Desfiles y actos por los 194 años de la Independencia de Centroamérica

Centroamérica celebró ayer el 194 aniversario de su independencia de la Corona española con desfiles coloridos y llamamientos a la “unidad”, como vía para enfrentar acuciantes problemas regionales como la violencia y la pobreza.

Las celebraciones se registraron en Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua, marcadas por desfiles estudiantiles y de autoridades.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, hizo un llamamiento a Centroamérica para buscar “vivir cada vez con mayor paz y justicia” y expresó su aspiración de que la región llegue “al bicentenario” con “pueblos más felices, más libres de temor y de necesidades”.

Centroamérica, con alrededor de 50 millones de habitantes, la gran mayoría pobres, es azotada por altos índices de violencia que dejan miles de muertos cada año.

Las autoridades atribuyen la situación a la acción del narcotráfico trasnacional, que trasiega la droga producida en sur del continente hacia Estados Unidos, y del crimen organizado conexo como las pandillas.

“Centroamérica camina por los rumbos del mundo buscando un futuro de prosperidad para sus pueblos, muchas veces con dificultades y tropiezos, pero inspirada en valores que en ese momento hicieron posible la independencia y que permitieron a la región encontrar el horizonte que todavía hoy perseguimos de prosperidad, justicia y desarrollo con sostenibilidad”, indicó Solís.

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, destacó que los próceres de la independencia soñaron con “nuevo orden social, cultural, económico y político en el marco de una Centroamérica unida”.

“Está demostrado” que la región tiene una tradición integracionista, y los retos internacionales requieren una América Central “unida”, para lo que “hay que realizar acciones comunes que permitan concretar el cumplimiento de áreas prioritarias, como la unión aduanera, la gestión integral del riesgo y el cambio climático”, añadió.

El Salvador celebra la independencia en momentos críticos de violencia, con un registro de 4.246 asesinatos en los primeros ocho meses de este año, 1.709 más que en el mismo lapso del 2014, según datos oficiales.

El gobernante de Honduras, Juan Orlando Hernández, abogó por la unidad de la familia hondureña en un mensaje conmemorativo de la independencia, una fecha que, de nuevo, estuvo marcada por festejos por separados del oficialismo y la oposición.

“La unidad de la familia hondureña debemos mantenerla, podemos pensar diferente, pero somos hijos de la misma patria que se llama Honduras y somos hijos de Dios nuestro creador”, dijo el gobernante frente a la sede del Banco Centroamericano de Integración Económica, donde además fue leída el Acta de Independencia de los países de Centroamérica del 15 de septiembre de 1821.

En otro extremo de la capital, el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) y el Partido Libertad y Refundación (LIBRE), cuyo coordinador general es el derrocado expresidente Manuel Zelaya, celebraron otro desfile paralelo, en el que condenaron la corrupción y la impunidad y exigieron la renuncia del presidente Hernández.

Además los opositores exigieron la creación de una comisión internacional contra la impunidad en Honduras, similar a la comisión patrocinada por la ONU que destapó escándalos de corrupción en Guatemala que costaron la Presidencia a Otto Pérez Molina (2012-2015).

Al grito “¡que viva Guatemala!”, el nuevo mandatario de Guatemala, Alejandro Maldonado, inauguró este martes el desfile por la independencia, que fue encabezado por los caballeros cadetes de la Escuela Politécnica.

Maldonado, que asumió el Gobierno de Guatemala el pasado 3 de septiembre, cuando el Congreso aceptó la renuncia que presentó Pérez Molina para poder enfrentar a la Justicia por un caso de supuesta corrupción que lo mantiene en prisión preventiva, no ofreció un discurso por la ocasión.

En Nicaragua, el Gobierno invitó a la población a celebrar “con amor” el aniversario de la independencia, y miles de escuelas públicas conmemoraron la efeméride con desfiles en sus barrios y ciudades de origen.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, presidió un desfile nacional de estudiantes la noche de este lunes, para conmemorar la Independencia y la “Batalla de San Jacinto” (1856), un hecho que tiene la misma importancia que la emancipación en el país centroamericano.

El País

EPN encabeza 205 aniversario de Independencia de México

Con una arenga similar a la que pronunció en 2013 y 2014, el presidente Enrique Peña Nieto recordó anoche a los héroes que iniciaron hace 205 años la Gesta de Independencia de México.

En punto de las 10 de la noche con 58 minutos, el mandatario federal salió de su despacho en Palacio Nacional acompañado de su esposa, Angélica Rivera, y enseguida el general Roberto Miranda, jefe del Estado Mayor Presidencial.

Juntos caminaron por los salones Embajadores, Azul, Morado y Verde, donde recibieron el saludo de los invitados especiales, en su mayoría integrantes del gabinete legal y ampliado con sus familias, así como de los representantes de los Poderes Legislativo y Judicial.

En el Salón de Recepciones, el presidente Enrique Peña Nieto se encontró con la escolta formada por cadetes del Colegio del Aire, quienes le rindieron honores a su investidura y le hicieron entrega del lábaro patrio.

Enseguida, el titular del Ejecutivo se dirigió al balcón de Palacio Nacional para en punto de las 11 de la noche hacer repicar en cuatro ocasiones la campana de Dolores y vitorear a los héroes patrios:

“Mexicanos, ¡Vivan los héroes que nos dieron patria y libertad! ¡Viva Hidalgo! ¡Viva Morelos! ¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez! ¡Viva Allende! ¡Viva Aldama! ¡Viva Galeana! ¡Viva Matamoros! ¡Viva Guerrero! ¡Viva la Independencia Nacional! ¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!”.

Espectáculo multicolor

Luego de ondear la bandera y devolverla a la escolta, el mandatario federal entonó el Himno Nacional y regresó al balcón junto a la primera dama y sus hijos para disfrutar del espectáculo pirotécnico, el cual se prolongó durante 10 minutos.

La fiesta multicolor fue celebrada también por los invitados especiales que se colocaron en los distintos balcones de Palacio Nacional y las aproximadamente 40 mil personas reunidas en la Plaza de la Constitución, a la cual comenzaron a llegar desde el mediodía.

En uno de los balcones de Palacio Nacional platicaron los presidentes de las Mesas Directivas del Senado de la República y de la Cámara de Diputados, el panista Roberto Gil Zuarth y el perredista Jesús Zambrano Grijalva, respectivamente, así como el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales.

Antes de retirarse de Palacio Nacional, el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa se despidieron de los cerca de 300 invitados que acudieron a esta tradicional ceremonia con motivo del inicio de la Gesta de Independencia.

La Plaza de la Constitución quedó desocupada de visitantes cerca de la medianoche.

Los asistentes a la verbena popular en el Zócalo iniciaron la celebración desde la tarde, y presenciaron la presentación de varias agrupaciones musicales.

Excelsior