Uruguay: las jubilaciones cumplen once años de aumento consecutivos

El ministro destacó que la semana pasada el gobierno aprobó un aumento de 5% retroactivo al primero de julio, que se cobrará ahora en agosto, para las pasividades mínimas que ahora serán de 8.011 pesos.

Murro destacó también que es la primera vez que se dan once años de aumentos adicionales consecutivos en las pasividades mínimas, adicional al aumento que se concreta cada primero de enero según el índice medio de salarios, como establece la Constitución de la república.

Esto se suma a los aumentos generales de cada año, que superan el índice de precios al consumo (IPC) desde hace once años.

Según Murro, esto es producto, entre otras cosas, de que el gobierno reinstaló los Consejos de Salarios a partir de 2005 en todos los sectores de actividad y la negociación colectiva. En ese sentido recordó que durante los quince años previos no hubo negociación y “por lo tanto se perjudicaron los salarios y las pasividades”.

Reconoció que se debe seguir mejorando el mínimo, pero resaltó que es sustancialmente superior al que sería si el gobierno se hubiera regido únicamente por las leyes vigentes.

Explicó que el aumento extra es de aproximadamente 5 % y que se suma a los aumentos generales, que en promedio anual han estado en un 12 %. “Si el gobierno en estos once años no hubiera generado la negociación colectiva y no hubiera dado aumentos en enero a todas las pasividades y en julio a las más bajas, hoy tendríamos pasividades de 1.800, 2.594 o 4.470 pesos, según las leyes por las que fueron otorgadas las pasividades”, sostuvo.

Manifestó que este año se benefician 110.000 jubilados y 11.000 pensionistas. Agregó que 15.000 pensionistas más serán convocados por el Banco de Previsión Social (BPS) para realizar una declaración jurada y “de ellos habrá algunos miles más que lo cobraran”.

Destacó que si se compara la jubilación mínima de Uruguay de unos 300 dólares- con otros países del continente, nuestro país tiene la más alta. Destacó también que el porcentaje que percibe la pasividad mínima es inferior a lo que sucede en otros países. Es cobrada por 120.000 personas de un total de 600.000, mientras que en Chile por ejemplo, la mitad de los jubilados cobra menos de 150 dólares y la mínima es de 120 dólares. En Bolivia, “donde se han hecho esfuerzos importante porque antes no existía, la pasividad mínima” es de 60 dólares.

Murro también destacó que el decreto que establece el aumento fue presentado en el ámbito de negociación en el Ministerio de Trabajo, junto al de Economía, BPS y la Organización de Jubilados y Pensionistas (ONAJPU). En este sentido, afirmó que Uruguay es de los pocos países del mundo donde los jubilados acceden a un ámbito de negociación de sus reivindicaciones con el gobierno, donde las pasividades se ajustan según los salarios, y donde existe negociación colectiva obligatoria para todos los sectores de actividad públicos y privados.

“Creemos que estos instrumentos deben seguir mejorando y que se debe continuar con el trabajo para mejorar la calidad de vida de los jubilados y pensionistas de nuestro país”, concluyó.

La República