Docentes realizan paro de 48 horas por represión a estudiantes secundarios

Centenares de personas, mayormente estudiantes de Secundaria y de la universidad, participaron en la tarde de ayer de una concentración y posterior marcha en rechazo del “violento” desalojo de la sede del Codicen.

Lucía Abisab, estudiante del liceo Zorrilla, leyó una declaración a los medios de comunicación presentes en la marcha donde denunció represión policial dentro del edificio del Codicen.

La convocatoria a la marcha fue en plaza Fabini a las 18 horas, a pocos metros donde horas antes se había producido una serie de hechos violentos entre la Guardia Republicana y quienes fueron en solidaridad con los estudiantes que ocuparon.

Hoy, habrá una nueva marcha, organizada por la FEUU a partir de las 17 horas en Plaza Libertad. En tanto, los funcionarios de Secundaria de Montevideo y Canelones pararán todo el día y los docentes lo harán tanto hoy como mañana.

A pesar de la pertinaz lluvia y el viento, estudiantes de varios liceos capitalinos, docentes, trabajadores de la educación y representantes de otras organizaciones, como el Suatt y Plenaria, Memoria y Justicia se hicieron presentes. No hubo oratoria.

Tampoco vallado en la sede del Codicen. Sí había en el interior del local numerosos efectivos de la Guardia Metropolitana, dispuestos a actuar si llegaban a darse desmanes. Las autoridades sospechaban que podría volver a darse una nueva ocupación. Sin embargo, por el lado de los manifestantes no hubo un solo intento de ingresar a dicha sede y no hubo ningún acto vandálico.

Eso sí, los jóvenes estudiantes hicieron referencia a través de constantes cánticos de la represión policial. En el entorno, la Policía colocó un vallado en la sede del Ministerio del Interior y otro en la sede de la Suprema Corte de Justicia. Se especulaba que luego de la concentración, los estudiantes se irían a gritarle a la Policía o incluso al propio Ministerio de Economía.

La concentración duró cerca de una hora. Las banderas flameaban constantemente por el fuerte viento y los jóvenes se ayudaban a soportar el frío y la lluvia, cantando y saltando. Se les dificultaba poder exhibir las grandes pancartas que hacían referencia a “más educación y menos represión”, “la educación del pueblo no se vende, se defiende”, “Basta de criminalizar la lucha” o “Cuando reprimen a un estudiante dos más salen a luchar”.

Un joven escribió un graffiti en la fachada del Codicen: “La cultura de la traición”. Otras dos jóvenes pegaban con cinta dos carteles en la pared condenando la represión.

La ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz fue una de las más criticadas a la que acusaban de no saber nada de educación.

La marcha se dirigió hacia el Palacio Legislativo. Caminaron por Avenida del Libertador, criticando al ministro Danilo Astori: “a vos te puso el FMI”, cantaban, o llegaron a decir en varias oportunidades: “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”.

Al llegar al Palacio Legislativo los manifestantes subieron las escalinatas y durante 15 minutos continuaron cantando, criticando incluso al PIT-CNT por estar del lado del presidente Vázquez y no del pueblo.

La República

PIT-CNT critica represión y toma distancia de incidentes

PIT-CNT catalogó de “represión” el procedimiento policial que llevó al desalojo del Codicen, al tiempo que se desmarcó de algunos grupos que “escudándose en estudiantes” generan escenarios de provocación.

En tanto, el resto de los sindicatos de la educación repudiaron el desalojo, pararon por 24 horas y se concentraron nuevamente en las inmediaciones del Codicen.

El Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT aprobó un comunicado en el que expresa su más enérgico rechazo al desalojo y al procedimiento policial llevado a cabo el martes por la noche en la sede del Codicen. Catalogó lo sucedido de “represión”.

Así también incluyó en su mensaje, la postura de tomar distancia “de algunas metodologías aplicadas por pequeños grupos que “desde fuera de las organizaciones populares de masas, actúan bajo la premisa del cuanto peor mejor y que escudándose en los estudiantes constituyen diversos escenarios de provocación”.

Finalmente consideró que el desarrollo nacional y los objetivos de la educación popular, requieren un gran movimiento nacional por la educación del pueblo que comprenda a las grandes mayorías nacionales. “En ese marco el movimiento sindical le da una vital importancia a la unidad obrero estudiantil”, concluyó.

Gremio de la educación

En tanto ayer, los gremios de la educación decidieron concentrarse en la plaza Fabini, frente a la sede del Codicen, para rechazar lo que se considera una “represión desmedida” por parte de los efectivos de la Guardia Metropolitana. Los sindicatos de Primaria, Secundaria y UTU de Montevideo resolvieron sobre la medianoche de ayer un paro de 24 horas, lo que llevó a que muchos padres no se enteraran de la medida adoptada y se encontraron con que no había clases.

En tanto, los funcionarios de la Universidad de la República afiliados a Affur, resolvieron parar de 14 a 22 horas en rechazo a la represión policial.

Todos los gremios de la educación sacaron un comunicado rechazando el procedimiento del Ministerio del Interior. Incluso lo hicieron sindicatos de otras áreas, como fue la Federación de Funcionarios de Salud Pública, que recriminó la actuación policial por “caer con todo el peso del garrote contra jóvenes y adolescentes”, en vez de apostar al diálogo.

Los sindicatos cuestionaron algunas medidas adoptadas por el gobierno, como fue la prohibición legal de ocupar los locales públicos, la aplicación de la esencialidad en la educación y la reciente desocupación de la sede del Codicen.

Fenapes (Gremio de Profesores de Secundaria) expresó que la “represión” se realizó sin que mediara solicitud de desalojo por parte del Codicen y orden de la jueza actuante. Según su versión, el ingreso estuvo acompañado de golpizas a los menores presentes, “hecho que no es reconocido públicamente por el Ministerio del Interior”.

La República

Ministerio de Educación y Cultura deslinda responsabilidad en la desocupación del CODICEN

El Ministerio de Educación y Cultura emitió un comunicado a la opinión pública sobre los acontecimientos del pasado martes en la sede del CODICEN tras la ocupación y desalojo por parte de la Policía.

“Nada tuvimos que ver con el desalojo, pues es claro que no nos compete adoptar una medida de esta naturaleza. Afirmamos que los estudiantes se retiraron de forma pacífica y los agresores fueron otros”, se expresa desde la secretaría de Estado en referencia a la participación de integrantes de Plenaria Memoria y Justicia y el sindicato del Taxi.

Este miércoles el Ministerio de Educación y Cultura emitió un comunicado en el cual expresa su posición con respecto a los incidentes tras la desocupación del local del CODICEN en Colonia y Avenida del Libertador.

En relación a la ocupación del edificio, donde funcionan el Consejo Directivo Central (CODICEN) y otras instituciones públicas, “por parte del Sindicato Único del Taxi, la agrupación Plenario Memoria y Justicia, la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES) Montevideo y algunos estudiantes, el Ministerio de Educación y Cultura comunica que las as autoridades del CODICEN mantuvieron siempre un diálogo fluido con los estudiantes”.

La secretaría de Estado resalta que el Parlamento, a través de los legisladores que integran la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara de Representantes, así como de la Cámara de Senadores, “estuvieron en permanente diálogo con los estudiantes”.

“Defendemos como legítimo y necesario el derecho a reivindicar mejoras para la enseñanza en un país que busca desarrollarse y crecer con igualdad”, se indica a través del comunicado.

Asimismo, la cartera ministerial insta a que la vía para las mejoras sea el “trabajo colectivo”. Agrega que “es altamente positivo para una sociedad democrática y participativa, que los estudiantes hagan oír su voz en pos de esas mejoras”.

“También propendemos al diálogo acerca de cómo y en qué invertir y la priorización de objetivos e instrumentos para mejorar la inclusión y la calidad educativa”.

El MEC asegura que quiere contar con un plan de trabajo que incluya las ideas de los estudiantes como un “insumo de relieve para el próximo Congreso de Educación”.
La violencia no

“Preguntamos: ¿Cómo es posible que quienes dicen defender la educación pública adopten medidas que la entorpezcan? ¿Cómo es posible ocasionar destrozos en oficinas públicas y educativas, cuando se reclama más presupuesto para la educación?”

“Nada tuvimos que ver con el desalojo, pues es claro que no nos compete adoptar una medida de esta naturaleza”, asegura el Ministerio de Educación y Cultura.

A la vez, afirman que “los estudiantes se retiraron de forma pacífica”, y que “los agresores fueron otros”.

“Siempre estaremos abiertos al diálogo y a expresar ideas así como a su debate franco y también apasionado. Los conflictos y la resolución pacífica de los mismos forman parte de la vida de una República democrática. La violencia no”, sentencia la secretaría de Estado.

La Red 21