EEUU vuelve a acusar a Bolivia y Venezuela de incumplir compromisos antidrogas

El Gobierno de Estados Unidos señaló ayer de nuevo a Bolivia y Venezuela, junto con Birmania, como los países que no cumplieron con sus compromisos contra el tráfico y la producción de drogas en los últimos 12 meses. El presidente Barack Obama envió al Congreso, como requiere la ley de ese país, una notificación sobre aquellos países productores o de tránsito de drogas ilícitas cuya situación “afecta significativamente a Estados Unidos” y de nuevo están en lista “negra”, como en 2014, los tres países.

Las autoridades bolivianas no se manifestaron ayer sobre este tema, aunque en el pasado rechazaron esas acusaciones de fracaso. En agosto, en respuesta a un informe de la Casa Blanca sobre los cultivos de coca erradicados, el presidente Evo Morales acusó al Gobierno de Obama de falsear los datos para justificar el fracaso de su lucha antidrogas.

Según un memorando presidencial distribuido por la Casa Blanca, el mandatario Barack Obama designó a Bolivia,Venezuela y Birmania como países que “fallaron manifiestamente en los últimos 12 meses en hacer esfuerzos suficientes o significativos para adherirse a sus obligaciones bajo los acuerdos antinarcóticos internacionales”.

Pero el apoyo de Washington a “programas de ayuda” para esos tres países debe continuar porque “es vital para los intereses nacionales de Estados Unidos”, según el documento, que fija cada año la política antidrogas.

“Esta designación puede dar lugar a sanciones”, advierte un comunicado de la Secretaría de Estado del país norteamericano.

Bolivia, Venezuela y Birmania ocupan ese listado al menos desde 2009.

Cada año, Obama debe enviar a su Congreso una lista de los países que son “grandes” productores droga o son utilizados de tránsito para la misma. Este 2015, 22 países ingresaron en esta nómina: Afganistán, Bahamas, Belice, Bolivia, Birmania, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela.

Entre estos países, Obama se puede considerar que algunos no realizan esfuerzos suficientes para mejorar la situación. Esta vez, mencionó a Bolivia, Venezuela y Birmania en esta clasificación, que han “fallado de manera demostrable” en los últimos 12 meses en el cumplimiento de sus compromisos.

De acuerdo con el memorando, que se enfoca en las regiones donde transita droga con destino a Estados Unidos, el narcotráfico en América Latina es importante también en países como Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Honduras, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá y Perú.

La notificación de Obama incluye, por otro lado, una mención a México en la que se destaca su “asociación sin precedentes” para combatir los carteles del narcotráfico a través del Plan Mérida y los “innovadores esfuerzos” del Gobierno de ese país en la excarcelación de delincuentes no violentos y relacionados con el consumo de drogas para someterlos a tratamiento.

En cuanto a Centroamérica, el informe señaló que, de la cocaína confiscada con destino a EEUU, primer mercado mundial, un 86 por ciento transitó por esa región en 2014 y el 14 por ciento restante a través de las islas del Caribe.

La notificación, por otra parte, felicita a Haití por “demostrar voluntad política seria” en la lucha antidrogas.

En ese sentido, tanto Perú, aunque sea el principal productor mundial de cocaína, como Colombia, otro polo de fabricación, demostraron un “liderazgo altamente efectivo” en combatir el narcotráfico y las bandas criminales asociadas, según el memorando.

Perú sigue siendo el mayor productor mundial de cocaína, según EEUU, pero en 2014 alcanzó un récord con la erradicación de más de 31.000 hectáreas de coca ilícita.

Bogotá “continúa siendo un socio fuerte”, indicó el Gobierno estadounidense, impulsor del multimillonario Plan Colombia implementado hace 15 años para luchar contra el narcotráfico y la guerrilla en este país. Colombia en 2014 vivió un aumento de los cultivos ilícitos, especialmente en áreas fuera del alcance de la erradicación aérea.

El documento de la Casa Blanca también incluyó la siembra ilegal de semillas de amapola en Afganistán, entre los “problemas más difíciles” del control internacional de drogas.

Los Tiempos