Gobierno presenta plan de ajuste y organizaciones anuncian marchas

La entrega hoy del Plan de Ajuste Fiscal, herramienta a la que la administración de Alejandro García Padilla apuesta para sacar a Puerto Rico de su profunda crisis económica, coincide con la visita del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo,   figura con vasta experiencia política que se une a la lucha por la recuperación  del País.

Cuomo, quien tras llegar anoche con miembros del  liderato boricua demócrata en la diáspora se presentó a La Fortaleza, daría un espaldarazo a la agenda  de García Padilla o, al menos, ayudaría a que el debate sobre la crisis y sus posibles soluciones trascienda el contexto local.

“Estamos agradecidos por el apoyo que nos brinda el gobernador Cuomo y la delegación que lo acompaña. Puerto Rico enfrenta grandes retos y contar con aliados que hayan tenido experiencias similares, particularmente en el acceso y manejo de fondos de Medicaid, es esencial. Tener a funcionarios electos brindándonos su ayuda y otros servidores públicos estatales ofreciendo su pericia es trascendental en estos momentos”, destacó García Padilla anoche.

La concejal de la ciudad de Nueva York, la puertorriqueña Melissa Mark Viverito, espera que con la información que recopile la delegación que llegó a Puerto Rico, Cuomo pueda impulsar iniciativas que ayuden a resolver la crisis fiscal y de salud que enfrenta este país.

Pero dejó claro anoche, en una entrevista con El Nuevo Día durante la recepción de bienvenida en la mansión ejecutiva, que se necesitará la unión y determinación de todos los puertorriqueños, así como un verdadero liderato del Gobierno y los funcionarios locales para lograr resultados positivos a largo plazo.

“Sabemos que hay mucha influencia que puede aportar la comunidad. En Florida se está hablando de hacer algún tipo de movilización en Orlando, por lo menos agrupar a los líderes. La gente tiene que entender el poder de convocatoria (que tiene), ya sea (mediante) llamadas, hacer manifestaciones”, afirmó.

Recordó el movimiento masivo internacional que se creó para lograr que la Marina de Guerra de Estados Unidos saliera de Vieques. “Lo que logró la victoria para Vieques fue la solidaridad de la comunidad puertorriqueña en la diáspora y que ese esfuerzo fue más allá, fue de los sindicatos y otros grupos. Eso es lo que necesitamos ahora también”, reiteró.

Pero del liderato local también dijo esperar acciones concretas y que diseñe un buen plan a largo plazo. “Hay que ver qué ofrece el liderato local para resolver la situación. Yo no he visto plan. Si hay algo, me gustaría verlo”, afirmó la concejal.

Al igual que el país, Mark Viverito espera por el plan fiscal que García Padilla está por presentar, según se ha dicho hoy. “No es solamente un plan de austeridad (lo que hace falta)”, advirtió, sin embargo. “Esto es un problema estructural que requiere un plan a largo plazo”, puntualizó.

Blindado

Cuomo, invitado por García Padilla, discutirá temas relacionados a la crisis fiscal y de salud.  Lo acompañan los congresistas Nydia Velázquez y Charles Rangel; Mark Viverito; el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz, hijo; el fiscal general del estado, Eric Schneiderman; el presidente de la Cámara de Representantes, Carl Heastie; el contralor Scott Stringer; el comisionado de Salud, Howard Zucker; y el director estatal de Medicaid, Jason Helgerson.

“Una voz como la del gobernador de Nueva York es, sin dudas, un activo para los esfuerzos que tienen que realizarse, tanto en el Congreso como en el Ejecutivo federal. Conocer de cerca la problemática del País, le ayudará a ser efectivo a la hora de abogar por nuestras causas”, dijo  el secretario de Estado, David Bernier.

El comisionado residente, Pedro Pierluisi, destacó que hace unos años Nueva York también pasó por una difícil situación fiscal, que logró superar con “políticas pro crecimiento” implementadas por líderes con capacidad y experiencia. “Hay que reconocer que, como estado, Nueva York tenía a su disposición herramientas, como el Capítulo 9 del Código de Quiebras federal, que Puerto Rico no tiene para ayudarlo a salir de la crisis. Pero cualquier contribución positiva que pueda hacer el gobernador Cuomo será bien recibida”, indicó.

Para el presidente del Partido Demócrata en  la Isla, Roberto Prats, la visita de Cuomo permite que el reclamo de inclusión de Puerto Rico en el Capítulo 9 del Código de Quiebras federal, “entre en el debate de opinión pública en pleno ciclo de elecciones presidenciales”. A su juicio, Cuomo y los líderes  que lo acompañan “pueden poner presión” en el Partido Republicano, que actualmente domina el Congreso, para que se dé paso a los remedios que Puerto Rico solicita. Al final del día, la visita de Cuomo podría, incluso,  ayudar a definir el voto de los boricuas en la diáspora.

Kenneth McClintock, “national committeeman” del Partido Demócrata en  la Isla, agradeció “toda ayuda” de Cuomo, pero criticó la posibilidad de que este conozca los detalles del Plan de Ajuste Fiscal antes que los políticos locales. “Hubiese sido preferible que el viaje y la reunión con García Padilla hubiesen sido días después de la entrega del plan; habría menos connotaciones partidistas y se hubiese podido reunir con otras figuras del patio”, aseveró.

A la expectativa

La visita de Cuomo mantenía ayer a la expectativa a diversos sectores de la salud, que esperan que el gobernador neoyorquino  promueva el trato igualitario a los pacientes en la Isla y mejoras en los servicios médicos.

“(Cuomo) está trayendo parte de su equipo para aprender más de nosotros, de nuestros problemas y trabajar en conjunto para identificar áreas en las que pueda proveer asistencia. Ha hecho cosas maravillosas en Nueva York. Creo que con su compromiso y liderato por la salud podría poner a la disposición su experiencia”, dijo Theresa Bischop, presidenta de la entidad Salud para Culebra y miembro de la Junta de Directores de la Coalición para Atender la Crisis de Salud en Puerto Rico, presidida por su esposo, el sindicalista Dennis Rivera.

Jaime Plá, presidente de la Asociación de Hospitales y  también miembro de la Coalición, cifró sus esperanzas en que Cuomo y su equipo hagan un frente común por la igualdad en el trato a los pacientes. “El reto mayor realmente es hacerle entender al gobierno de Estados Unidos que aquí hay un problema de disparidad y que ellos lo pueden resolver; hacerle entender que esto es posible. Algunas cosas requieren legislación, pero creemos que hay un por ciento alto de cosas que se pueden resolver administrativamente”, planteó.

El doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, indicó que su mayor expectativa es que Cuomo conozca sobre el sesgo en estimación del alquiler usado por Medicare para determinar la compensación de los galenos. Un estudio encomendado por el Colegio halló que los Centros para Servicios Medicare y Medicaid otorgan el estimado más bajo de renta a Puerto Rico, precedido por Manhattan, por lo que las asignaciones son menores a las de otras jurisdicciones. “(De lograrse la paridad) habría un aumento significativo en la cantidad de fondos que reciben tanto los proveedores como los beneficiarios de Medicare”, dijo.

Mientras, el senador Nadal Power dijo que si Puerto Rico logra la paridad de fondos Medicare y Medicaid, el Fondo General recibiría “un respiro”, ya que al año aumentan las aportaciones de ese pote para sufragar el Plan de Salud del Gobierno.

“Esos fondos que se liberen pueden usarse para fomentar el desarrollo económico del País”, concluyó el legislador.

El Plan de Ajuste Fiscal llega a La Fortaleza 10 días después de la fecha original de entrega, ya que el propio gobernador le dio una prórroga al Grupo de Trabajo para la Recuperación Económica de Puerto Rico, creado en junio pasado  para la elaboración del documento.

El equipo -integrado por el secretario de la Gobernación, Víctor Suárez; la presidenta del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), Melba Acosta; el secretario de Justicia, César Miranda; y los presidentes legislativos, Eduardo Bhatia y Jaime Perelló- tomó como base el informe preparado por la economista Anne Krueger, quien concluyó que la tendencia de gasto público, junto al servicio de la deuda de la Isla, es insostenible.

Así, el Plan de Ajuste Fiscal estaría planteando la inyección, en los próximos cinco años, de $1,500 millones de ingresos propios en mejoras de capital que provendrían de tres fuentes: la reestructuración de la deuda, un recorte de $1,000 millones en gastos operacionales, y un aumento de $1,000 millones en ingresos.

Contemplaría, entre otras cosas, la extensión de la Ley de Sostenibilidad Fiscal hasta el año 2025, la consolidación y cierre de escuelas públicas,  y un corte en los gastos de salud. Requeriría, además, completar la reforma del Sistema de Retiro de Maestros, eliminar los bonos mandatorios de los empleados públicos -como el de Navidad-, reducir los días de vacaciones y de enfermedad, y fusionar agencias y corporaciones públicas.

A partir de hoy, el equipo ejecutivo de García Padilla analizaría el Plan de Ajuste Fiscal, que luego sería enviado a la Legislatura para que inicie su discusión pública. El presidente de la Comisión de Hacienda y Finanzas Públicas del Senado, José R. Nadal Power, aseguró ayer estar preparado para convocar vistas públicas tan pronto el Ejecutivo envíe su proyecto.

El Nuevo Día

Marcharán contra el Plan de Ajuste Fiscal

Organizaciones sindicales, religiosas y educativas realizarán una marcha este viernes para criticar lo que se espera sean las propuestas del Plan de Ajuste Fiscal que se supone el Grupo de Trabajo para la Recuperación Fiscal y Económica entregue hoy al gobernador Alejandro García Padilla.

Roberto Pagán, presidente del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores (SPT), reiteró que no hay líderes sindicales trabajando con este plan y que las propuestas que serán presentadas lo que buscan es limitar los derechos adquiridos, privatizar agencias de gobierno, reducir los programas de beneficencia social y garantizar el dinero de los grandes intereses y los bonistas.

La manifestación será el viernes a partir de las 3:00 p.m. desde el parque Luis Muñoz Rivera en San Juan hasta el Capitolio. Participarán, entre otras organizaciones, la Asociación de Profesores Universitarios, el Consejo General de Estudiantes de la Universidad de Puerto Rico, la Iglesia Metodista y diversas uniones como la Central Puertorriqueña de Trabajadores y la Unión General de Trabajadores . Participará además el Centro de la Mujer Dominicana, la Iglesia Evangélica Luterana y la Alianza SEIU, entre otros.

Además, la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) confirmó que convocará a su matrícula para que asista a la manifestación.

“Vamos a reclamar que se detengan las medidas de austeridad que el gobierno planifica imponerle al pueblo y cuyos efectos no solo afectarán los derechos laborales, sino que afectan muchos otros sectores como la Universidad de Puerto Rico”, dijo Pagán. “Son medidas que afectan el 90% del país y por eso se han unido varias organizaciones”.
Por orden ejecutiva, el gobernador García Padilla creó el Grupo de Trabajo que se supone prepare el Plan de Ajuste Fiscal. Este plan debió haber sido presentado a finales del mes pasado, pero el gobernador les extendió el término y deberá ser entregado hoy. El Grupo de Trabajo está formado por el secretario de la Gobernación, Víctor Suárez; la presidenta del Banco Gubernamental de Fomento, Melba Acosta; el secretario de Justicia, César Miranda y los presidentes de Cámara y Senado, Jaime Perelló y Eduardo Bhatia, respectivamente. Estos últimos han optado por no formar parte del grupo.

El plan que presentará el Grupo de Trabajo se espera que incluya legislación dirigida a atender las propuestas contenidas en el documento preparado por la economista Anne Krueger y que recomienda varias medidas poco simpáticas, incluyendo eximir a Puerto Rico del pago del salario mínimo federal y una dramática reducción al gasto gubernamental.

Según Pagán, el plan que será presentado seguirá la receta ofrecida por la compañía V2 Action, que según dijo, también prepararon la Ley 7 que bajo el gobierno de Luis Fortuño implicó el despido de empleados públicos.
“Nosotros obtuvimos un documento de trabajo de esa compañía y eso ha sido circulado y describe una serie de medidas que son retrógradas, neoliberales y que, entre otras cosas, plantean la disolución de la beneficencia, reducir el salario mínimo, reducir los días por enfermedad y vacaciones, flexibilizar aún más los derechos laborales de los jóvenes que entran al mundo laboral y propone reducir las aportaciones a la Universidad de Puerto Rico y cerrar recintos”, dijo Pagán. “Para los empleados públicos, propone extender la Ley 66 hasta 2025, que eso reduce una serie de beneficios y congela las negociaciones colectivas y permite la privatización de agencias públicas”.

Este plan, dijo, se ve plasmado en el proyecto de reforma educativa presentado por Bhatia que permite a entidades sin fines de lucro operar escuelas públicas.

“Nosotros vamos a enviar un mensaje bien claro a la Legislatura y el Ejecutivo de que estas medidas no van a ser impuestas sin la movilización del pueblo”, dijo Pagán. “Sabemos que estas propuestas no resuelven la situación fiscal ni nuestros problemas sociales. Todo lo contrario, los ahondan más. Estamos claros que estas medidas son impulsadas por sectores empresariales y bonistas que se están beneficiando de la crisis y pretenden engrosar aún más sus cuentas bancarias a costa del pueblo”.

Contrario a lo que ha dicho la actual administración, Pagán negó que haya sindicatos colaborando en la redacción de este plan.

“Eso es totalmente falso. Que el gobernador acabe de decir cuáles son los sindicatos que están alegadamente trabajando en este plan. Le hemos preguntando a todos los líderes sindicales y todos niegan tener participación”, dijo Pagán. “Vamos a paralizar estas propuestas de austeridad y a reclamar transparencia y participación de los diferentes sectores en la situación de la crisis que vive el país porque solamente se está dando participación al sector empresarial”.

Kevin Robles, presidente del Consejo General de Estudiantes de la UPR dijo por su parte que los recortes que propone tanto el informe Krueger como el plan de V2 Action “atentan contra el derecho a la educación de todo puertorriqueño y puertorriqueña”.

“Pero va más allá de velar por nuestros propios intereses como estudiantes, la comunidad estudiantil se une al reclamo de todos los sectores de este país para dejarle claro al gobierno que más medidas de austeridad son insostenibles y carecen de sentido común”, dijo Robles.

En la manifestación del viernes participará también la Alianza para la Salud del Pueblo, quienes denunciaron que se pretenda cambiar el sistema de salud, pero sin quitar del medio las aseguradoras.

“Es inconcebible que estos llamados expertos no hayan recomendado ningún cambio al modelo que la evidencia internacional demuestra ser el modelo más ineficiente y costoso. Y que, para colmo, estas aseguradoras y el producto que nos han vendido por décadas, son las responsables en gran medida de la situación económica y fiscal que nos encontramos”, dijo Sarah Huertas, de la Alianza para la Salud del Pueblo.

http://elvocero.com/marcharan-contra-el-plan-de-ajuste-fiscal/