Diferendo territorial: presidente califica a Venezuela de “pesada carga” y pide apoyo al Caricom

El presidente de Guyana, David Granger, pidió este viernes a la Comunidad del Caribe (Caricom) que condene “en los términos más enérgicos” los reclamos territoriales de Venezuela, que, según dijo, se han convertido en una “carga insoportable” para su país.

En su discurso en la ceremonia de apertura de la 36 cumbre de Caricom, Granger aseguró que con sus “opresivos” reclamos territoriales sobre aguas del Esequibo, muy ricas en petróleo, Venezuela se ha convertido en “un mono en la espalda” de su país.

“Guyana, incluso cuando se acerca el 50 aniversario de su independencia el próximo año, todavía carga con un mono en la espalda. Ese mono es la carga insoportable de una reclamación opresiva y desagradable sobre nuestra tierra y nuestras aguas”, dijo.

En sus últimas reuniones anuales, Caricom siempre emitió comunicados reafirmando los derechos de soberanía de Guyana -uno de sus miembros- sobre su territorio y en esta ocasión no se espera que se desvíe de esta posición ante Venezuela, que no pertenece a la organización regional.

Sin embargo, Granger dijo que “nunca” necesitó tanto el apoyo del bloque como hasta ahora, porque los reclamos de Venezuela afectan al desarrollo de su país.

En ese sentido, puso el ejemplo de haber tenido bloqueada la financiación de un proyecto hidroeléctrico de gran envergadura porque Venezuela tenía a los inversores “intimidados”, a los ciudadanos de las zonas fronterizas “acosados” y material de exploración de petróleo “incautado”.

Recordó que la frontera se delimitó hace 116 años a través de un arbitraje internacional y advirtió que los reclamos venezolanos afectan también a otros países de Caricom.

En ese mismo sentido su ministro de Asuntos Exteriores, Carl Greenidge, dijo que los límites fronterizos defendidos por Venezuela, “aparte de ser ilegales ante la ley internacional, le otorgan espacios marítimos y otros recursos que son aceptados como parte de la Zona Económica Exclusiva de cada Estado en el Caribe Oriental, desde San Cristóbal y Nieves hasta Granada y Surinam”.

Según fuentes de la organización, está previsto que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, participe mañana en la cumbre y se reúna con Granger, quien dijo estar preparado para dicho encuentro, aunque la visita no fue anunciada oficialmente.

“Cualquier Estado que sistemática, cínica e incansablemente busca repudiar solemnes acuerdos internacionales y socavar la seguridad y la soberanía de otro Estado debe ser condenado”, dijo Granger, quien accedió al poder el pasado mayo.

Añadió que Venezuela, “consciente, de su riqueza y fuerza militar y naval, y sin pensar en la difícil situación de los pobres de una de las áreas más pequeñas y menos pobladas del mundo, recurrió de nuevo a la intimidación y la amenaza del uso de la fuerza”.

“Nos arriesgamos a ser miniaturizados y marginados. En nuestros esfuerzos para mejorar nuestras economías podríamos ser trivializados”, advirtió el mandatario a sus homólogos caribeños.

En declaraciones a la prensa, el secretario general de Caricom, Irwin LaRocque, rechazó pronunciarse sobre el asunto y apeló a la diplomacia discreta en el acercamiento con Venezuela, un país que no es de la organización territorial, pero sí es un importante suministrador de petróleo a precios ventajosos.

El gobierno de Guyana aumentó su búsqueda de apoyo internacional desde que Maduro firmara un decreto el pasado mayo en el que, según el primero, el segundo modifica sus fronteras marítimas para incluir una amplia zona que lleva décadas reclamando a Guyana y que incluye un territorio donde recientemente se descubrió un importante yacimiento de petróleo.

Antes de emitir el decreto, Venezuela había escrito en dos ocasiones a la filial local de la petrolera Exxon Mobil pidiéndole que se abstuviera de explorar los recursos petroleros en el área. En ambas ocasiones, el gobierno de Guyana emitió fuertes objeciones.

Guyana mantiene que un laudo judicial adoptado en 1899 es el único que establece la frontera con el país vecino.

Venezuela considera “nulo e írrito” ese laudo, y hace un llamamiento al gobierno de Guyana “a mantenerse en el marco normativo del Acuerdo de Ginebra”, que establece que las zonas territoriales en disputa no se deben explotar.

El Nacional

President tells Barbados reception… Guyana can weather any Venezuelan storm –with the nation, CARICOM in its corner

David Granger is optimistic that once the spirit of national independence and regional integration are upheld, Guyana can overcome its territorial differences with neighbouring Venezuela.He made the observation on Wednesday evening at the home of Guyana’s Consul-General to Barbados, Mr. Michael Brotherson, where he and Foreign Affairs Minister, Mr. Carl Greenidge were

Guests of Honour at a cocktail reception to welcome the Guyana delegation attending the 36th Regular Meeting of the Conference of Heads of Government of the Caribbean Community.

As he thanked the Diaspora for their support at the May 11 General and Regional Elections, the President said while the coalition (APNU+AFC) won, for them it’s an opportunity for a multi-party to take Guyana forward.

“We won, not a victory, but an opportunity; for the first time a multi-party, a multi-racial coalition for Guyana. It has never happened before; it will be a Government aimed at improving Guyanese of all races,” he told the sizeable gathering at the function.

He went on to say that even with a majority win, his Government has no intention of excluding the 49% who voted for the People’s Progressive Party/Civic (PPP/C), and that it is with this in mind that he has extended the olive branch to the party.

And while the PPP/C has not yet heeded the invitation, President Granger said that over the next five years, his Administration will work towards creating a better Guyana in every sense of the word.
In terms of what Guyana has to offer CARICOM, given its geographical layout and bountiful natural resources, President Granger said the short answer will be playing a leading role in making the region an “economic powerhouse”.

However, while Guyana’s contribution to CARICOM’s development is significant, the country will need the group’s support going forward. This, he said, is in relation to the Decree made by Venezuela, claiming most of Guyana’s exclusive economic zone (EEZ).

We have come here under a cloud, because we have laboured with a ‘monkey on our back’; and that is the territorial claim by Venezuela. It is something that obstructed development, taking funds away from other forms of development, intimidating investments…,” the President said.

At this particular juncture in Guyana’s history, with ExxonMobil coming across a major oil find, President Granger said that Guyana does not need this obstruction.

“We hope to work with our colleagues to ensure that the two things our leaders stood up for in 1965, national independence and regional integration, are upheld at this meeting and throughout the future development in CARICOM.”

The Guyanese Head of State said it is his firm belief that if the entire CARICOM can come together in that spirit collectively, they can overcome this problem. “We believe that we can overcome this hurdle; Guyana is a very big part of the CARICOM future, our resources, these are all part of the Caribbean heritage and patrimony; we are part of this family.” (GINA)

Guyana Chronicle