Movimiento Marcha Patriótica denuncia nuevas detenciones arbitrarias

El Movimiento Social y Político Marcha Patriótica denunció la detención de Esmer Montilla y Ramiro Atehortúa, líderes de la Fundación por la Defensa de los Derechos Humanos del Oriente y Centro de Colombia –DHOC-. En la rueda de prensa fueron acompañados por voceros de la Cumbre Agraria y el Congreso de los Pueblos. Las detenciones ocurrieron ayer miércoles 15 de julio en la ciudad de Villavicencio.

Los detenidos son el presidente y el abogado de la Fundación DHOC, respectivamente. En comunicado de prensa, la Marcha Patriótica anunció que la Fiscalía General de la Nación señaló a ambos líderes por los delitos de rebelión y secuestro simple, por la detención de militares infiltrados en las protestas relacionadas con el Paro Agrario del 2013. “Esta acción se constituye como una clara criminalización del derecho a la protesta”, sentenció el texto.

Por su parte el vocero de la organización social y política David Flórez afirmó que “Esmer Montilla es un líder social de 65 años que ha sufrido varios desplazamientos forzados en razón de su trabajo como defensor de Derechos Humanos”.  Además hizo alusión a la contradicción entre el proceso de paz y la realidad actual para movimiento social: “En La Habana se acuerda una cosa y en el país pasa otra. Estos actos no reflejan el desescalamiento del conflicto”.

Jimmy Moreno, vocero del Congreso de los Pueblos, manifestó que estas capturas guardan relación directa con las judicializaciones de líderes sociales ocurridas la semana pasada: “Todo esto hace parte de un contexto de escalada de la represión contra el movimiento social”. Agregó que la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular cuenta con un escenario de Mesa de Garantías de Derechos Humanos en el cuál se realizó un informe detallado sobre las vulneraciones sufridas por las organizaciones sociales en los años de gobierno de Juan Manuel Santos.

“En el informe se logró establecer que se han presentado 350 asesinatos a los líderes sociales y 1500 amenazas. Lo que nos parece curioso es que sobre estos hechos no hay ninguna investigación en curso pero si hay detenciones contra las organizaciones víctimas de estos graves hechos”, aseguró Moreno.

Flórez y Moreno coincidieron en afirmar que la persecución se debe a las discrepancias del movimiento social frente a la idea de una paz que solo implique el acallamiento de los fusiles: “Nuestra visión va más allá, la paz significa transformaciones”, mencionó Moreno.

Los voceros de las organizaciones exigieron garantías para continuar su trabajo: “Tenemos una mesa de negociación con el gobierno nacional que no avanza y el contexto no ayuda a mejorar la situación”. Finalmente convocaron a una jornada nacional de movilización contra la criminalización de la protesta el próximo 23 de julio.

Colombia Informa