Ecuador: vuelven las protestas opositoras y el ministro de Defensa reitera el apoyo al Gobierno

El parque Centenario en Guayaquil y la Shyris en Quito fueron los sitios donde críticos al Gobierno del presidente Rafael Correa se concetraron este jueves para protestar, luego de una pausa ante la estadía del papa Francisco en Ecuador. Las manifestaciones volvieron a las calles con un ingrediente adicional: una protesta en contra del alcalde de Quito, Mauricio Rodas.

Esta se realizó desde las 17:00 de este jueves en la Plaza Grande, en el centro histórico de la ciudad, frente al Palacio Municipal. Decenas de personas se concentraron en el sitio con carteles en los que se leían frases como “no al golpista Rodas”. Además gritaron consignas como “fuera Rodas fuera”.

Uno de los protestantes fue Lenín Sulca. Dijo que en el tiempo que lleva Rodas como alcalde no ha hecho “ninguna obra trascendental”. Señaló además que el personero municipal se dedica a otras cosas como protestar en contra del presidente Rafael Correa. Aseguró ser estudiante de Derecho de la Universidad Central y simpatizante de Alianza PAIS.

Otra persona inconforme fue Cristian Mena, quien afirmó ser comerciante autónomo y que comercializa ensalada de frutas así como pinchos dulces. Explicó que protestaba porque recibió capacitación y pagó $ 15 por un carné para vender, aprovechando la visita del papa Francisco al país, pero no pudo hacerlo.

“Pedimos una indemnización (…), no es posible que las grandes cadenas estuvieron adentro del (parque) Bicentenario y afuera estuvimos todos los minoristas…”, agregó Mena. Sostuvo que se le dañó la fruta que había preparado. “Hablamos de mil dólares de perjuicio”, agregó.

Para controlar la protesta, personal policial antimotines vestidos de negro llegó al lugar antes de las 18:00. Quince minutos después intentaron desalojar a los protestantes, pero solo lograron dividirlos en dos grupos: Uno se ubicó en la calle Espejo y el otro se mantuvo en la Plaza Grande. Antes de las 19:00 llegaron más policías para intentar desarticular la protesta.

Por otra parte, en la avenida de los Shyris, al norte de la urbe, volvieron a reunirse contrarios al Gobierno. Por el lapso de unos 30 minutos hicieron un plantón frente a la sede de Alianza PAIS y gritaron consignas como “fuera Correa fuera”. Un cordón policial se ubicó en la puerta de acceso al local del movimiento oficialista. Los protestantes llevaban banderas de color negro y del Ecuador, además de pitos y cornetas. También hicieron ondear una bandera gigante del Ecuador.

El asambleísta de CREO Andrés Paéz estuvo en la concentración. Señaló: “Las manifestaciones siguen porque una visita pastoral, que hemos respetado y destacado, no puede interrumpir los 8 años y medio de abuso. Si aquí la gente no está protestando porque es loca, está aquí protestando por 8 años y medio de abuso (…), de quitarle la plata al IESS, de quitarle los dineros a los maestros…”.

Ney Barrionuevo, del Movimiento Trabajo y Libertad, repartió un “manifiesto a la Nación” con 10 puntos, entre ellos, la convocatoria a una Asamblea Constituyente de los Pueblos del Ecuador.

La Policía intentó restablecer el tráfico por la zona -que fue interrumpido por la concentración- pero algunos de los manifestantes se sentaron en la calle. Sin embargo, el flujo vehicular de norte a sur y viceversa fue dirigido por una sola vía, pues la otra, era ocupada por los manifestantes.

En tanto, en Guayaquil, decenas de manifestantes se concetraron en el parque Centenario, en el centro de la urbe. Llevaron carteles en los que instaban al régimen: “Queremos libertad, queremos democracia”; y gritaban: “Fuera, Correa, fuera”.

El Universo

Anunciarán fecha de paro nacional

El Colectivo Nacional Unitario de Trabajadores y organizaciones sociales en Quito determinaron seguir con las protestas.

El próximo lunes anunciarán la fecha exacta de cuándo prevén el paro nacional, que podría llegar a ser entre la primera y segunda semana de agosto próximo, anunciaron sus dirigentes.

En esa reunión se diseñará la agenda del paro.
Para el presidente de turno del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Pablo Serrano, la visita del Papa Francisco no alteró la agenda diseñada para las próximas movilizaciones en rechazo a lo que, dijo, son políticas equivocadas del régimen del presidente Rafael Correa.

Aseguró que la movilización del 2 de julio fue pacífica, y rechazó las declaraciones del Ministro del Interior cuando acusó a los dirigentes de pretender dar un golpe de Estado o tomarse el poder a la fuerza. “No puede ser posible que se llame al diálogo y que al mismo tiempo salgan a los medios de comunicación a calumniar”, expresó.

Explicó que el movimiento unitario de trabajadores e indígenas no rehúye al diálogo, y si tienen que estar en las mesas de diálogo, “estaremos cada uno de los dirigentes con los puntos en la plataforma de lucha, y será únicamente con el Presidente de la República, y no nos reuniremos con los ministros ni con los asambleístas”.

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Severino Sharupi, indicó que si mañana el gobierno llama al diálogo, “daremos una respuesta en el momento que se produzca”.

El Diario

Ministro de Defensa reitera el apoyo de las Fuerzas Armadas al gobierno ecuatoriano

El ministro de Defensa de Ecuador, Fernando Cordero, reiteró el apoyo de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) al gobierno del presidente Rafael Correa y rechazó los rumores que circularon en días pasados en las redes sociales.

En un diálogo con agencias internacionales de noticias, el secretario de Estado señaló que esos rumores respecto al retiro del apoyo militar al Jefe de Estado supuestamente vienen de “personas alquiladas” quienes no serían del país, aunque no precisó nacionalidades.

“Estos días hemos visto a personas extrañas al Ecuador, alquiladas para leer mensajes, para grabar en las redes anónimamente o para hacer videos y querer asustar a la gente”, aseguró.

Recordó que en la Constitución aprobada en 2008 se establece que las FF.AA. y la Policía son instituciones de protección de derechos, libertades y garantías de los ciudadanos.

“No son árbitros de la política como en algún momento se pretendió en algunos países latinoamericanos. En la Constitución se señala que las FF.AA. son obedientes y no deliberantes y que cumplen su misión con estricta sujeción al poder civil y a la Constitución”.

El ministro Cordero enfatizó en que el gobierno actual fue democráticamente elegido y se sostiene en el respaldo dado en las urnas.

“No pensamos que hay que sostener a los gobiernos por la fuerza de las armas o de los militares. Nuestro gobierno se sostiene porque hay un pueblo que confía en él”.

Aceptó que el régimen no se encuentra “vacunado” contra ninguna forma de desestabilización, pero aseguró tener la confianza de que “hay un pueblo que no se va a dejar arrebatar los cambios que han sido de su provecho”.

El secretario de Estado se refirió también a la última manifestación violenta registrada la semana pasada que dejó como saldo a varios policías heridos y aseguró que se trata de “una oposición que ya no tiene escrúpulos, que perdió el norte, la vergüenza y pueden poner su malicia y su maldad en el orden del día de la violencia”.

“Hay gente que quiere que se caiga el gobierno, no saben para qué, pero el odio les ha erosionado no solo la inteligencia, les ha erosionado la posibilidad de convivencia social porque cuando usan la violencia pueden afectar a personas inocentes y no solo al gobiernos”, cuestionó el secretario de Estado.

Andes