Estallan bombas panfletarias con críticas al Gobierno en inmediaciones de dos diarios

Este miércoles una bomba panfletaria estalló en las afueras de diario EL TELÉGRAFO, lo que causó alarma entre los colaboradores que aún se encontraban en las instalaciones.

El artefacto fue colocado junto a la reja que da a la avenida Carlos Julio Arosemena, junto al estacionamiento, que en ese momento estaba vacío, justo a la bajada del paso a desnivel que viene de la ciudadela Bellavista.

La explosión asustó a los periodistas que trabajan en el portal del diario y en la segunda edición del periódico, además del personal de seguridad y de los empleados de la planta, quienes salieron a ver lo sucedido.

La Policía llegó poco después y recogió los papeles que dejó la bomba. Medios televisivos se acercaron también para cubrir la noticia.

En el mensaje el atentado es reivindicado por el ‘Frente de Liberación Nacional’. El texto está firmado por un ‘Comandante Ramiro’ y alerta de que se trata de un ‘primer comunicado’. En el papel también se critica al gobierno de Rafael Correa.

“La primera salva ha sido enviada, seguiremos fortaleciendo los cuadros con jóvenes que se frustran con el tiempo perdido y quieren luchar por un Ecuador mejor”, se lee en el panfleto que quedó en manos de los uniformados.

Detalle del panfleto

En la misma nota, el grupo se atribuye el atentado contra la sede del movimiento Alianza PAIS, en Guayaquil y que ocurrió el 14 de julio pasado, también en la noche.

Las investigaciones del atentado están en manos del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), que ahora tratará de identificar a los responsables. A pocos metros del hecho se ubica una cámara del sistema de vigilancia ECU-911 que será de ayuda en las indagaciones.

En la red social Twitter se expresaron mensajes de solidaridad con el primer diario público. El vicepresidente de la República, Jorge Glas, repudió el acto violento. “¡Todos debemos rechazar la violencia! El pasado no volverá”, escribió en la plataforma.

Cuando ocurrió el atentado a la sede de PAIS, las principales autoridades del Gobierno condenaron los hechos de violencia. En aquella ocasión se usó pentolita.

En el edificio de EL TELÉGRAFO EP funcionan las redacciones del diario del mismo nombre y también de PP El Verdadero, además del personal administrativo.

El director de EL TELÉGRAFO, Orlando Pérez, acudió a las instalaciones poco después del atentado y condenó los actos de violencia contra el diario público.

Al mismo tiempo denunció que en los últimos días han recibido llamadas y mensajes agresivos a través de las redes sociales que solo evidencian el objetivo de esto: “amedrentar el trabajo responsable y ético de los medios públicos”.

Alrededor de la misma hora, una bomba similar estalló en el sur de Guayaquil, en las afueras de diario El Universo, en la av. Domingo Comín.

La cuenta de Twitter de ese periódico mostró imágenes de los papeles desperdigados, producto de la explosión. No se registraron heridos ni daños materiales. Las autoridades policiales comprobaron que el mensaje que se dejó en ese atentado es el mismo que apareció en las oficinas de EL TELÉGRAFO.

El Télegrafo

Estalla bomba panfletaria en los exteriores de EL UNIVERSO

Alrededor de las 22:00 del miércoles estalló afuera de EL UNIVERSO (en el sur) una bomba panfletaria.

Moradores del sector salieron alarmados de sus casas al escuchar el estruendo. El artefacto llevaba una nota en la que se atribuía el atentado contra la sede de Alianza PAIS, el 13 de julio. La Policía Nacional acudió al lugar pasadas las 23:30 para tomar declaraciones.

En su cuenta de Twitter, El Telégrafo mencionó que había recibido una bomba de las mismas características afuera de sus instalaciones.

El Universo