Gobierno panameño e indígenas retoman las negociaciones por el proyecto hidroeléctrico Barro Blanco

El Gobierno y la comisión indígena tienen previsto retomar hoy las negociaciones del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, en medio de las tensiones generadas por el ingreso de la Policía, con el fin de permitir el reinicio de los trabajos de construcción.

Los indígenas condenaron ayer el incremento de unidades policiales en la entrada del proyecto y lugares aledaños de Tolé, Chiriquí, donde se realizan las negociaciones.

Manolo Miranda, del Movimiento 10 de abril (M-10), manifestó su molestia por la presencia policial.

‘Condenamos la actitud del gobierno de Juan Carlos Varela de sitiar la entradas de Tolé, Barro Blanco y Viguí con gran cantidad de policías, que han militarizado, quieran o no, la región, violando los derechos de los pueblos indígenas’, manifestó.

Omar Pinzón, director de la Policía Nacional, dijo que la presencia de los oficiales iba dirigida a hacer respetar las libertades y derechos, tanto del Gobierno a terminar la obra, como de los indígenas a protestar.

Pinzón estuvo ayer en el área de conflicto.

‘Hoy (ayer) han llegado buses llenos de policías. Esto es un abuso; están usando los cuerpos de seguridad de los panameños para reprimir a los que luchan por sus derechos’, señaló Miranda.

Los indígenas trasladaron el campamento que mantenían en la entrada de Tolé hasta el sector de Viguí y cerraron la calle por diez minutos, pero poco después la despejaron, debido a la presencia policial.

El pasado miércoles, la Policía había logrado desalojar a un grupo de indígenas de la entrada del proyecto, donde habían permanecido por más de 30 días.

Los indígenas evalúan si se reunirán o no con los ministros, ya que hasta el momento han pedido negociar directamente con el presidente Varela.

Por otra parte, la empresa Generadora del Istmo, S.A., que construye el proyecto, emitió un comunicado reiterando que el Gobierno debe garantizar su seguridad jurídica. Además, pide que se le notifique formalmente su intención de quitarle la concesión y los detalles del rescate administrativo.

La Estrella