25 consideraciones sobre el cierre de la frontera (Colombia-Venezuela) – Por Oscar Javier Forero

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

1.- El cierre de frontera es una decisión soberana de cada país.

2.- Las decisiones fronterizas deben, preferiblemente, ser bilaterales, dialogadas, coordinadas.

3.- Las fronteras deben servir para complementarse, atenderse como verdaderos hermanos, más aun en el caso de Colombia y Venezuela que poseen orígenes históricos y culturales muy similares.

4.- Es indudable e innegable que en el caso de la frontera colombo-venezolana se ha carecido de verdadera hermandad; históricamente el Estado colombiano ha desatendido a los pobres de su país, transfiriéndole la carga social al Estado venezolano.

5.- Si el Estado venezolano calculará la inversión social, de salud, vivienda, educación, cultura, recreación, etc. que ha efectuado en beneficio de los más de 5 millones de colombianos que han ingresado a su territorio, Colombia no tendría forma de pagarle.

6.- Es innegable que muchos fenómenos sociales relacionados con la inseguridad han cruzado la frontera, es decir, han llegado desde Colombia: El sicariato, la clonación de tarjetas, varios métodos de fraudes bancarios, la expansión del secuestro, algunas modalidades de hurto (paquete chileno, burundanga, entre otros), el paramilitarismo, el desmembramiento de cuerpos, la guerra entre carteles, etc.

7.- Es también innegable que la gran mayoría de los millones de colombianos que han cruzado la frontera han generado aportes enormes para el desarrollo de la sociedad venezolana, su fuerza laboral ha dinamizado el PIB venezolano, amas de casa, obreros, campesinos, técnicos y hasta intelectuales han dado todo de sí para ver crecer a Venezuela.

8.- Gracias a Chávez los colombianos dejaron de ser “extraños” en la tierra de Bolívar. Chávez nos hizo vernos como iguales, reconoció la hermandad de ambos pueblos y hoy día miles de colombianos defenderían hasta con su vida a esta patria de Bolívar (Cosa que no todos los venezolanos harían).

9.- La persecución a los colombianos es un retroceso social, es un fenómeno propio de la IV República.

10.- Como característica propia del capitalismo, esta crisis binacional, afecta sola y únicamente a los pobres. Antes del cierre de la frontera la situación afectaba a los pobres de Venezuela por factores como escasez y alto costo de la vida (la cual aún persiste); ahora, después del cierre de frontera, afecta a los pobres de Colombia.

11.- Podríamos estar a las puertas de una posible hambruna: Cerca del 15% de los niños menores de 5 años en Colombia padecen de desnutrición crónica, el 30% padece de anemia, 6 millones de habitantes se encuentran desplazados dentro de su propio territorio y más de 10 millones de personas consumen y podrían dejar de consumir de forma intempestiva productos venezolanos. Se deben tomar medidas binacionales que mitiguen ésta muy latente situación.

12.- Cifras oficiales dicen que 1071 colombianos han sido deportados, todos, absolutamente todos son pobres. Ningún neo rico del contrabando, ahora propietario de grandes fincas, comercios, etc. ha sido ni será deportado.

13.- Hasta el día de hoy, martes 25 de septiembre de 2015, no ha sido detenido ni un sólo alto funcionario venezolano, y ni un sólo capo de la mafia del contrabando y la legitimación de capitales. Si bien muchos de los detenidos han infringido la Ley, todos son pobres: choferes, vigilantes, depositarios, analistas, secretarias, etc. Ni un sólo pez gordo.

14.- Las mafias siguen intactas, muestra de ello es que al día de hoy, el dólar paralelo continúa su ascenso encontrándose en 721 bolívares.

15.- Las colas que se hacían por la gasolina en San Cristóbal se movilizaron ahora a la ciudad de Cúcuta. Muy seguramente comenzará a pasar lo mismo con los alimentos.

16.- Alegrarnos porque esto ocurra es tan absurdo, ridículo e inhumano como cuando los medios fascistas colombianos entraban en éxtasis al ver al pueblo venezolano padeciendo las colas.

17.- Mantener cerrada la frontera por tiempo indefinido es tan inviable como pretender que Venezuela no tome acciones ante el ataque permanente que producen las mafias desde Colombia.

18.- Más allá del cierre de frontera queda pendiente la tarea principal: ¿De qué forma se va a recuperar el valor de nuestra moneda?, ¿De qué forma se neutralizaran las casas de cambio y las grandes mafias?

19.- Mientras no se resuelva el problema de la depreciación inducida de nuestra moneda, mientras no se hable de definir una sola y única tasa de cambio y mientras Colombia continúe cobijando las casas de cambio el contrabando continuará siendo rentable y atractivo.

20.- La enorme rentabilidad del contrabando, sumado a los altos índices de pobreza y exclusión en el vecino país, generará nuevas formas de movilización de alimentos hacia Colombia.

21.- Este problema se soluciona con integración, con dialogo, con presión diplomática. El nombre de República BOLIVARIANA de Venezuela no puede ser un simple calificativo, el hecho de hacernos llamar BOLIVARIANOS nos obliga a ser profundamente integracionistas, ser Bolivariano sin integración es contradictorio; ser revolucionario con xenofobia es una perversión.

22.- Se habla del cierre de la frontera con Colombia como herramienta para detener el contrabando de alimentos, medicinas y gasolina. Pero ¿Y el contrabando que se va hacia Brasil?, ¿Guyana?, ¿Trinidad? ¿Y hacia las demás Islas del Caribe?. Las mafias que operan en estas fronteras continúan intactas, ni siquiera se mencionan. Tampoco se habla del contrabando de minerales: Oro, Coltán, Diamantes, etc.

23.- Los medios colombianos y el uribismo alientan el conflicto, promueven el falso patriotismo para acusar a Venezuela. Para ellos es indignante y penosa la forma en que salen los colombianos de Venezuela; lo que no dicen es lo indignante y penoso en que más de 5 millones de colombianos tuvieron que llegar a un país en el que no nacieron, a buscar la educación, la vivienda, la salud y la tranquilidad que en su patria no conseguían.

24.- La frontera colombo-venezolana debe transformarse: Las mafias instaladas lo ven como el lugar para reproducir y legalizar sus capitales; los gobiernos la ven como el rincón no deseado de su país con ciudadanos de segunda clase; y las oligarquías la ven como el lugar para pagar sueldos de miseria.

25.- Seria un craso error si se atiende el tema fronterizo sólo como una forma de “obtener votos”. A la fecha no se menciona la engavetada Ley de Fronteras, tampoco la Ley de Comercio Electrónico, ni se muestran al país los responsables de que se haya llegado a esta situación. En la Venezuela Bolivariana de 2015 el populismo no debe tener cabida.

Oscar Javier Forero. Economista e investigador venezolano.

Aporrea