Presidenta recibe a Evo para firmar acuerdos e inaugurar monumento a Juana Azurduy

La presidenta Cristina Fernández y su par de Bolivia, Evo Morales, inaugurarán esta tarde el monumento a la heroína de la Independencia americana Juana Azurduy, una obra del artista Andrés Zerneri (ver entrevista en página 11), donada por el gobierno de ese país vecino, que será ubicada en el mismo lugar donde estaba una estatua de Cristóbal Colón, que será reubicada en Costanera norte.

Luego del acto que compartirán a partir de las 19, ambos mandatarios firmarán convenios para fortalecer las relaciones bilaterales y harán una declaración conjunta. Está previsto que los presidentes oficialicen el anuncio de la construcción de la línea de interconexión eléctrica Yaguaca (Bolivia) – Tartagal (Argentina), según confirmó el ministro de Hidrocarburos y Energía boliviano, Luis Alberto Sánchez. Después, Cristina homenajeará a su par y a su comitiva con una cena en el Museo del Bicentenario.

La agenda de Morales incluye otras actividades: el jueves, participará de un acto con la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) en apoyo a la causa boliviana de una salida soberana al mar que reclama a Chile ante el Tribunal de La Haya. Más tarde, viajará junto a Cristina a Brasil para participar de una nueva cumbre del Mercosur.

Según anticipó ayer el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, los presidentes firmarán esta tarde una docena de convenios referidos al sector energético, salud, obras públicas, gas y petróleo, y cooperación mutua en la explotación de hidrocarburos.

“Nunca fue tan buena la relación bilateral”, señaló el diplomático en diálogo con Télam. “Una muestra de eso -destacó Basteiro, que es precandidato a diputado del Parlasur- es que Morales haya decidido venir a nuestro país un día antes de su incorporación como miembro pleno al Mercosur”, en referencia a lo que sucederá el viernes en la reunión de Brasilia.

La visita, dijo el diplomático, “reconfirma y refuerza la relación que existe entre los dos países, debido al vínculo entre ambos mandatarios y a la relación comercial, la inmigración boliviana y las coincidencias en la política internacional”.

El monumento a Azurduy fue erguido en la plaza trasera de la Rosada, donde estuvo hasta hace meces emplazado el de Cristóbal Colón, y constituye la estatua en bronce más grande de la Argentina, con 25 toneladas de peso. La obra de Zerneri reproduce la imagen de la generala con una espada en la mano y un bebé en la espalda, y fue construida por un equipo de 45 personas.

La decisión de Cristina de retirar la figura de Colón desató hace dos años una fuerte polémica con la comunidad italiana, que la obsequió en 1910, y un fuerte litigio judicial con la administración macrista.

La jefa de Estado tomó la decisión tras una reunión en la Rosada con el venezolano Hugo Chávez, quien se asomó por la ventana y al ver la estatua, le preguntó “¿Qué hace allí ese genocida?”, en alusión a la matanza de aborígenes durante la conquista de América. Para defender la iniciativa, Cristina señaló que el emplazamiento de la estatua de Colón junto a la sede del gobierno era “un símbolo de la mirada extranjerizante” sobre la historia del país.

Tiempo Argentino