Venezuela aboga ante la ONU por el fin de la colonización israelita en Palestina

El embajador de la República Bolivariana de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, abogó este jueves por el fin de la agresión y la colonización de Palestina por parte de Israel.

“Nuestro país aboga por el cese inmediato del proceso de colonización del que es víctima el pueblo palestino. Debe cesar la política de demolición de viviendas palestinas y de construcción de asentamientos israelitas en los territorios ocupados, en violación de todas las disposiciones internacionales”, expresó Ramírez, durante la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU transmitido por Telesur.

En nombre del Gobierno venezolano llamó a Israel a detener el proceso de expulsión y colonización de las tierras palestinas, “hecho del que el Consejo de Seguridad lleva más de 50 años deliberando, sin que a la fecha se haya puesto coto a esta agresión”.

“Nos preguntamos hasta cuando este Consejo seguirá siendo incapaz de consensuar una acción decidida a favor de los derechos legítimos del pueblo palestino sobre su territorio. Es hora de que tome una posición firme a favor de la paz, la justicia y la esperanza de un pueblo que clama por una solución duradera integral. No se puede evadir y diluir este tema, ya que el Consejo de Seguridad es el espacio natural para debatir e impulsar la solución de este asunto “, planteó.

El diplomático instó a la ONU a reconocer a Palestina como un Estado. “Este Consejo puede dar su recomendación a la Asamblea General de ONU, en la dirección de incorporar a Palestina como miembro de pleno derecho en las Naciones Unidad. Esta sería una señal positiva, en base a la coexistencia de dos Estados (palestino e israelí)”, afirmó durante el debate.

“Venezuela respalda todas las iniciativas que ayuden al pueblo Palestino a ejercer su derecho a la libre autodeterminación, expresó, al tiempo que recordó, que la adhesión palestina a diversos instrumentos jurídicos internacionales, en el ámbito de los derechos humanos, constituyen “una manifestación completa del compromiso de sus autoridades con el respeto del derecho internacional”.

En su intervención, Ramírez manifestó que el Gobierno venezolano condena la actitud belicista de Israel y el impacto de sus agresiones en la región del Medio Oriente.

“Israel continúa haciendo uso de la fuerza contra una población que se encuentra ignorada y desasistida en sus derechos. Es preciso evitar que el extremismo violento logre arraigarse en este territorio, porque podría empeorar la ya conflictiva situación que se vive en el Medio Oriente”, alertó.

Al respecto, señaló que el plan de paz árabe, y la propuesta de Francia para que el Consejo de Seguridad promueva una resolución que permita abrir el camino a las negociaciones de paz, y ponga fin a la ocupación, “son fórmulas que tienen un denominador común, el cual es el logro de una solución definitiva al conflicto”.

“El 70 aniversario de la Organización de Naciones Unidas (ONU) nos obliga, moral y políticamente, a redoblar esfuerzos para poner fin al colonialismo y la ocupación extranjera”, aseveró.

Hasta 1947, Palestina era un territorio íntegro donde convivían musulmanes, cristianos y laicos. Ese mismo año, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó la partición del país para dar paso a la creación de Israel, único Estado judío en el mundo, que tuvo el automático respaldo de Estados Unidos.

El 14 de mayo de 1948 fue declarada la independencia de Israel y, desde ese entonces, se inició la anexión por parte de Tel Aviv de los territorios palestinos.

En la actualidad, Palestina posee apenas un 12% de su territorio histórico. Aunque la ONU ha emitido resoluciones que prohíben el avance de Israel sobre esas tierras, el gobierno hebreo aplica una política de apoyo a los denominados “colonos judíos”, quienes ingresan en viviendas palestinas junto a las fuerzas de seguridad y expulsan a sus habitantes.

La ONU además ha aprobado decenas de resoluciones que convocan a la creación de dos Estados, respetando las fronteras anteriores a la Guerra de los Seis Días, demanda que Israel ha descartado de forma sistemática.

El caso paradigmático es la Franja de Gaza, pequeña porción territorial en la rivera del Mar Mediterráneo. Esta región, gobernada desde 2006 por el Movimiento de Resistencia Islámica Hamas, se encuentra bloqueada comercial y económicamente.

AVN