El Gobierno de Honduras acepta propuesta de reforma al sistema de justicia que formuló la OEA

El gobierno de Honduras aceptó en su totalidad la propuesta de reforma integral al sistema de justicia que formuló la Organización de Estados Americanos (OEA) y este lunes una comitiva oficial comenzará a discutir su aplicación con el secretario general del organismo, Luis Almagro, en Washington.

El presidente Juan O. Hernández, tras recibir las recomendaciones de parte del facilitador de la OEA, John Biehl, el viernes pasado, encomendó al canciller Arturo Corrales y al Consejo Nacional de Defensa y Seguridad (CNDS) para que la analizaran y prepararan una respuesta para ser discutida con ese ente.

El canciller y demás funcionarios no le hicieron ningún agregado significativo a la propuesta de la OEA, sino se enfocaron en elaborar un planteamiento para determinar la forma de aplicar mecanismos reformatorios de la justicia, dijo una fuente a EL HERALDO.

“Nos parece congruente el planteamiento de la OEA y hora hay que platicar cómo se hecha andar porque toca a profundidad los principales problemas del sistema de justicia, es decir, la respuesta que se llevará es cómo se aplica”, dijo uno de los miembros de le delegación hondureña.

No obstante, no se descarta que producto de las pláticas entre la OEA y la comitiva hondureña las recomendaciones sufran algún cambio no sustancial.

La propuesta de la OEA podría comenzar a aplicarse en dos meses y el esquema de depuración del aparato judicial podría funcionar en dos o tres años.

Esta iniciativa podría costar unos seis millones de dólares (132 millones de lempiras), según cálculos preliminares del Poder Ejecutivo.

Las recomendaciones fueron elaboradas por el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), que depende de la OEA y contempla, como punto de partida, hacer seis diagnósticos sobre el funcionamiento del sistema de justicia de Honduras para, en base a los hallazgos, aplicar reformar profundas.

También se establecen tres sugerencias para ese mismo objetivo. Entre otras cosas, las recomendaciones de la OEA plantean hacer diagnósticos sobre la efectividad de la aplicación de reformas penales, de la selección de jueces y magistrados, de la estructura y gestión del Ministerio Público, Corte Suprema de Justicia y Defensa Pública.

También se aconseja realizar un estudio sobre el mecanismo de capacitación de jueces y fiscales y un observatorio de transparencia del Poder Judicial y la Fiscalía.

Este paquete de recomendaciones fue entregado por el facilitador John Biehl, luego de que el diplomático realizara dos etapas de conversaciones con sectores sociales y políticos sobre un sistema de combate a la corrupción y la impunidad, una en julio y la otra en septiembre de este año.

Propuesta era débil

Biehl habló, por un lado, con la Oposición Indignada y algunos partidos políticos que demandan la instalación de una Comisión internacional contra la Impunidad (CICIH), que estaría, en esencia, conformada por fiscales extranjeros que se encargarían de investigar delitos de corrupción y presentar acusaciones.

De esta propuesta de la oposición prácticamente no se incorporó nada, en virtud de que la misma no tenía fondo, es decir, la oposición se limitó a pedir una CICI.

Fuentes consultadas por EL HERALDO indicaron que esta propuesta fue viable para Guatemala pero no para Honduras.

Hay avances en Honduras

En Honduras se han dado pasos importantes para adecentar el sistema de justicia y para modernizar el sistema de seguridad, el cual ahora trabaja de forma mancomunada con el sector justicia.

Estos avances significativos son valorados por la comunidad internacional, de manera que lo que se busca es fortalecer los puntos débiles.

En el caso de la oposición, la propuesta es contraria, ya que se limita a hacer a un lado a la fiscalía y dejar en manos de extranjeros el monopolio de la acción penal pública.

De igual manera, el representante de la OEA, conversó con delegados del gobierno y otros sectores abiertos al diálogo franco y abierto.

El gobierno, por su parte, propuso un Sistema Integral Hondureño de Combate a la Impunidad y Corrupción (SIHCIC).

La SIHCIC, según el proyecto del gobierno, se debe limitar a tener el asesoramiento de jueces y fiscales internacionales.

En las dos etapas iniciales de la mediación, Biehl sesionó con 60 representantes de organizaciones y 52 dijeron no estar de acuerdo con la instalación de una CICIH, explicó la fuente.

En las recomendaciones no se plantea la instalación de la CICIH. Según el presidente Hernández, las sugerencias de la OEA coinciden con el planteamiento de la SIHCIC, que contiene cinco ejes para atacar la corrupción.

Biehl dijo sus verdades

El facilitador John Biehl dijo el sábado pasado, antes de partir a Washington, que lamentaba que el expresidente y coordinador de Libre, Manuel Zelaya, se creyera el dueño de los indignados.

De igual manera criticó que hay sectores que son “dogmáticos” y por ende “están empecinados en que ellos tienen la verdad y eso es lo que hay que hacer”.

“Es con lo que vamos a comenzar, mucha gente ha opinado sin ni siquiera leer el documento, pero eso no me extraña a mí porque algunos de los que conversamos no están tomado en serio el llamado al diálogo, lo están usando para impulsar su campaña política para destruir y no construir”, expresó.

Por su lado, Manuel Zelaya consideró a Biehl como traidor al no tomar en cuenta en sus recomendaciones la propuesta de la CICIH.

“John Biehl está traicionando al pueblo al querer imponer sus recetas, ya no somos colonia”. También rechazó que él se proclame dueño de los “indignados” y consideró como “un error que John Biehl pretenda mediar en un diálogo con un ataque personal y fuera de la verdad”.

El Heraldo