Uruguay: Central única de trabajadores rechaza las pautas del gobierno para las negociaciones salariales en el sector privado

Un comunicado aprobado tras la reunión de ese órgano de conducción de la central de trabajadores señala que se resolvió “rechazar en forma contundente los criterios del Poder Ejecutivo para los Consejos de Salarios”.

Entre los fundamentos mencionados se señala que esos criterios, aprobados por el Consejo de Ministros el lunes, “promueven ajustes salariales nominales que van descendiendo en el correr de los años” y que además no se vinculan los salarios al índice de precios del consumo, “lo cual no garantiza ni siquiera el mantenimiento del salario real de los trabajadores”.

Otro de los cuestionamientos apunta a que se transforman “los ajustes anuales en semestrales implicando una pérdida de salario para la totalidad de los trabajadores. Una cosa es que se adelante la inflación de todo un año, y otra que se adelante solo la de un semestre. El dinero que el trabajador deja de cobrar por esa vía, no lo recibe nunca más”.

El Secretariado considera que el correctivo previsto para cuando la inflación supere el porcentaje de aumento salarial, a los dos años del convenio, implica un “deterioro” del salario real.

También se critica que se desvincule el aumento del salario de las perspectivas de crecimiento de la economía, “obstaculizando la utilización de la negociación colectiva como forma de redistribución de la riqueza”. Estiman que de esa manera, “todos los procesos de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) global y sectorial irán a la ganancia del capital”.

Finalmente el Secretariado considera que los aumentos previstos para los sectores más sumergidos, “son absolutamente insuficientes, en particular los vinculados al salario mínimo nacional”.

Los trabajadores exhortan al gobierno a que “reexamine y revea sus criterios” de forma tal que se ayude al éxito de la ronda de consejos de salarios “como factor de redistribución de la riqueza”.

En tanto, el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, anunció que la Mesa Representativa de la central abordará el próximo jueves 9 de julio los lineamientos presentados por el gobierno y que no se descarta que en la misma se acuerde un plan de acción que incluya varias medidas de lucha.

Pereira dijo que el gobierno no muestra “el giro a la izquierda esperado por nosotros”. “En todas las hipótesis que tenemos no va a haber crecimiento del salario real” añadió y destacó que los aumentos de los salarios más sumergidos son insuficientes.

La central ha reclamado aumentos especiales para los salarios por debajo de los 15.000 pesos líquidos, pero el gobierno ha anunciado aumentos diferenciados para salarios entre 10 y 12.000 pesos y entre 12 y 14.000 pesos mensuales. Dijo que en muchos casos habrá aumentos “de entre 300 y 400 pesos, lo que es un poco más de un kilo de carne”.

Por otra parte, el PIT-CNT ha reclamado un salario mínimo nacional de 15.000 pesos lo antes posible, sin embargo, el gobierno ha presentado un incremento gradual del salario mínimo nacional que llegaría a 13.430 pesos en 2018.

Cautela empresarial

Por su parte, las cámaras empresariales han sido cautas a la hora de comentar las pautas, aunque los pocos voceros que se han expresado destacan la “cautela” del gobierno y aseguraron que se prioriza el mantenimiento de los puestos de trabajos antes que el crecimiento del salario real. En ese sentido se manifestó el presidente de la Cámara de Industrias Washington Corallo.

A su vez, el asesor jurídico de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, Juan Mailhos consideró el Telemundo que “los lineamientos interpretan el diagnóstico de la realidad económica que ha efectuado el gobierno y muchos analistas del sector privado”.

Agregó que “valoramos adecuadamente que estas pautas empiezan de a poquito a apartarse de la indexación”.

Las cámaras empresariales presentaron en octubre de 2013 un documento donde ya manifestaban que los salarios debían crecer solo por el índice de precios del consumo, aunque algunos de los voceros estimaron que incluso se deberían bajar los salarios de algunos sectores de la economía.

En tanto el senador nacionalista Álvaro Delgado, adelantó que solicitará que el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, concurra al Parlamento para explicar las pautas anunciadas por el gobierno para la ronda de negociaciones salariales del sector privado.

Desaceleración

Tanto en las pautas salariales como en los pronósticos de la evolución de la economía, las autoridades del equipo económico plantean un escenario de desaceleración de la economía entre 2015 y 2017, y un repunte posterior a partir de 2018.

Para este año y los dos siguientes el PBI crecería en el entorno de 2,5 y 2,7% y para los dos años siguientes en el entorno de 3%.

El gobierno prevé además que las economías que han sido locomotoras del crecimiento a nivel global disminuyan sus ritmos de crecimientos en los próximos dos años, y el mismo pronóstico para nuestros principales socios del Mercosur, Argentina y Brasil. Aquí se considera que habrá una mejora recién a partir de 2017.

Al mismo tiempo el equipo económico considera que los precios internacionales de las materias primas sigan en descenso este año y el próximo y después se estabilicen y comiencen a crecer levemente.

República