Cuba: congresistas estadounidenses presentan proyecto de ley para levantar el bloqueo

El congresista republicano Tom Emmer y la demócrata Kathy Castor impulsaron en el Congreso una proyecto de ley para acabar con el embargo (bloqueo) económico que mantiene Estados Unidos sobre Cuba desde hace casi 55 años y permitir a las empresas estadounidenses comerciar libremente con la nación antillana.

“El día de hoy marca un nuevo y emocionante capítulo para las relaciones entre Estados Unidos y Cuba”, subrayó en un comunicado Emmer, representante del estado agrícola de Minessota, que defiende el fin del bloqueo frente a la oposición de los líderes de la bancada republicana en el Congreso, apunta EFE.

La iniciativa legislativa, bautizada como “Ley de Comercio con Cuba 2015” y apoyada por otros legisladores, llega una semana después de que Cuba y EEUU decidieran reabrir sus embajadas y hacer efectiva la restauración diplomática anunciada hace siete meses, el 17 de diciembre de 2014, por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro.

El proyecto de ley bipartidista busca facilitar el comercio de las empresas entre ambos países, pero establece un requisito: que el dinero de los contribuyentes no pueda ser usado para promover el desarrollo de estos nuevos mercados.

Para avanzar en el histórico deshielo, el legislador republicano aseguró que la nueva ley mejorará la posición de Estados Unidos en la región, dando al país “un asiento en la mesa para promover una mejora en las transformaciones políticas de Cuba”.

La demócrata Kathy Castor consideró que levantar el bloqueo, que depende exclusivamente del Congreso, permitirá avanzar en el mejoramiento de los vínculos entre los dos países.

“(La ley) no solo proporcionará un impulso económico aquí en casa, sino que también ayudará a la economía cubana y a su gente florecer”, destacó la legisladora en un comunicado.

Esta es la segunda iniciativa legislativa que promueve el Congreso de EEUU para desmontar el bloqueo económico.

El jueves pasado un comité del Senado estadounidense aprobó una iniciativa legal que mantenía desde enero en el cajón de propuestas pendientes, al parecer a la espera solo de que se confirmara la noticia de la reanudación de relaciones.

La medida, presentada como una enmienda dentro de un proyecto de ley más amplio de financiación del Gobierno, fue aprobada por el Comité de Gastos del Senado con el apoyo de varios legisladores de la oposición republicana, que goza de la mayoría en las dos cámaras del Capitolio federal.

Radio La Habana Cuba

Cadena hotelera estadounidense afirma estar lista para hacer negocios en Cuba

La cadena hotelera estadounidense Marriott International está lista para iniciar negocios en Cuba cuando se lo permitan las leyes del bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla, afirmó el director general de esa compañía, Arne Sorenson.

Sorenson estuvo recientemente varios días en la isla caribeña y dijo que constató allí que estamos en un momento histórico en la relación entre Washington y La Habana tras el restablecimiento de los nexos diplomáticos y la reapertura de las respectivas embajadas el 20 de julio pasado.

En un artículo publicado en el sitio digital Progreso Semanal de Miami, Florida, agregó quesi bien la ley norteamericana todavía no permite a Marriott hacer negocios en Cuba, las decisiones del presidente Barack Obama respecto a la nación caribeña pusieron en marcha una carrera global que ya involucra a empresas de otros países.

Compañías de otras naciones se apresuran ahora a aprovechar esta oportunidad antes de que aparezcan las cadenas como Marriott y otros competidores norteamericanos, agrega el ejecutivo.

Sorenson considera que se debe permitir a las empresas de la nación norteña competir en este nuevo negocio de viajes, porque esto contribuye a que las relaciones bilaterales sean cada vez más fuertes y constructivas.

Nuestros hoteles emplearán a miles de cubanos y vamos a poder dar la bienvenida a decenas de miles de visitantes a Cuba, dijo el directivo de Marriot, compañía que cuenta con alrededor de un millón de habitaciones en sus hoteles en todo el mundo.

Según Sorenson, los viajes de norteamericanos a Cuba se duplicarán este año, incluso antes de que se elimine la prohibición de ir a la nación vecina, pero si el Congreso actúa para revocar esa restricción, el número de visitantes norteamericanos es probable que aumente a cinco millones en tan sólo unos años.

A medida que se levanta la niebla sobre cinco décadas de aislamiento a la isla, los empresarios norteamericanos también pueden desempeñar un papel esencial para ayudar a Estados Unidos y Cuba a construir un nuevo vínculo basado en el respeto mutuo y la confianza, concluye el empresario.

El Comité de Asignaciones del Senado, dominado por los republicanos, aprobó el 23 de julio una enmienda para levantar la prohibición de viajar a Cuba a los norteamericanos, pero la propuesta debe pasar por un complicado proceso en ese hemiciclo y hallar una pieza similar en la Cámara baja, para después convertirse en ley.

El Gobierno estadounidense anunció en enero el otorgamiento de una licencia general a 12 categorías de sus ciudadanos para que visiten la nación caribeña sin un permiso específico, pero sigue en pie la prohibición de viajar como turistas.

Cuba Debate