Uruguay: transportistas protestan y analizan afectar las exportaciones

Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC) y la Federación de Transporte de Bebidas (Fetrabe) no tienen contrato desde el lunes y venció ayer la tregua a las medidas sindicales para la negociación, que aún se mantiene aunque sin una solución en el horizonte.

Como consecuencia, la Intergremial de Cargas prepara medidas en Montevideo y en el interior se iniciaron manifestaciones a las malteras en Nueva Palmira y Paysandú.

“Nuestro planteo sigue siendo que no nos pueden contratar el personal. No es leal que un proveedor venga a competir con otro, sin tener experiencia y aprovechándose de los recursos humanos de otro. Nadie lo ha hecho en Uruguay, es un absurdo”, dijo a El País uno de los abogados de Fetrabe, Gonzalo Ramírez.

FNC rescindió los contratos de sus distribuidores y firmó acuerdo con la empresa argentina Mirtrans que pretendía absorber a todos los trabajadores de las empresas que conforman la federación.

Fetrabe considera que, de esta forma, se pone en riesgo el funcionamiento de 14 empresas en las que trabajan 150 personas.

En la Intergremial de Carga creen que se están “jugando los descuentos” del conflicto y advierten que “se soluciona” de una vez o empiezan las medidas “en serio”.

El gerente de la Intergremial, Humberto Perrone, dijo a El País que no quieren aplicar medidas sino llegar a un acuerdo. “Por ahora no se está afectando ningún otro sector de la sociedad y las acciones que se están tomando son en apoyo a Fetrabe. Pero si esto no se soluciona empezaremos a aplicar medidas en otros sectores, exportaciones, importaciones, zonas francas”, advirtió.

Las bebidas de FNC no se están distribuyendo, ya que la empresa argentina no inició sus tareas el lunes por falta de camiones.

“El problema es que no tienen los camiones y que ningún fletero va a ir a levantar la mercadería porque nadie quiere romper un paro de camioneros. Son códigos históricos que se han mantenido en nuestro país”, explicó el abogado.

Varios camiones continúan manifestando en las puertas de la fábrica aunque no hay un bloqueo ya que las puertas tienen libre acceso. Ayer realizaron una movilización alrededor de FNC.

Una delegación de Fetrabe volvió esta semana al Parlamento, en esta ocasión a la Comisión de Transporte, para actualizar a los legisladores sobre la situación del sector.

Robert Batista, abogado y vocero de Fetrabe, había dicho a El País que han recibido apoyo de distintos partidos políticos. Antes habían estado en la Comisión de Legislación de Trabajo de Diputados.

“Los diputados de todos los partidos, por ejemplo el diputado Luis Puig del Frente Amplio, Carmelo Vidalín del Partido Nacional, el diputado Fernando Amado del Partido Colorado rechazaron esta decisión de FNC de no sentarse a negociar. Dijeron que iban a invitar a FNC a concurrir al Parlamento para que dé explicaciones”, sostuvo.

De la situación está al tanto también el ministro de Transporte, Víctor Rossi, quien se mostró “muy preocupado”.

El ministro había dicho a El País que la directiva de la Intergremial del Transporte Profesional de Carga lo puso al tanto de la situación y que prometió actualizarlo sobre el desarrollo de los acontecimientos. “No tengo elementos para opinar y cualquier comentario mío podría no ayudar”, señaló.
Piden controlar más el monopolio de empresas.

Fetrabe insiste en que FNC “disfruta de una posición monopólica y recibe un subsidio que representa unos US$ 10 millones anuales” y que se le debe pedir que respete a las pequeñas y medianas empresas con las que trabajaba”. Al grupo se le devuelve el 40% del Impuesto Específico Interno (Imesi) que grava la venta de cerveza.

Ernesto Toledo, vicepresidente de la Intergremial del Transporte Profesional de Carga, había dicho a El País que los contratos de las empresas transportistas establecían la exclusividad, por lo que no les será fácil a las afectadas seguir trabajando en el rubro. Mientras Coca-Cola controla el 64% de las bebidas refrescantes sin alcohol, Ab in Bev tiene alrededor del 97% del mercado de la cerveza luego de adquirir las tres marcas tradicionales de Uruguay.

El País