Tras liberación de detenidos, se reactiva el diálogo entre el Gobierno y líderes de Potosí

Tras la liberación con medidas sustitutivas de los cuatro ciudadanos potosinos detenidos el pasado 22 de julio, los ministros de Estado y los dirigentes del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) retomaron anoche el diálogo por tiempo y materia y distribuido en cinco mesas de trabajo: social, infraestructura, producción, minería y medio ambiente.

Los liberados por la jueza Lía Cardozo son Juan Carlos Paco Veramendi (periodista de radio Líder de Potosí), Fabián Choque Uño, Agustín Mendoza Mamani y Jorge Kopaico Colque, quienes demostraron tener trabajo y residencia en el departamento de Potosí.

Los dirigentes cívicos insistieron ayer en la liberación como condicionante para que continuara el diálogo con el Gobierno, por lo que en la mañana, poco antes del inicio de la audiencia, las negociaciones que comenzaron el sábado pasado se suspendieron por algunas horas.

El presidente de los cívicos potosinos, Jhonny Llally, dijo, durante las reuniones con los ministros, que mientras los “compañeros no sean liberados no vamos a reiniciar el diálogo”.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, intentó infructuosamente que los dirigentes permanecieran en los ambientes del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) y les reiteró que en la tarde se conocería la decisión del juzgado encargado.
En tanto, su colega de Gobierno, Carlos Romero, reclamó que la situación estaba “de buen tamaño” y que “todo tiene un límite”. “Queremos mostrar la falta de seriedad de Comcipo. Ahora resulta que ponen como condición que liberemos a los detenidos (…) No es competencia nuestra”, añadió.

Sin embargo, por la tarde, la situación se apaciguó cuando la jueza primera de Instrucción en lo Penal en suplencia, Lía Cardozo, resolvió liberar a los cuatro detenidos.

“En sentido de conceder su cesación preventiva encomiendo al artículo 240 de la norma procesal medidas sustitutivas a la detención imponiendo la firma ante la Fiscalía (…), el arraigo ante las oficinas de migración y un garante solvente y personal que tenga domicilio propio en el departamento de La Paz o de Potosí”, señaló la Jueza.

Los cuatro detenidos habían sido imputados por el presunto intento de toma del edificio del Viceministerio de Régimen Interior, el pasado miércoles.

Al respecto, Marcelo Ugarte, quien fue parte del equipo de abogados de la defensa, explicó, según Anf, que la Jueza consideró que no hay riesgo procesal objetivo por lo que dispuso la libertad de los cuatro ciudadanos, quienes, en los hechos, serán liberados recién hoy, previa presentación de los documentos requeridos.

En la defensa material, Agustín Mendoza dijo ser socio de la cooperativa Kalamarca y que fue interceptado y aprehendido en la avenida Arce a la altura del Supermercado Ketal por uniformados que emplearon violencia para subirlo en una camioneta policial. Jorge Copa, cajero de la Cooperativa Unificada, negó haber participado en el ataque al Viceministerio y denunció que fue detenido en el supermercado en posesión de 5.000 bolivianos.

En tanto, Paco dijo que cumplía labores periodísticas al haber sido designado para ello por su federación en Potosí.

Instalan 5 mesas de trabajo

La liberación de los cuatro ciudadanos potosinos detenidos facilitó ayer la reinstalación del diálogo y cerca de las 21:00 los representantes del Gobierno y de Comcipo se volvieron a encontrar. En la nueva cita, conformaron cinco comisiones para continuar tratando 23 de los 26 puntos pendientes del pliego potosino.

Las comisiones de trabajo son infraestructura, medio ambiente, minería, desarrollo productivo y salud y educación.

El pasado sábado, luego de 19 días de movilizaciones, autoridades del Ejecutivo y representantes de Comcipo lograron sentarse en la mesa de las conversaciones. En Potosí, en cambio, el paro indefinido continuaba hasta ayer.

Según la agencia Erbol, pobladores del distrito indígena de Coroma continuaban ayer bloqueando la carretera que conecta Oruro y Potosí con la población de Uyuni en demanda de la construcción de una fábrica de cemento, justamente una de las 26 demandas presentadas al Gobierno en el pliego regional.

También ayer hubo polémica cuando un dirigente cívico denunció la muerte por hipotermia de una manifestante. El Gobierno respondió que la mujer falleció en un accidente de tránsito.

ANP APLAUDE DECISIÓN JUDICIAL

La decisión judicial de liberar al periodista potosino Juan Carlos Paco Veramendi, encarcelado desde el pasado miércoles junto a tres mineros, es una medida oportuna que reivindicará el trabajo periodístico, pero no despeja la preocupación por las frecuentes agresiones verbales y físicas a medios y periodistas, expresó la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP).

La organización que representa a los principales medios impresos del país lamentó el desconocimiento de las normas constitucionales que protegen el trabajo de periodistas y medios de información, y mediante pronunciamientos públicos reclamó el respeto al trabajo que cumplía Paco que llegó a La Paz por delegación de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Potosí.

Durante las audiencias, la defensa demostró que Paco portaba una grabadora de audio y una video grabadora, y periodistas del departamento de Potosí certificaron que cumplía tareas informativas.

Tras conocerse el fallo de liberación, el periodista agradeció a sus compañeros, y, aunque admitió que él fue tratado bien, denunció que uno de los mineros sufrió el robo de 5.000 bolivianos por parte de policías.

Los Tiempos