Puerto Rico: ante crisis fiscal, legisladores de la oposición solicitan reducir contratos

‘El representante popular Luis Vega Ramos aseguró ayer que el gobierno tiene opciones para reducir su dependencia en los contratos. Tanto Vega Ramos como líderes del Partido Nuevo Progresista (PNP) reconocieron sin embargo que hay contratos que son imprescindibles para un gobierno.

“El gobierno como realidad no puede operar sin contratos porque hay varios tipos de contrato de bienes y servicios profesionales que hay que dar. Bajo la Ley 66 se dieron instrucciones de que, salvo unos tipos de contratos específicos, los demás se tenían que reducir en por lo menos un 10%”, dijo Vega Ramos al aclarar que se eximieron servicios educativos y los relativos a niños y envejecientes.

Según publicó este rotativo el lunes, entre el gobierno y las corporaciones públicas gastaron más de $12,000 millones en contratos en el año fiscal 2014-2015, cuando entró en vigor la Ley 66. Esta ley fue aprobada en parte para reducir los contratos por servicios profesionales y comprados, ajustar las tarifas por servicios comprados y profesionales y lograr una reducción en la nómina de confianza.

Vega Ramos aseguró que “todavía hay un margen de ahorro que realísticamente se puede hacer y es necesario que hagamos”.

Mencionó opciones para reducir estos contratos como cambiar algunos contratos de servicios de informática por sistemas de código abierto.

“En algunas agencias habrá que tener contratos privados, pero también podemos hacer la transición para que aquellos programas de computadora no esenciales nos movamos a código abierto y he radicado legislación para movernos en esa dirección y no se ha trabajado”, dijo. “Es un área que debemos mirar”.

Mencionó además sustituir la contratación con aseguradoras por un pago directo a proveedores del plan de salud del gobierno, lo que a su entender ahorraría $120 millones anuales.

En cuanto a los contratos de publicidad, dijo que “hay que reducirlos al mínimo”.

“Obviamente el gobierno tiene una información que tiene que ver con salud, seguridad pública y unos servicios esenciales, pero más allá de eso, no debe haber otro gasto en publicidad”, dijo. “Yo no descartaría extender durante todo el cuatrienio la veda electoral y que tenga que reducirse a que la Comisión Estatal de Elecciones autorice la pauta de anuncio que no sea de seguridad, salud o servicios esenciales”.

A su entender, hay espacio para reducir el gasto en contratos.“Siempre habrá servicios que el gobierno va a tener que obtener por contrato, como la compra de ciertos bienes y servicios. En el área de servicios profesionales, es donde siempre las reducciones pueden ser más abarcadoras”, expresó.

Por su parte, el portavoz alterno del Partido Nuevo Progresista (PNP) en la Cámara, Carlos Méndez Núñez, dijo por su parte que el gasto de la actual administración es “excesivo”, sobre todo por los problemas fiscales que enfrenta este gobierno.

“Es un gobierno en crisis, que no tiene alegadamente dinero para pagar la deuda. Eso lo que nos demuestra es dónde están las prioridades de esta administración”, dijo Méndez Núñez. “El gobierno podría operar con mucho menos de la mitad de esos contratos. Hay que hacer una evaluación agencia por agencia para ver cuán necesarios son”.

Mencionó como ejemplo los contratos de servicios legales para la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) cuando la corporación tiene una división legal.

“La AEE tiene más servicios legales contratadas que los que presta en su propia unidad de asesoramiento legal y es increíble que tengan todo un piso en la AEE de abogados para dar asesoramiento legal, pero no tengan la capacidad de llevar los casos”, dijo.

Por su parte, el senador PNP Carmelo Ríos dijo que el gasto en contratos contrasta con el discurso público de la actual administración.

“El gobierno no puede operar sin contratos, pero entonces no es posible que haya $12,000 millones en contratos y no puedas identificar partidas para pagar la deuda”, dijo. “El issue no es tanto los contratos, porque si tienes un gobierno saludable los contratos estimulan la economía. Pero si planteas que tienes una crisis, como han planteado, cómo es que tienes doce mil millones en contratos. Es tan sencillo como eso. Es la consistencia y lo que es la apariencia versus la realidad. Ese es el gran problema que tienen”

El Vocero