Caso Curuguaty en Paraguay: campesinos acusados piden cambio de defensa e inicio del juicio se postergó para hoy

El pedido masivo de once acusados de cambiar de defensores hizo que se postergara para hoy el juicio oral por la matanza ocurrida en Curuguaty, que derivó en el juicio político y destitución del entonces presidente Fernando Lugo.

Ayer, con fuertes medidas de seguridad y hasta una pantalla gigante para que la ciudadanía siguiera el juicio oral, todo hacía suponer que iba a iniciarse formalmente el juzgamiento de los procesados.

Observadores internacionales, representantes de organizaciones de derechos humanos, y familiares de los acusados y de víctimas estaban con mucha expectativa.

La audiencia, prevista para las 8.00, se inició con una hora y media de retraso. Los jueces Ramón Trinidad Zelaya, Benito Ramón González y Samuel Silvero integraron el tribunal, por el reposo del magistrado Víctor Godoy. Estuvo como suplente su colega Arminga González.

Por su parte, la fiscalía fue representada por Jalil Rachid y Juliana Giménez, a la que se sumó Liliana Alcaraz. Por once acusados estaban Guillermo Ferreiro y Vicente Morales, a quienes se sumó Abel Areco. El defensor público Joaquín Díaz, por la defensa de Felipe Nery Urbina.

audiencia. Al inicio del juicio, los jueces dispusieron que las dos acusadas con hijos tuvieran el apoyo de la guardería del Poder Judicial. Luego consultaron a la fiscalía si persistían en sus testigos.

Seguidamente, el defensor Joaquín Díaz desistió de siete testigos: Virgilio Portillo, Nancy Campuzano, Rubén Darío González, Saturnino Báez, Patricio Estigarribia, Alfredo Sánchez y Rogelio Giménez.

Por su parte, Ferreiro y Morales desistieron de Stella Maris Samudio, Julio Colmán, Domingo Laíno, José María Quevedo, María Cristina Villalba, Ramón Vega, Santiago Martínez, José Rodríguez y Gerardo Gavilán.

sorpresa. Después sobrevino lo inesperado, cuando Néstor Castro, uno de los acusados, pidió la palabra; quería cambiar a sus abogados, porque ya no confiaba en ellos. Los jueces le consultaron si tenía uno, y ante la negativa, preguntaron a Joaquín Díaz si podía asumir. El defensor público no tuvo problemas en asumir la defensa. Siguieron Lucía Agüero y Alberto Castro con lo mismo, y Díaz alegó que también asumiría.

Ante esto, Ferreiro y Morales incluso pidieron desdoblar el juicio para que siguiera con los demás. Pero no sabían lo que venía. Los demás acusados, Felipe Benítez Balmoris, Juan Carlos Tillería, Adalberto Castro, Rubén Villalba, Arnaldo Quintana, María Fani Olmedo, Dolores Peralta y Alcides Ramírez hicieron lo mismo.

Al final, como ya no tenían defendidos, los abogados del caso Curuguaty pidieron permiso para salir. El defensor público Joaquín Díaz, también sorprendido por lo acontecido, pidió suspender la audiencia para solicitar coadyuvantes a la defensora general.

Los jueces postergaron la audiencia hasta esta mañana a las 8.00, y nombraron a Díaz para los doce acusados; además, pidieron a la Defensa Pública dos defensores más.

Al final, los acusados no quisieron dar más detalles del porqué tomaron la decisión. Díaz dijo que estudiará si no hay incompatibilidad de la defensa, y que renunciará a algunos. Además, pedirá tiempo, por lo menos tres días.

La Fiscalía también se mostró sorprendida. Sin embargo, Rachid dijo que igual probarán la acusación y que lo que hiciera la defensa no les preocupaba.

Última Hora

Organizaciones ratifican apoyo a labriegos y respetan decisión

“Manifestamos nuestro apoyo incondicional a los acusados y acusadas en el caso Curuguaty. Consideramos que la decisión tomada por los acusados es en usufructo de sus libertades procesales y es su derecho también de elegir a sus defensores”, expresa un comunicado difundido ayer por Articulación por Curuguaty, que agrupa a más de 20 organizaciones sociales.

“Ahora más que nunca estaremos observando con atención el proceso y el desempeño de la defensa pública, debido a que el caso queda completamente en manos del Estado: la Fiscalía (los que acusan), el abogado defensor (Defensa Pública), Corte Suprema de Justicia (quienes juzgan y sentencian)”, añade el escrito, que también agradece a los abogados Morales y Ferreiro por todo su trabajo.

Cristina Coronel, del Servicio Paz y Justicia (Serpaj), expresó que la masacre de Curuguaty fue un caso emblemático y que las reivindicaciones de los campesinos tienen un elemento histórico para nuestro país. “En ese sentido, nosotros ratificamos: tierra, justicia, libertad y reparación para las víctimas de la masacre”, comentó.

Última Hora