Colombia-Venezuela: Ante OEA y Unasur, Santos denunciará violaciones a derechos humanos de colombianos en la frontera

La reunión, que tratará la crisis fronteriza con Venezuela, se llevará a cabo el próximo 3 de septiembre en Quito.

El secretario general de la Unasur, el expresidente colombiano Ernesto Samper, dijo este lunes en Montevideo que coordina junto con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay, que preside el bloque hasta abril de 2016, la reunión de cancilleres solicitada por Colombia para tratar la crisis fronteriza con Venezuela.

“Estamos trabajando activamente con la presidencia pro témpore de Uruguay para la reunión de cancilleres que ha sido solicitada por Colombia. Se está encontrando la mejor manera de que puedan concurrir todos los cancilleres”, informó a la prensa el titular de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El pasado viernes, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, anunció que dicho encuentro se llevará a cabo el próximo 3 de septiembre en Quito, sede de ese organismo.

El objetivo es tratar el cierre del principal paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, ordenado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, con el argumento de combatir el contrabando y a supuestos paramilitares.

Colombia pretende exponer ante los cancilleres suramericanos la crisis humanitaria desatada por la deportación de más de un millar de sus ciudadanos que vivían en el estado venezolano de Táchira, lo que generó un éxodo masivo de al menos otros 4.000 temerosos de correr la misma suerte.

Poco antes de abrir la reunión del Consejo Suramericano sobre el Problema Mundial de las Drogas en Montevideo este lunes, Samper afirmó que la Secretaría General de la Unasur “ha venido proponiendo salidas, soluciones que serán seguramente consideradas por este Consejo de Cancilleres” solicitado por las autoridades colombianas.

El representante máximo del bloque, quien también es expresidente de Colombia, manifestó además su “seguridad” de que “en ese escenario de los cancilleres”, ambos países “van a poder encontrar una salida a la crisis fronteriza que actualmente está afectando a muchas personas” de los dos lados en cada uno.

El presidente Maduro ordenó clausurar parte de su frontera con Colombia el 19 de agosto después de que tres militares y un civil resultasen heridos en un ataque de supuestos contrabandistas en la zona limítrofe a lo que sumó, dos días después, el decreto de estado de excepción en la zona.

El cierre fronterizo fue ampliado a la totalidad de los municipios que colindan con Colombia del estado Táchira el viernes pasado y se reforzó la zona con tres mil soldados más en la lucha que mantiene el Gobierno contra el contrabando y el hampa en la zona.

Colombia y Venezuela comparten una frontera de 2.219 kilómetros con tres puestos migratorios terrestres en Paraguachón (La Guajira), Cúcuta (Norte de Santander) y Arauca (Arauca), y uno fluvial en Puerto Carreño (Vichada).

El restante se trata de cruces ilegales, muchos de ellos en zonas selváticas.

El Espectador

Colombianos en Venezuela expondrán a Unasur la “realidad” de sus DD.HH. en el país

santos - col

Los connacionales solicitaran a Unasur una audiencia donde hablarán de las condiciones en las que viven y pedirán que se respeten los derechos de las personas repatriadas.

El presidente de la Asociación de Colombianos en Venezuela, Juan Carlos Tanus, anunció este lunes que solicitará en los próximos días una audiencia a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para “exponer la situación real de los derechos humanos” de la comunidad en el país.

“La Asociación de colombianos y colombianas en Venezuela va a solicitarle a la Unasur una audiencia para exponer la situación real de los derechos humanos (…) para exponer la situación, cómo vivimos aquí y quién realmente viola o ha violado los derechos humanos de la comunidad que está en territorio venezolano”, dijo Tanus en una entrevista en la estatal VTV.

Reveló que los detalles sobre esta petición se harán públicos esta semana.

Desde el cierre de la frontera con Colombia por el estado venezolano de Táchira ordenado por el presidente Nicolás Maduro, autoridades colombianas y organismos internacionales han solicitado a Venezuela que respete los derechos humanos de los repatriados o de las personas que deciden regresar a Colombia de forma voluntaria.

Las quejas vienen por los malos tratos denunciados, dicen, por los colombianos identificados en situación de ilegalidad o señalados por el Ejecutivo venezolano como contrabandistas o “paramilitares” durante los operativos ejecutados en esta zona fronteriza.

La clausura de los pasos por esta región la decidió Maduro el 19 de agosto después de que tres militares y un civil resultasen heridos en un ataque de supuestos contrabandistas en la zona limítrofe, y para lo que alegó la lucha contra el contrabando y la inseguridad en esta frontera.

Dos días después el jefe del Ejecutivo decretó el estado de excepción en la zona y el pasado viernes amplió el cierre fronterizo a la totalidad de los pasos por el Táchira y que suman alrededor de 160 kilómetros del total de poco más de 2.200 kilómetros de frontera que comparten Venezuela y Colombia.

Según el último balance oficial de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD) colombiana, casi 1.100 colombianos han sido devueltos a su país por Venezuela y otros 7.162 han abandonado voluntariamente la nación petrolera.

Para tratar la situación fronteriza está previsto que los cancilleres de la Unasur se reúnan el próximo 3 de septiembre en su sede en Ecuador.

El Espectador

Ante OEA y Unasur se presentarán violaciones a DDHH de colombianos: Santos

col

Dijo que Colombia continuará buscando una salida diplomática y evitará una confrontación directa con Venezuela.

El presidente Juan Manuel Santos aseguró que Colombia continuará agotando las vías diplomáticas para resolver los problemas con Venezuela.

Afirmó que existen normas internacionales a las que puede acudir el país para defender los derechos de los connacionales, y denunciar las violaciones que se vienen cometiendo a sus derechos humanos, y sostuvo que eso se puede hacer con diálogo y con diplomacia.

Se buscará que las instancias multilaterales “puedan opinar, intervenir, ser conscientes de la situación, de ahí que le haya pedido a la canciller convocar a los cancilleres de la OEA y los de Unasur, que son las 2 instancias que tenemos regionales para ponerlos en conocimiento de la situación”.

Se llevará ante estos organismos una posición de protesta, como la que se ha mantenido hasta el momento, “de reclamo, cuando uno ve lo que está sucediendo y la violación a los derechos fundamentales a nuestros compatriotas…”

Agregó que son los protocolos diplomáticos que se deben seguir, “manteniendo el diálogo, sin que eso quiera decir que es una demostración de debilidad, todo lo contrario, uno puede combinar la firmeza que no quiere decir gritar más, sino firmes y al mismo tiempo usar los procedimientos de la democracia que es como se deben arreglar los problemas de naciones civilizadas”.

Dijo además que continuará buscando una concertación y evitará una confrontación directa con el vecino país. “Colombia es una nación civilizada y continuará por ese camino, firme y con toda la prudencia del caso defendiendo sus intereses y sus derechos”, manifestó el presidente Santos.

El mandatario destacó la unidad en el país que se generó en torno a la problemática con Venezuela y lamentó que el tema llegará al nivel de organizaciones multilaterales como Unasur o la OEA, pero confía en que allí, en estas instancias se pueda arreglar la situación y se eviten nuevas vulneraciones a connacionales que residen en ese país.

Caracol

 

Volver