Las Farc no se levantarán de la mesa hasta que no se logre un acuerdo final

El jefe guerrillero “Pablo Catatumbo” resaltó que las Farc no se van a levantar de la mesa de negociación entre el Gobierno Nacional y este grupo guerrillero en La Habana, hasta que no se logre un acuerdo final en el proceso de paz.

“De nuestra parte ratificamos el compromiso de no levantarnos de la mesa hasta lograr la meta de la reconciliación y de buscar con todo nuestro empeño los logros completos de desescalamiento sin demoras. En tal sentido, y considerando el clamor de los colombianos del cese al fuego y el llamamiento de los países garantes y acompañantes del proceso, respecto al mismo propósito tenemos claros objetivos de fortalecer el proceso, agilizar la construcción de acuerdos y crear condiciones para alcanzar un cese al fuego bilateral y definitivo”, señaló “Catatumbo” en un video emitido en el marco del Encuentro Nacional de Paz.

El jefe guerrillero afirmó que pese a la crisis que vivió el proceso de paz, las conversaciones que están en curso, son una importante oportunidad histórica para que el país entre en la senda de la paz sostenible, por lo que nadie debe dudar que los pactos ya logrados en los cuatro puntos de la agenda, indican que se avanza positivamente en la dirección al acuerdo final del conflicto.

El pronunciamiento de “Catatumbo” viene a colación después de dos días de haber entrado en vigencia el nuevo cese al fuego unilateral anunciado por las Farc y del llamado que hizo el Frente Amplio por la Paz para que todos los ciudadanos hagan una veeduría de las negociaciones.

El jefe guerrillero afirmó que la mesa de negociación definió cambios en la metodología que se venía desarrollando, pasando a la ejecución de un trabajo técnico y simultáneo, sobre los puntos centrales en la agenda y otros que vayan a discutirse más adelante, como la búsqueda de un cese el fuego bilateral y definitivo.

Recalcó que está haciendo un estudio con monitoreo y verificación de funcionarios delegados por el Secretario de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y otro de Unasur.

“El Gobierno Nacional y las Farc intensificaran sobre la base de un cronograma la implementación de medidas de confianza. Las especificaciones están listas para ser debatidas con el fin de hacer un debate integral en temas como el sistema integral de verdad, justicia, reparación y no-repetición o el inicio de la Comisión de la verdad, la cual aspiramos que comience su trabajo lo más pronto posible, contando con el protagonismo efectivo de las víctimas del conflicto”, aseveró “Catatumbo”.

Recordó que la confrontación en el territorio colombiano no es un asunto que se pueda resolver con la sola voluntad de los “plenipotenciarios de cada lado, sino que demanda una respuesta vigorosa por parte del más amplio conjunto de la sociedad.

En ese camino, saludamos que ustedes hayan tomado la vanguardia con esta importante iniciativa que está llamada a convertirse en el blindaje que necesita el proceso para poder avanzar sin retrocesos hasta lograr la firma del acuerdo final”.

El Colombiano

 

Hoy se inicia ciclo 39 de diálogos de paz

Ahora los ciclos serán temáticos, ininterrumpidos y dedicados a resolver dos asuntos: el tema de la justicia y alcanzar cuanto antes el cese bilateral y definitivo del fuego.

Son varios los aspectos que están sobre la mesa en este ciclo de diálogos. Se deberá, por ejemplo, trabajar en la construcción de la agenda de trabajo conjunta que será puesta a verificación y monitoreo de un representante de Naciones Unidas y del uruguayo José Bayardi, como representante del actual presidente de la Unasur. Este tema, de la verificación de los avances en un término de cuatro meses, también requerirá ser definido por la partes.

De otro lado, estarán los tres frentes en que trabaja la mesa de negociaciones: el desescalamiento de la guerra, los mecanismos para pactar el fin del conflicto y los puntos que hacen falta por acordar en el apartado de víctimas. En el primero, el desminado humanitario en El Orejón, Antioquia, debe continuar con algunas modificaciones tras la muerte de un soldado. En lo segundo, se busca precisar los pasos que conduzcan al cese bilateral y definitivo, la dejación de las armas y la reintegración de los combatientes. Y en el tercero, se dice que el acuerdo sobre reparación de víctimas está a muy poco de ser dado a conocer.

Así, con toda la artillería, los negociadores de paz vuelven hoy a la mesa de conversaciones para enfrentar una bocanada de optimismo que dejó el último acuerdo, el cese unilateral decretado por la Farc y el clima político en Colombia, que cambió a partir del debate del martes en el Senado, donde el expresidente Uribe reconoció que ha visto un cambio que le despejan miedos.