Sectores oficialistas discuten reformas constitucionales y evalúan impulsar la reelección presidencial

Desde este año existe en el Frente Amplio una comisión integrada por la mayoría de los sectores que conforman la coalición de izquierda y que tiene la responsabilidad de recibir las propuestas de reformas a la Constitución. El partido Socialista fue el primer sector que hizo llegar sus iniciativas.

Luego lo hicieron el MPP y el Nuevo Espacio. El PVP y la Vertiente Artiguista lo harán el próximo jueves 16. La reelección consecutiva del presidente es una de las propuestas que algunos de los sectores del FA no desecha y que piensa plasmar en este debate político sobre la carta magna que no se irá más allá del 2017. Conjuntamente a la reelección, no se descarta reducir el mandato del presidente de cinco a cuatro años.

La reelección presidencial inmediata está permitida en las constituciones de seis países de Sudamérica, en tres está autorizada pero con un período de gobierno intermedio y en uno, está prohibida.

Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador y Venezuela son las naciones en donde los presidentes pueden ser reelectos en un nuevo período consecutivo. Chile, Perú y nuestro país se permiten la reelección pero no consecutiva. En Paraguay no está permitida la reelección en ningún caso.

En Uruguay nunca existió la reelección presidencial inmediata y siempre existió sí la reelección con un mínimo de un período de por medio. En la historia uruguaya hubo dos casos en que se buscó la reelección. Uno fue el colorado Gabriel Terra, que lo logró mediante una Convención Constituyente previo a un golpe de Estado, y el segundo fue el caso del también colorado Jorge Pacheco Areco que lo plebiscitó en las elecciones de 1971 y que no lo logró porque el pueblo dijo “no”.

La reelección presidencial tomó fuerza en los últimos años de la primera presidencia de Tabaré Vázquez. Fue tal la dimensión que alcanzó aquél trascendido que hasta el propio Vázquez debió aclarar públicamente que no iba a ser candidato por un nuevo período consecutivo.

Hoy en el Frente Amplio, al volver a considerar una reforma constitucional, no se desecha retomar aquella iniciativa pero con la aclaración que comenzaría a regir no en el actual período sino en el siguiente, a partir del 2025.

El propio Tabaré Vázquez lo consideró un camino viable. Cuando en la pasada campaña electoral LA REPUBLICA lo interrogó sobre la opinión que tenía respecto a la reelección presidencial. En ese momento dijo: “los uruguayos tendrían que estudiar la posibilidad de aprobar la reelección presidencial en al menos dos períodos de cuatro años porque cinco años se van de la mano” y puso como un ejemplo a seguir el sistema norteamericano que “es muy sabio”, porque permite dos períodos consecutivos de cuatro años “y luego el presidente se tiene que retirar”.

“Creo que la reelección por cuatro años, como tiene Brasil, sería lo correcto”. “En el primer año estás trabajando con un presupuesto elaborado en el período anterior y si no se utiliza bien el período de transición de ese primer año, también en el segundo año es difícil poner la maquinaria en marcha”. “Luego, te quedan dos años hábiles para trabajar, porque ya después es el período electoral y vemos todo lo que pasa, y entonces quedan muchas cosas que no se terminan”, consideró el hoy presidente Vázquez a finales del 2014.

La República