Crisis fronteriza: Maduro y Santos acuerdan el retorno de los embajadores y la progresiva normalización de la frontera

Tras una reunión de cinco horas en la capital de Ecuador, los gobiernos de Venezuela y Colombia acordaron una hoja de ruta para normalizar las relaciones que empezará con el retorno inmediato de sus respectivos embajadores.

El mandatario de Ecuador, Rafael Correa, junto a sus homólogos de Venezuela, Nicolás Maduro; de Colombia, Juan Manuel Santos; y de Uruguay, Tabaré Vásquez, leyó la declaración suscrita por Caracas y Bogotá luego de comprometerse a resolver los problemas en la frontera común, sobre la base del respeto mutuo y el derecho internacional.

La agenda de siete puntos contempla, además del retorno de los embajadores, el impulso progresivo de la normalización de la frontera, la promoción de una coexistencia armónica entre los modelos económicos, políticos y sociales de cada país, así como un llamado a la hermandad y la unidad.

Ambos gobiernos también se comprometieron a realizar una investigación de la situación de la frontera colombo-venezolana, con el acompañamiento de las delegaciones de Ecuador y Uruguay, como representantes protémpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), respectivamente.

Para avanzar en este particular, los gabinetes de ambos países se reunirán este miércoles en Caracas para tratar los temas sensibles en una frontera común que abarca 2.119 kilómetros.

Luego de leída la declaración, el presidente Maduro ratificó que la postura de Venezuela es la apuesta al diálogo para resolver cualquier diferencia: “Hemos demostrado que con voluntad política sí se puede”.

“Sólo con la cooperación de ambos países lo superaremos”, dijo. El mandatario venezolano agradeció a su par colombiano por asistir al diálogo y reiteró que en la relación con Bogotá “no existe cabida para el odio, para la intolerancia sino espacio para la hermandad”.

Santos, por su parte, ponderó positivamente el encuentro: “Fue un diálogo respetuoso, sereno y productivo”.

El jefe de Estado colombiano aseguró que su gobierno está “muy comprometido” con el éxito de los grupos de trabajo binacionales que abordarán los temas de seguridad en la zona fronteriza, azotada actualmente por la violencia y el contrabando.

“Nuestro supuesto común es llevar bienestar a los habitantes de la frontera y sólo trabajando juntos y respetando las diferencias es que lo podemos lograr”, dijo Santos, quien agradeció las gestiones de mediación emprendidas por Uruguay y Ecuador para lograr la reunión.

Al término del encuentro, el presidente uruguayo manifestó su satisfacción por los resultados alcanzados y consideró que la superación del impasse entre Miraflores y Nariño, no sólo beneficia a los pueblos hermanos sino “a todos los países que integramos la Unasur”.

“Nos vamos reconfortados del trabajo y la reunión que mantuvimos en la tarde de hoy en la que hemos logrado metas objetivos muy importantes”, dijo Vásquez.

Iniciar nuevo tiempo

El pasado 19 de agosto, tras un ataque del paramilitarismo colombiano en el que resultaron heridos tres efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Venezuela tomó acciones soberanas en el estado Táchira, medidas que posteriormente fueron extendidas a otras entidades limítrofes con Colombia como Zulia y Apure.

Estas acciones soberanas van dirigidas a fortalecer la lucha contra el contrabando de extracción de alimentos hacia la nación neogranadina, así como contra el narcotráfico.

La petición de Caracas fue acordar medidas conjuntas con Bogotá, mediante el diálogo bilateral, en contra del flagelo de la violencia y el contrabando de extracción, así como acciones para erradicar el ataque económico que se perpetra contra el bolívar en las casas de cambio que operan en el lado colombiano.

Sin embargo, no fue hasta la mediación de Ecuador y Uruguay que se consolidó la fecha y el lugar para el encuentro.

Esta tarde, a su llegada a Quito, Maduro adelantó que su deseo era que la reunión permitiera “iniciar un nuevo tiempo de relaciones con Colombia, con su gobierno, con toda la sociedad. Iniciar un nuevo tiempo de respeto, de cooperación, de beneficio mutuo, de paz, de convivencia, de coexistencia”.

Por su parte, el mandatario colombiano dijo el domingo en su cuenta de Twitter que viajaba a Ecuador para la reunión “con las mejores intenciones pero sin grandes expectativas”.

AVN

Estos son los siete puntos acordados tras la reunión Maduro – Santos

Tras la reunión entre los mandatarios Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos, el presidente protémpore de la Celac, Rafael Correa, emitió la declaración donde se acordaron 7 puntos para tratar la situación fronteriza entre Colombia y Venezuela.

Estos son los 7 puntos:

1 . El retorno inmediato de los respectivos embajadores.

2 . Realizar una investigación de la situación de la frontera.

3 . Reunir a los equipos de ministros inmediatamente para empezar a tratar los temas sensibles de la frontera. Reunión que continuará el miércoles 23 de septiembre en la ciudad de Caracas.

4 . La progresiva normalización de la frontera.

5 . La coexistencia de los modelos económicos, políticos y sociales de cada país.

6 . Hacer un llamado al espíritu de hermandad y la unidad, propiciando un clima de mutuo respeto y convivencia.

7 . Continuar trabajando con el acompañamiento de Ecuador y Uruguay.

Tras la emisión de la declaración, los presidentes Maduro y Santos realizaron sus intervenciones.

Desde el Salón Amarillo, en el palacio de Carondelet, el primer presidente en tomar la palabra fue Nicolás Maduro, quien agradeció al mandatario de Ecuador, Rafael Correa, al de Uruguay, Tabaré Vásquez, la Celac y Unasur por “haber logrado con gestiones hechas con autenticidad y transparencia que el presidente Santos y mi persona nos encontráramos. Tuviéramos esta extraordinaria oportunidad de, con franqueza y la verdad de cada quien, echar las bases de un nuevo inicio, reinicio pudiéramos decir, de las relaciones basadas en la cooperación, el respeto y el enfrentamiento común de los problemas que tenemos entre ambas Repúblicas”.

Maduro afirmó que sostuvo un encuentro franco con su homólogo colombia donde “triunfó el díalogo”. “Ha sido una reunión franca, muy clara, pero también pudiéramos decir una reunión en medio de un clima sin lugar a dudas de hermandad. Así lo siento y así lo creo. ¿Quién triunfo? Triunfó la sensatez, el diálogo y lo que debe triunfar siempre: la paz entre nuestros pueblos. La declaración es muy clara”.

Aseguró que a pesar de que los resultados fueron positivos, “No ha estado (la reunión) exenta de dificultad por los temas, pero hemos demostrado que con voluntad política sí se puede”.

“No hay cabida para el odio, la intolerancia ni el ‘revanchismo’, la única cabida que hay es para el diálogo y la superación de los problemas que tenemos”.

Agradeció a Santos “por el diálogo que hemos tenido y espero que con el cronograma que hemos aprobado podamos ir atendiendo los problemas e ir despejando todos los asuntos que hay en la frontera y mas allá”.

Seguidamente tomó la palabra el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien afirmó que “son incidentes que no han debido presentarse. Expresé con toda sinceridad a Maduro que nosotros respetábamos todo lo que hacía Venezuela, si quería cerrar la frontera, si quería deportar a los colombianos que no tuvieran sus papales en regla, está en todo su derecho, lo único que pedíamos era que se respetara el derecho de todos los colombianos”.

“Acordamos restablecer ese camino que ha sido fructífero para los dos países, establecer las instancias que existen en los dientes temas, que nos deben unir para trabajar conjuntamente. Yo entiendo la preocupación de Venezuela con las bandas criminales, con las mafias que están inscrustradas en la frontera. Nosotros también estamos interesados en combatirlas, y la mejor forma es hacerlo juntos”, expresó

Destacó que el narcótráfico “es también un tema que nos obliga a trabajar juntos y por eso establecimos un cronograma para poder afrontar ese flagelo con más efectividad. El tema del contrabando se va a discutir en fechas concretas, donde Ecuador y Uruguay nos van a acompañar para que podamos Maduro y yo hacerle un seguimiento al progreso y obtener verdaderos resultados. Aquí primó la sensatez, fue un diálogo sereno, respetuoso y productivo y me complace mucho poder establecer este diálogo con Venezuela porque cuando dos mandatarios tienen diferencias quienes sufren son los pueblos y por eso estoy muy comprometido. Nos une la lucha”.

Previo a la intervención de Santos y Maduro, el presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, expresó “satisfacción y alegría (…) Nos vamos reconfortados del trabajo y de la reunión que mantuvimos en la tarde de hoy y que ha logrado metas yu objetivos muy importantes no solo para Colombia y Venezuela si no para todo el pueblo latinoamericano por los resultados conseguidos”, dijo.

La situación fronteriza entre Venezuela y Colombia inició el pasado 19 de agosto, cuando el presidente Maduro ordenó el cierre de la frontera con el país vecino desde el estado Táchira, luego de que tres militares venezolanos y un civil fueron víctimas de una emboscada que el mandatario nacional atribuyó a presuntos paramilitares.

Decretó Estado de Excepción en varios municipios de la entidad tachirense. Semanas más tarde ordenó el cierre en el paso fronterizo desde Paraguachón en el estado Zulia, anunciando el Estado de Excepción en tres muncipios y días más tarde en siete más. Otros fueron declarados en Apure.

Panorama

 

Venezuela pone a disposición de Colombia experiencia de misiones para proteger al pueblo

Venezuela puso a disposición de Colombia la experiencia de las misiones sociales para proteger a las comunidades más humildes de la nación neogranadina.

Así lo ratificó el vicepresidente Ejecutivo de la República, Jorge Arreaza, en su cuenta en twitter, en la que recalcó que “la experiencia de las Misiones Socialistas está a disposición de Colombia para proteger a ambos pueblos en la frontera. Con Maduro por la paz”.

El Gobierno Bolivariano ha reafirmado en reiteradas oportunidades su propósito de construir una nueva frontera de paz con Colombia, en la que se respeten las leyes internacionales, y se garantice el bienestar y los derechos humanos de los refugiados, migrantes y ciudadanos por igual.

En Venezuela habitan 5,7 millones de ciudadanos colombianos que han sido incluidos en los programas sociales implementados por Ejecutivo para mejorar las condiciones de vida del pueblo, y que garantizan educación gratuita, asistencia sanitaria, alimentos subsidiados, y viviendas dignas.

De este modo, se estima que un promedio de 150.000 colombianos emigran a Venezuela cada año en busca de oportunidades para tener una vida digna, y escapar de la violencia, el narcotráfico y el paramilitarismo que afectan a la nación neogranadina.

AVN