Evo Morales y Michelle Bachelet se preparan para el fallo de La Haya del jueves

Evo pide instalar una vigilia para esperar fallo de la CIJ

En los edificios públicos del país se izará la bandera de la reivindicación marítima a partir de hoy. La instrucción fue impartida ayer por el presidente Evo Morales, quien explicó que la medida es parte de una vigilia para esperar el fallo que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) anunciará el jueves.

A las 09.00 (hora boliviana), el presidente de este alto tribunal, el francés Ronny Abraham, leerá el dictamen en una sesión que durará cerca de media hora. Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, junto a los ministros de Estado, seguirán el desarrollo de la audiencia —que tendrá lugar en La Haya (Holanda)— en el Palacio Quemado.

“Hemos decidido hacer una vigilia desde mañana (por hoy) en todas las instituciones del Estado Plurinacional (es decir) alcaldías, gobernaciones, Palacio (Quemado), Legislativo, ministerios y en las sedes sindicales del movimiento indígena y obrero (donde se deberá) izar la bandera de reivindicación marítima”, una bandera azul con la tricolor en una esquina, señaló Morales.

Proceso. En abril de 2013, Bolivia planteó una demanda ante la CIJ para que este tribunal declare que Chile está obligado a negociar “de buena fe” una salida soberana al Pacífico sobre la base de propuestas unilaterales que hizo a lo largo de la historia. Un año después, el país vecino presentó un recurso de incompetencia que paralizó el proceso de fondo. Este jueves, el tribunal emitirá el fallo respecto al incidente que planteó Santiago para evadir el litigio. Ante ese contexto, Evo Morales calificó al 24 de septiembre como una fecha “crucial, histórica e inédita”.

También hay expectativa en Chile. El canciller de esta nación, Heraldo Muñoz, sin conocer el fallo, advirtió que Bolivia “tendrá que convencerse” de que no podrá “obligar” a su país a ceder parte de su territorio. El jefe de la diplomacia chilena, tras liderar una reunión con el comité asesor de Chile, afirmó que “hay serenidad”, aunque pidió no esgrimir criterios sobre ninguno de los tres escenarios posibles:

Que la CIJ se declare competente para proseguir con el juicio, que dé la razón a su país y se anulen obrados, o que decida pronunciarse al final del proceso, una vez que conozca el fondo de la demanda.

Según la tesis chilena, la CIJ no puede conocer la demanda marítima porque los problemas limítrofes con Bolivia se resolvieron con el Tratado de 1904, una norma que estaría fuera del alcance del Pacto de Bogotá de 1948, el instrumento por el que las naciones de América Latina se adscribieron a la competencia a la CIJ. Esta normativa internacional no reconoce problemas jurídicos anteriores a 1948; no obstante, el Tratado de 1904 no figura en la demanda.

De hecho, varios legisladores de Chile, incluido el presidente del Senado, Patricio Walker, del Partido Demócrata Cristiano —una de las fuerzas que integran la coalición del actual gobierno de Michelle Bachelet— expresaron su intención de abandonar el Pacto de Bogotá en caso de que el fallo no favorezca a su país. Walker también desafió a Bolivia a acatar el dictamen.

En caso de que el fallo sea adverso, el Gobierno anunció que tiene otras alternativas, por ejemplo “la diplomacia de los pueblos y las otras opciones que se derivan del incumplimiento del Tratado (de 1904)”, según el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. Más optimista, el Vicepresidente consideró que la CIJ rechazará el recurso chileno por los “argumentos imbatibles” que presentó Bolivia en este proceso previo, que incluyeron una ronda de alegatos orales en mayo.

‘Muñoz quiere presidencia’

Estrategia

El expresidente Jorge Quiroga afirmó ayer que el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, quiere ser presidente y que debido a eso emite declaraciones para tener más popularidad. Muñoz tiene el porcentaje más alto de popularidad en el gabinete chileno.

La Razón

Bachelet se reunirá con ex presidentes en antesala del fallo de La Haya

Este miércoles, a las 16.00, la Presidenta Michelle Bachelet tiene planificado reunirse con los ex presidentes Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, en el marco de la intensa agenda desplegada por el gobierno a la espera del fallo de la Corte de La Haya, programado para este jueves.

En La Moneda explican que se busca dar una fuerte señal de unidad ad portas de la resolución sobre si el tribunal tiene o no competencia para revisar la demanda marítima interpuesta por Bolivia. Esto, argumentando que éste es un tema de Estado y que, por lo tanto, todos los sectores políticos deben estar alineados.

Así, también se espera que este martes, a las 15.30, la Mandataria se reúna con los presidentes de los partidos con representación parlamentaria, para que se entregue un gesto en este mismo sentido.

En esta línea, el canciller Heraldo Muñoz se reunió hoy lunes con el Comité Asesor para la demanda boliviana, compuesto por académicos, abogados y expertos que trabajan con el equipo que representa a Chile. Y Bachelet sostuvo una reunión con los parlamentarios, de oficialismo y oposición, que integran las comisiones de Relaciones Exteriores de la Cámara y del Senado, en la que también participaron Muñoz y el agente de Chile ante La Haya, Felipe Bulnes, quien pocas horas después tomó un vuelo rumbo a Holanda.

Quienes participaron de esta última cita dicen que tanto la Presidenta como el canciller plantearon la necesidad de dar una señal de unidad tras el fallo que el tribunal entregue el jueves, mensaje que fue compartido por los presentes. Incluso, la Mandataria manifestó que en este tema hay una responsabilidad común de todos los sectores políticos.

“Aquí no hay gobierno y oposición, somos todos chilenos, y tenemos un acuerdo en lo que fue la certeza de haber presentado estas objeciones preliminares”, dijo Muñoz al término del encuentro.

Los asistentes agregan que se acordó transmitir enfáticamente, antes y después del fallo, que independiente del resultado Chile no perderá soberanía territorial. Esto, insistiendo en que la decisión de este jueves es recién el primer paso.

En el oficialismo y en la oposición existe un diagnóstico generalizado de la ofensiva que podría activar el Presidente Evo Morales si es que La Haya rechaza la objeción presentada por Chile o si decide postergar esa determinación para el final del proceso. Este último escenario es visto como el más probable, y obligaría a entrar a discutir el fondo de la demanda, justamente lo que Chile ha buscado evitar.

Así, la idea es contrarrestar una eventual ofensiva comunicacional de Bolivia.

“Sea cual sea la decisión, no vamos a perder un metro de territorio (…). Llamamos a los chilenos a estar tranquilos”, dijo ayer el presidente del Senado, Patricio Walker (DC). Su par de la Cámara, Marco Antonio Núñez (PPD), hizo un llamado a “no dejarse engañar por las manifestaciones de alegría que van a existir en Bolivia”.

Otro de los temas abordados ayer en la reunión fue la posibilidad de que Chile opte por retirarse del Pacto de Bogotá, acuerdo suscrito en 1948 por varios países, y que le otorga jurisdicción a la Corte de La Haya.

Frente a esta opción, planteada hace varios meses por algunos sectores, los parlamentarios, la Presidenta y el Canciller coincidieron en que ese debate se debe dejar para más adelante. Esto, conscientes de que existen posturas disímiles al respecto, por lo que esa discusión afectaría la señal de unidad que busca transmitir el gobierno en los días previos y posteriores al fallo.

La Tercera

Canciller: Fallo de CIJ es un tema procesal y no afecta la integridad de Chile

El canciller Heraldo Muñoz afirmó este lunes que el fallo que emitirá la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya el próximo jueves sobre su competencia en la demanda marítima de Bolivia es solo un “fallo procesal” y subrayó que no pone en juego la “integridad territorial” de Chile.

“Tarde o temprano Bolivia tendrá que entender que no puede obligar a Chile a concederle territorio, pero ese no es el tema de hoy día, ahora es meramente si la Corte se declara competente para conocer o no la demanda boliviana”, dijo Muñoz en una rueda de prensa.

El jefe de la diplomacia chilena encabezó junto al agente chileno en La Haya, Felipe Bulnes, una reunión con el comité asesor para la demanda de Bolivia, integrado por una treintena de expertos en derecho internacional, diplomáticos, historiadores y otros.

Los equipos jurídicos de Chile y Bolivia comparecieron en mayo pasado en las audiencias de alegatos orales convocadas por la CIJ para tratar la petición chilena de que el tribunal se declare incompetente para juzgar la demanda boliviana, que quiere que la Corte obligue a Chile a negociar la cesión de un acceso soberano al mar.

Santiago ha objetado la competencia del tribunal con el argumento de que los límites fronterizos quedaron sellados en el tratado de 1904, firmado 25 años después de la guerra en la que Bolivia perdió su acceso al Pacífico.

“Chile tiene mucha confianza en que vamos a defender muy bien el interés nacional y que esto será resuelto ahora o más adelante, pero no nos cabe la menor duda que aquí lo que interesa es proteger, defender, salvaguardar la integridad territorial de nuestro país y esto está fuera de toda cuestión”, declaró el canciller.

Muñoz señaló que el jueves presenciará la lectura del fallo de la CIJ en el Palacio de La Moneda, la sede del ejecutivo, junto a la Presidenta Michelle Bachelet.

Ese mismo lunes, según fuentes gubernamentales, la Mandataria analizará la demanda boliviana en un encuentro con los miembros de las Comisiones de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados y del Senado.

La Nación