Indígenas rechazan llamado al diálogo y trabajadores ponen condiciones

El presidente Rafael Correa reiteró su disposición a dialogar con dirigentes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), que han anunciado una movilización y un paro para este 13 de agosto, siempre que el diálogo sea con propuestas serias sobre equidad y justicia y no traten de imponer su plataforma de lucha que carece de respaldo popular.

“Por supuesto (que estamos dispuestos al diálogo), siempre y cuando sean serios y no vengan con el show político, mientras sea algo serio bienvenidos”, expresó el mandatario la noche de este martes durante un conversatorio con periodistas en la ciudad portuaria de Guayaquil, donde cumplió parte de su agenda de trabajo.

El jefe de Estado insistió que hay la disposición a dialogar mientras este encuentro se enmarque en los temas de equidad y justicia y no se busque “imponer a la brava” una plataforma de lucha, que sacó el 3% en las últimas elecciones, en el que buscan la nacionalización de todo, se oponen a la minería y al ingreso a sus territorios, entre otras exigencias.

Luego de señalar que cada vez más sectores se están sumando a la propuesta de diálogo de su gobierno, entre ellos sectores indígenas, Correa lamentó que hayan profundas divisiones en este movimiento, propiciadas -dijo- por ciertos dirigentes funcionales al extinto Movimiento Popular Democrático (MPD).

“La Conaie está profundamente dividida, todavía hay un pequeño dominio de unos dirigentes que no representan a su pueblo, que se han convertido en la sucursal con poncho del MPD”, señaló el mandatario, al evidenciar que una de las plataformas de lucha de esa dirigencia es volver al sistema universitario anterior después que se ha triplicado la matrícula en las universidades de estudiantes provenientes de los pueblos indígenas con el actual sistema.

La propuesta del diálogo sobre equidad y justicia social se planteó hace un mes por iniciativa del Ejecutivo cuando se retiraron temporalmente del Parlamento dos proyectos de ley que buscan redistribuir la riqueza, a través de impuestos graduales a las grandes herencias y a la especulación con la tierra (plusvalía).

Estas propuestas tienen una férrea oposición de grupos de poder económico que representan al 2% de los 16 millones de ecuatorianos.

Finalmente, el presidente reiteró que la dirigencia indígena y de cualquier sector de oposición tienen el derecho a marchar, pero no a causar daño a la propiedad privada ni pública, ni a destrozar las carreteras, por lo que invitó a la ciudadanía a rechazar pacíficamente, pero con firmeza, a los que atenten contra los bienes de todos los ecuatorianos.

Andes

CONAIE: Dialogar con el Gobierno sería un error

Más organizaciones se unirán al paro nacional previsto para el 13 de agosto, entre ellos estudiantes de universitarios, gremios de salud y agrupaciones barriales. Así lo manifestó Severino Sharupi, dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas, CONAIE.

Sharupi, anunció que se hará una asamblea en las provincias para definir estrategias para el levantamiento indígena y el paro nacional. Además precisó que ya se han organizado para recibir a los dirigentes en Quito, el próximo 13 de agosto.

Respecto a las aseveraciones del gobernador de Zamora Chinchipe, Arturo Dávila, quien manifestó que no se podrán realizar movilizaciones sin los permisos correspondientes. Sharupi precisó que se realizarán los trámites respectivos, pero afirmó que con o sin documentación la marcha no se detendrá.

Estrategia
Para Sharupi el diálogo en la actual coyuntura es una cuestión estratégica por parte del Gobierno. Bajar las movilizaciones e ir al diálogo sería un error político, dijo.

Por su parte, el dirigente sindical Edwin Bedoya aseguró que el Gobierno ha intentado frenar el paro con diversas acciones.
Hoy al apuro se están ofreciendo a las organizaciones sindicales resolver los conflictos. Nosotros nos alegramos que estas medidas antes del paro ya tengan su efecto, aseveró.

El Tiempo

Los trabajadores y médicos ponen condiciones al diálogo

No creen en el diálogo sin agenda. Los médicos y los trabajadores plantearon ayer sus condiciones para el debate que impulsa el Gobierno.

Alberto Narváez, secretario de la Federación Médica, dijo que su gremio quiere tres cosas: que se archive el Decreto 703 –que crea la Agencia de aseguramiento de la calidad de los servicios de salud y medicina prepagada–, que el diálogo sea con un delegado del presidente de la República y no con la ministra de Salud y que se trate el Código Orgánico de la Salud.

Mientras eso pasa, ellos seguirán movilizados. Hoy, a las 16:00, marcharán hasta la Asamblea para entregar una propuesta integral de Código. La última versión que recibieron les preocupa.

Los médicos, además, participarán del paro nacional. Según Narváez, han creado un frente con 18 organizaciones entre las que se encuentran las enfermeras, obstetrices y odontólogos. El apoyo es de unos 40.000 profesionales.

Los trabajadores, en cambio, están dispuestos a aceptar un diálogo sin intermediarios y después del 13 de agosto –fecha del paro–, dijo Pablo Serrano, presidente del Frente Unitario de Trabajadores. Ellos quieren debatir sobre el archivo de las enmiendas, la devolución de los fondos previsionales del magisterio, el Código del Trabajo, el libre acceso a las universidades y la restitución del 40 % de las pensiones.

Expreso