Evo Morales inicia visita de dos días a la Argentina para firmar acuerdo energético e inaugurar monumento

Con una agenda muy comprimida y atada a varios anuncios económicos de la relación bilateral, el presidente de Bolivia, Evo Morales, llegará esta noche a la Argentina para reunirse con su par Cristina Kirchner.

Será una visita breve, ya que pasado mañana ambos presidentes viajarán a la cumbre del Mercosur, en Brasil. Pero Evo Morales tratará de aprovechar al máximo su estadía en Buenos Aires para relanzar las relaciones bilaterales, mantener reuniones con sindicatos locales, firmar acuerdos de minería y anunciar un ambicioso proyecto de extensión de una red de interconexión eléctrica que podrá abastecer a la Argentina y países vecinos.

“Entre Cristina y Evo hay una muy buena sintonía, por lo que confiamos en potenciar ese vínculo”, expresó ayer a LA NACION una destacada fuente de la Cancillería que se encarga del armado de la agenda del presidente de Bolivia en Buenos Aires.

La línea de conexión eléctrica comenzará en la zona de Yaguacua, en el departamento de Tarija, sur de Bolivia, y llegará hasta Tartagal, en la provincia argentina norteña de Salta. Se trata de un proyecto que tiene un costo de unos seis millones de dólares por la extensión de unos 150 kilómetros de red. Una vez ejecutado este tendido, Bolivia no sólo podrá abastecer de energía eléctrica a la Argentina, sino también a Brasil, Paraguay y Uruguay.

El ministro boliviano de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, adelantó hace una semana que el acuerdo energético establece la construcción de la línea de transmisión de 500 kilovoltios Juana Azurduy de Padilla, y que en una segunda etapa se proyecta ampliar esa línea de transmisión hasta la localidad de San Juancito, de la provincia argentina de Jujuy. Por otra parte, Morales tiene previsto sellar con Cristina Kirchner otro acuerdo para que Bolivia envíe volúmenes adicionales de gas natural al mercado argentino mediante la ampliación del contrato vigente, suscripto hasta 2020 entre Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos y Enarsa, de la Argentina. Si bien hay un acuerdo blindado entre ambos países por la compra fija y anual de gas a Bolivia, se prevé una ampliación de partidas para afrontar la crisis energética que transita la Argentina en el actual invierno.

La relación de Bolivia con la Argentina mejoró sustancialmente en los últimos tiempos, si se tienen en cuenta los cortocircuitos que hubo en otros años por las diferencias de criterio en cuanto al precio del gas que imponía La Paz.

Además de la reunión con Cristina Kirchner y los anuncios económicos, el presidente boliviano participará pasado mañana en un acto organizado por la opositora Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) de Pablo Micheli y Víctor De Genaro, quienes apoyan la causa boliviana de una salida soberana al mar, que reclaman a Chile.

No está previsto, en cambio, que Cristina Kirchner se involucre en este espinoso tema, según dijeron a LA NACION en la Casa Rosada. Ni siquiera el gesto del papa Francisco, que pidió diálogo entre Bolivia y Chile en su reciente visita latinoamericana, dio pie a la Presidenta para hablar de este conflicto limítrofe.

El jueves por la tarde, tanto Cristina Kirchner como Morales se trasladarán a Brasilia para participar de la cumbre de presidentes del Mercosur que se realizará en Brasilia, donde Paraguay asumirá la presidencia pro témpore y Bolivia se incorporará como miembro pleno del bloque regional.

La Nación