Evo Morales impulsará la campaña por la salida al mar en Argentina y Brasil

El presidente Evo Morales anunció ayer una visita a Argentina y Brasil para continuar con la “gran campaña” mundial que inició el Gobierno con el objetivo de que Bolivia retorne al mar con soberanía. Esta estrategia se lleva adelante paralelamente a la demanda en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

El mes pasado, Perú y Paraguay se pronunciaron, por separado, en favor de la causa marítima boliviana.

Morales participó ayer en la firma de contrato para la construcción de una carretera en La Paz. Durante su intervención dijo que lamentaba no poder asistir a la celebración del aniversario de La Paz, el 16 julio, debido a que está pendiente un compromiso con su homóloga de Argentina, Cristina Fernández, y porque, además, por dos días tendría que estar en Brasil para participar de una reunión del Mercosur, considerando que Bolivia está en proceso de adhesión como miembro pleno.

“Mañana tengo que viajar a Argentina, lamento mucho no acompañar el día del aniversario (de La Paz) tengo un compromiso con la compañera (presidenta de Argentina) Cristina (Fernández), dos días de gestiones. Estamos en gran campaña para que Bolivia vuelva al mar con soberanía, nos va bien; eso también gracias a la lucha, a nuestras movilizaciones de nuestro compromiso político y social”, dijo.

Estas declaraciones se dan después que el Gobierno de Chile reaccionara tras las frases vertidas por el papa Francisco durante su visita a Bolivia instando al diálogo en el tema del mar. Morales agradeció ayer sus palabras y un día antes dijo que el santo Padre se sumaba al pedido de Bolivia.

Según EFE, algunas autoridades bolivianas anunciaron hace unos días, en Argentina, que Morales y Fernández tienen previsto presentar un proyecto para la interconexión eléctrica de ambos países.

“Cuando hay estabilidad política, cuando no cambiamos presidentes cada mes, cada año; ellos (gobiernos) nunca podían planificar, inclusive siento que algunos países vecinos buscaban inestabilidad política; (decían) que sigan peleándose en Bolivia, que sigan cambiando cada año su presidente y que no hayan demandas como estamos haciendo hasta ahora”, señaló.

Horas antes en otro acto, Morales agradeció, ayer, la visita del papa Francisco al país y que mencionara la demanda marítima ante Chile en un discurso sobre la necesidad de que los países dialoguen para resolver sus conflictos. “Especialmente, esta visita ratifica que el pueblo boliviano no está equivocado (cuando pide) volver al mar con soberanía. Aplausos para el hermano papa Francisco”, indicó.

Bolivia no apunta al diálogo

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, deploró ayer que Bolivia siga optando por el camino del cuestionamiento y la confrontación permanente. “Lamentamos que persista en condicionar el diálogo únicamente a la consecución de una salida soberana al mar por nuestro territorio”, añadió.

Agregó que “la estrategia de Bolivia no apunta al diálogo. El recurso a la Corte Internacional de Justicia fue la negación del diálogo. Y lo que espera el Gobierno de La Paz de la Corte no es un diálogo abierto, sino la mera imposición de un solo resultado posible: una cesión de territorio soberano. Y eso no tiene destino”.

Muñoz, según La Tercera subrayó que el diálogo es un asunto de dos vías: “Exige que ambas partes se escuchen y respeten mutuamente”. El Canciller chileno dijo que su país ha estado y estará siempre abierto al diálogo “y que tiene la mayor voluntad de avanzar con Bolivia en un clima de respeto mutuo hacia un camino de cooperación y entendimiento que vaya hacia mayores niveles de integración entre nuestros Estados. Hemos realizado esfuerzos para generar confianza mutua”, dijo.

Los Tiempos