Ecuador: Fiscalía reconstruye los hechos del intento de golpe de 2010

Con la presencia de varios funcionarios de Estado, como el secretario jurídico de la Presidencia Alexis Mera, el canciller Ricardo Patiño y el secretario de comunicación, Fernando Alvarado, se realizó este jueves en el antiguo Regimiento Quito Nº 1, ahora llamado Distrito de Policía Eugenio Espejo, la reconstrucción del supuesto plagio al presidente Rafael Correa, el 30 de septiembre del 2010, día de la revuelta policial.

Esta es la última diligencia antes de que se convoque a la audiencia de formulación de cargos.

La reconstrucción tuvo carácter de reservado y la encabezó el fiscal Fabián Salazar.

“Durará cuatro días (jueves, viernes, lunes y martes) y se contará con la presencia del señor presidente como víctima y ofendido”, dijo el funcionario.

Una de las primeras versiones que tomó la Fiscalía fue la del asesor presidencial Francisco Latorre, quien ese 30 se septiembre estuvo junto con Correa, quien era agredido por los uniformados mientras trataba de refugiarse en el hospital.

Con Salazar estuvieron todo el tiempo los expertos venezolanos, quienes son integrantes de la Unidad de Criminalística Contra la Vulneración de Derechos Fundamentales, del Ministerio Público de Venezuela.

Ellos llevaban puesta una gorra y un chaleco azul con las palabras “Perito internacional”. Grabaron y anotaron cada uno de los testimonios de los funcionarios e hicieron preguntas. Esto, mientras un equipo de audio y video captaba cada movimiento de la diligencia.

También se usó a aspirantes a policías como actores para que interpretaran a los manifestantes y a los funcionarios públicos. Y se quemó una llanta en el antiguo regimiento, para dar más realismo al acto fiscal.

Este jueves también fueron convocados Richard Espinosa, ministro de Trabajo de la época; Vinicio Alvarado, secretario de la Administración Pública; el canciller Ricardo Patiño; Patricio Rivera, ministro de Finanzas; y Fernando Alvarado, secretario de Comunicación.

Hasta el martes deberán rendir su testimonio unas 70 personas, entre funcionarios públicos y policías. También Correa, que se prevé que hoy en la mañana acuda al recinto policial.

“Esta diligencia debió realizarse de inmediato, después de que sucedieron los hechos del 30-S. Así se habría optimizado la investigación y evitado que se disgregue en varios casos”, explicó Salazar.

El Universo