y la importancia del Acuerdo de Ginebra, como mecanismo que rige estas relaciones con la República Cooperativa de Guyana”, manifestó el Presidente.

Asimismo, reiteró su disposición de resolver la disputa con Guyana por la vía de la diplomacia de la paz y respetando el Acuerdo de Ginebra, base de mediación suscrita en 1966 y en el que se establece que no se permitirá ningún acto o actividad en ese territorio, mientras esté vigente este documento firmado por las partes.

Guyana viola este acuerdo al permitir recientemente que la Exxon Mobil –empresa petrolera estadounidense– incursione en el Esequibo.

“A través del Acuerdo de Ginebra, mecanismo del derecho internacional que es obligante para Venezuela y la República Cooperativa de Guyana, es que creemos se deben seguir canalizando todos los asuntos pendientes de la Guayana Esequiba”, acotó el Presidente de la República, quien hizo un recuento de la controversia territorial entre Venezuela y Guyana, que data de más de un siglo cuando, producto de componendas coloniales e imperiales, se despojó al país de un vasto territorio sujeto desde entonces a reclamación.

“La Guayana Esequiba siempre fue de Venezuela, desde la propia fundación de la Capitanía General de Venezuela, en 1777, y en todas las etapas de la independencia cuando nos independizamos del imperio español, cuando se fundó la República de Colombia, que unía lo que hoy es Venezuela, Colombia, Panamá, Ecuador”, explicó.

También se refirió a la segunda etapa de la controversia, denominada de despojo. “1835 es una segunda etapa que hemos denominado El Despojo. 1835-1899 (…) Esa segunda etapa el imperio británico la corona con un laudo arbitral en París, 1899, con cinco árbitros: dos árbitros británicos nombrados por la reina, dos árbitros nombrados por el gobierno de Estados Unidos, que representaban a Venezuela, porque los británicos se negaron a sentarse con unos ‘sudacas’, con unos indios en la mesa, y un quinto árbitro, un ruso, miembro de la Corte Británica, quienes le pusieron la firma a un laudo lleno de vicios y considerado nulo e írrito por Venezuela”, rememoró el Jefe de Estado.

Igualmente, subrayó que desde 1899 hasta 1966 se vivió una tercera etapa entre Venezuela y Guyana. “Es la etapa de la denuncia, del carácter nulo e írrito del laudo de París. Esa etapa culmina entre 1962-1966 con las negociaciones con el gobierno británico, el gobierno de Venezuela y el gobierno colonial de entonces de la Guyana Británica, que dan como resultado la firma del Acuerdo de Ginebra, en febrero de 1966”, expuso.

Puntualizó además que el Acuerdo de Ginebra marcó una nueva etapa histórica y obliga a los gobiernos de Guyana y de Venezuela a regirse según sus disposiciones para tratar los asuntos del Esequibo.

“Quiere decir que el imperio británico y el gobierno británico, antes de conceder la independencia a Guyana, reconoció que el laudo arbitral de 1899 no tenía validez, no marcaba los resultados definitivos de lo que era el reclamo de Venezuela sobre la Guayana Esequiba”, sostuvo.

Fue en 1949 cuando, a través de un memorándum escrito por el abogado estadounidense Severo Mallet-Prevost, quien había actuado como consejero de Venezuela en la negociación, que se conoció que dicho laudo fue producto de un arreglo político entre Estados Unidos y Gran Bretaña, razón por la cual ningún gobierno venezolano lo reconoce ni acepta.

El Esequibo posee grandes riquezas naturales que le confieren un alto potencial, desde el punto de vista de los recursos forestales, mineros, energéticos, hidráulicos y turísticos.

Entre los recursos naturales y potenciales en el orden minero, este territorio tiene bauxita, manganeso, oro y diamantes; caolín, arenas, arcilla, sílice, mica, cobre, uranio, hierro, manganeso, hematita, cinita, entre otros.

La Guayana Esequiba (zona en reclamación), que tiene una extensión de 159.542 kilómetros, pertenece a la República de Venezuela desde 1811 al momento en que es incluida en su primera Constitución.

Se ratifica solicitud del buen oficiante

Maduro denunció que el presidente de Guyana, David Granger, desde que llegó a la Presidencia se ha dedicado a vilipendiar a la historia y al pueblo de Venezuela, al tiempo que ratificó que defenderá los derechos históricos de los venezolanos sobre el Esequibo.

“(Granger) ha tomado decisiones graves que desconocen el Acuerdo de Ginebra, desconoce el mecanismo de los buenos oficios y ha llenado de tensión las relaciones entre Guyana y Venezuela, y de tensión las relaciones del Caribe que vienen transcurriendo en paz y tranquilidad”, señaló.

El pasado 10 de julio, Venezuela solicitó formalmente a la ONU la designación de un Buen oficiante que contribuya a mediar entre los dos países; sin embargo, Guyana rechazó este iniciativa.

En este sentido, el Jefe de Estado informó que Venezuela reiteró este martes ante la Organización de las Naciones Unidas su petición para que se active de manera inmediata el buen oficiante de esta instancia internacional, como mecanismo establecido en el Acuerdo de Ginebra para resolver de manera pacífica la controversia territorial sobre el territorio Esequibo.

“He venido a esta reunión a Nueva York a denunciar las provocaciones del presidente de Guyana, el desconocimiento del Acuerdo de Ginebra, a defender los derechos históricos de la Guayana Esequibo y del pueblo de Venezuela y a solicitar que se active de inmediato la comisión para la búsqueda de los buenos oficios y canalizar diplomáticamente estas tensiones que se han creado luego de la llegada del nuevo presidente de Guyana”, dijo.

Precisó que el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, se comprometió a activar una comisión para que visite a Venezuela y Guyana para promover la activación de la figura del buen oficiante.

Ello, podría llevar a un encuentro entre el presidente Maduro y el jefe de Estado de Guyana el próximo mes de septiembre.

Maduro recordó que para que se active el buen oficiante se debe contar con la aprobación de los gobiernos de Venezuela y Guyana.

“Tenemos un Acuerdo de Ginebra que tiene todos los mecanismos para canalizar este asunto y el mecanismo que está activado son los buenos oficios. Venezuela es respetuosa del derecho internacional y sigue apelando al buen oficiante”, insistió el presidente Maduro, quien reiteró que Venezuela sigue apostando a la diplomacia de paz y manifestó su aspiración a que este sea el camino para resolver el conflicto con Guyana.

“Estoy seguro que más tarde que temprano vamos a tener grandes resultados para terminar, de una vez por todas, de canalizar este asunto, pero sobre todo de superar la provocación circunstancial, aguerrida del nuevo presidente David Granger, que tendrá que rectificar una posición que perjudica es al propio pueblo de Guyana”, expresó.

AVN