Puerto Rico comenzó a expedir licencias que permiten la unión civil entre parejas del mismo sexo

La directora del Registro Demográfico de Puerto Rico, Nancy Vega, informó que la agencia amaneció con los nuevos formularios en cumplimiento con la orden de la Corte Suprema de Estados Unidos reconociendo los matrimonios entre las parejas del mismo sexo.

Vega señaló, sin embargo, que al comienzo de la jornada no se habían surgido solicitudes de licencia para contraer matrimonio.

“Ya se habían hecho unas orientaciones a las personas que van a tener la boda masiva. Como todavía no van a tener la ceremonia, todavía no deben estar viniendo aquí”, sostuvo.

Por su parte, la licenciada Ada Conde, quien encabezó la demanda contra el gobierno para que se reconociera en la Isla su matrimonio efectuado en Estados Unidos, indicó que el grupo que está organizando la boda masiva ya había coordinado la entrega de las solicitudes para los que van a participar en la “boda masiva”, de manera que no afectaran el flujo de trabajo en las oficinas del Registro.

Mientras, el Registro Demográfico podrá tener estadísticas de matrimonios entre personas del mismo sexo una vez culminen el proceso, porque para pedir el formulario no es necesario ofrecer información personal.

Vega explicó que la diferencia principal del formulario que comenzaron a entregar hoy es que el encasillado de los nombres de las personas que se van a casar no indica si es hombre o mujer. Antes indicaba “El Contrayente” y “La Contrayente”. Ahora lee “Contrayente A” y “Contrayente B”.

El otro documento que sufrió un cambio fue la licencia ya aprobada.

“En la información de cada persona, ahora se pregunta el sexo. Antes no se preguntaba si era hombre o mujer, porque se infería por el encasillado que estaban llenando”, sostuvo.

Después de recibir el formulario, la pareja interesada debe completar el proceso realizándose pruebas de laboratorio, examen médico y otros documentos establecidos en el formulario. Después de aprobada la licencia, tienen 10 días para casarse.

El matrimonio entre parejas del mismo sexo se permite en Puerto Rico a raíz de la decisión tomada por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos el viernes, 26 de junio, el cual declaró inconstitucionales las leyes que prohíben este pacto entre miembros de la comunidad Lésbica, gay, bisexual, transexual y transgénero.

Posterior a esta determinación, el Primer Circuito de Apelaciones de Boston emitió una decisión el pasado 8 de julio que precisó que es inconstitucional la prohibición al matrimonio para personas del mismo sexo en Puerto Rico. La determinación se tomó ante la demanda radicada por la abogada Ada Conde y su esposa Ivonne Álvarez Vélez, así como otras cuatro parejas que reclamaban que el gobierno de la Isla le reconociera su matrimonio, el cual fue contraído en otras jurisdicciones de los Estados Unidos.

Cuatro representantes populares y estadistas, María Milagros Charbonier, Waldemar Quiles, Pedro Julio “Pellé” Santiago y Luis “Tato” León, acudieron la semana pasada al Tribunal de Primera Instancia de San Juan para tratar de detener el que se viabilizar la celebración y el reconocimiento de los matrimonios homosexuales en Puerto Rico. No obstante, el viernes pasado el juez Ángel Pagan Ocasio denegó la solicitud para que se dejara sin efecto, de manera urgente, la orden ejecutiva del gobernador Alejandro García Padilla para dar paso a este pacto entre personas del mismo sexo.

Los demandantes sostienen en su demanda que la decisión del Supremo en el caso Obergefell v. Hodges, que declara inconstitucional que los estados impidan los matrimonios gays, no aplica por su propia fuerza al Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Señalan, además, que le toca a la Asamblea Legislativa enmendar el Artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico, que regula el matrimonio en la Isla.

Primera Hora