Elecciones generales en Guatemala: se extiende el escrutinio definitivo y aún no se sabe quién acompañará a Morales en el balotaje

El nombre de la persona que competirá el 25 de octubre contra Jimmy Morales, el candidato del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), continúa sin definirse en su totalidad. La pugna entre Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), y Manuel Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Lider), se mantenía todavía anoche a falta de 349 juntas receptoras de votos por revisar.

Cuando el país se despertaba ayer después de la jornada electoral, se encontró con una sorpresa en los resultados. A pesar que desde el inicio del recuento el domingo hasta la madrugada de ayer, Baldizón se situó como la segunda opción, siempre con pocos puntos porcentuales por encima de Torres, la situación dio la vuelta. A las 7:00 horas, la UNE se posicionó con el 19.46 por ciento de los votos, 2 mil 500 más que Lider, que registró un porcentaje del 19.43 por ciento.

Torres se mantuvo toda la jornada de ayer en el segundo puesto, con una ventaja sobre Baldizón que llegó a más de 4 mil votos y que en algunos momentos del día bajó a los 400. Al cierre de esta edición y con el 98.22 por ciento de resultados escrutados, la candidata de la UNE sumaba 955 mil 239 votos, 4 mil 296 más que Baldizón.

Julio Solórzano, magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), aseguró que esta “es la primera vez que se da en Guatemala una cercanía en el segundo lugar. Se ha dado en otros países y aquí, con otra diferencia, para la elección presidencial en la segunda vuelta”. “Este proceso electoral está lleno de circunstancias no previstas”, reconoció.

El conteo interminable

A algunos sorprendió que a pesar de que en la noche del domingo se logró definir más del 80 por ciento de resultados escrutados, ayer durante todo el día apenas se avanzó en el diez por ciento restante.

Según Óscar Sagastume, inspector general, “se busca obtener mayor confiabilidad, la situación no se considera un atraso, sino que se busca una mayor efectividad y claridad en la transmisión”. “No hay que preocuparse, no hay alarma ni amenazas”, concluyó.

El magistrado Solórzano expresó que “hay que establecer la existencia jurídica de las Juntas Receptoras de Votos”. “Podría ser que haya pasado algo, que hayan sido sustraídas, quemadas, que se perdieran… No lo sabemos. Eso solo hay que constatarlo fehacientemente y cuando se tenga la certeza, dar las audiencias de revisión”, indicó.

Por otra parte, en el conteo de varias mesas de votación se dio un fenómeno que causó suspicacia. En al menos 17 mesas de los municipios de Siquinalá y Nueva Concepción (Escuintla) y de la cabecera departamental, todos los partidos registraban 20 votos según el portal web del TSE. Sin embargo, en varias de las actas realizadas por las Juntas Receptoras de Votos a las que se tuvo acceso, los resultados variaban.

El Periódico

Sandra Torres se autoproclama ganadora

Pese a que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no ha oficializado qué candidato ocupa el segundo lugar para disputar en segunda vuelta la elección presidencial junto a Jimmy Morales, del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), ayer Sandra Torres, del partido de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), se autoproclamó como ganadora.

“Estoy convencida que seré presidenta de Guatemala”, expresó, al mismo tiempo que aseguraba que tenía una ventaja de más de tres mil 500 votos sobre su rival político, Manuel Baldizón, de la agrupación Libertad Democrática Renovada (Lider).

Desde el cierre de las mesas electorales, la presidenciable de la UNE guardó silencio y canceló las celebraciones de su partido, ya que las cifras del TSE no le daban la victoria. Mientras tanto, el equipo de campaña y estrategia hacía un conteo paralelo para certificar que pasará a segunda vuelta junto a Morales, que le aventaja más de 200 mil votos.

Al cuestionarle si buscaría alianzas con otros partidos dentro de ellos Lider, expresó: “mis diferencias con Manuel Baldizón son totalmente irreconciliables, no tengo ningún interés de hacer algún tipo de alianza con este partido ni con el excandidato”. Refirió que con otras agrupaciones sí se tendrían acercamientos aunque resaltó que su trabajo será convencer el voto urbano.

Torres negó que en la primera vuelta el partido UNE sobrepasara el techo de campaña, tal como lo denunciaron diversas organizaciones sociales. Dijo que aún cuentan con aproximadamente un 33 por ciento de sus recursos para utilizarlo en la campaña que iniciará hoy.

El Periódico

Participación electoral alcanza el 70.38%, la más alta en 30 años

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Guatemala, Rudy Pineda, dijo ayer que la participación ciudadana en los comicios del domingo batió un récord histórico, alcanzando el 70.38%, la cifra más alta en unas elecciones generales desde el retorno a la democracia hace ya 30 años.

Más de 7,5 millones de guatemaltecos estaban llamados a las urnas para las elecciones generales, en las que se eligió presidente, vicepresidente, diputados generales, alcaldes y diputados al Parlamento Centroamericano (Parlacen).

En estos comicios no solo quedó claro que perdió el abstencionismo, sino también la corrupción. Y es que muchos sectores no se atrevían a vaticinar ni siquiera que se iban a celebrar las votaciones por las manifestaciones que se iniciaron desde abril pasado para rechazar la corrupción y a la par pedir la suspensión del proceso electoral.

La falta de aprobación de las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos para evitar la reelección de diputados y alcaldes fue una de las razones de que los potenciales votantes se mantuvieran indecisos sobre la asistencia a las urnas.

Sin embargo, parece que a última hora decidieron dar la “estocada mortal” al ausentismo y casi la mayoría de los 7.5 millones de habitantes empadronados, el 46 % de ellos entre los 18 y 30 años de edad, ejerció su derecho al voto pese a los intentos de boicotear el ingreso a los colegios electorales.

La más alta participación en unos comicios se había registrado en 2011, con un 69.34 % de asistencia de los 7.34 millones inscritos en el padrón en aquel entonces.

Esas elecciones fueron las que llevaron al poder al general Otto Pérez Molina, quien derrotó en la segunda vuelta al empresario Manuel Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Lider), quien cuatro años después parece ser el gran perdedor de la primera ronda celebrada este domingo.

Acusado de corrupción, Pérez Molina, militar retirado, se vio obligado a renunciar a la presidencia la semana pasada y por ahora se encuentra en prisión provisional a la espera de que un juez decida el próximo martes si lo liga o no a un proceso judicial por los delitos de asociación ilícita, caso especial de defraudación aduanera y cohecho pasivo.

Su vicepresidenta, Roxana Baldetti, que también renunció al cargo el 8 de mayo pasado, ya fue acusada de esos delitos por el Ministerio Público (MP) con el respaldo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), que el 16 de abril pasado desmanteló la trama de corrupción conocida como “La Línea”.

Y el más favorecido de la crisis política desatada por las denuncias de corrupción ha sido Jimmy Morales, que salió al ring poco después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) convocara a las elecciones generales el 2 de mayo pasado.

Siglo 21

Algunas conclusiones del proceso que consolidó al sistema

Este proceso eleccionario aún no acaba y se avizora que seguirá siendo largo porque la diferencia entre UNE y Lider es muy poca, lo que podrá provocar recuentos. Jimmy Morales, un candidato que en 2011 se postuló para alcalde de Mixco y sacó 13 mil votos, ahora es el ganador de la primera vuelta presidencial con 1,159,034 votos.

Su pasado no político, su mejor arma

Jimmy Morales no tuvo que dar justificaciones respecto a su defensa al sistema político actual porque, antes de iniciar la elección, no era parte de los políticos que los venían defendiendo y apuntalando.

En este proceso jugó bajo las mismas reglas del financiamiento electoral, pero no tuvo el lastre de los políticos tradicionales que, aunque levantaron al final (GiamatteiGiammattei, Zury RiosRíos), no les fue suficiente.

No se puede pelear con medio mundo

Manuel Baldizón pasó de ser el favorito y creyéndose casi presidente, a ocupar un tercer lugar que lo dejará fuera de la segunda vuelta electoral. El candidato de Lider, al ser favorito, sintió que podía retar a sus detractores, a los entes investigadores (CICIG y MP), instituciones de justicia, al Tribunal Supremo Electoral (TSE) y al electorado en general. Nunca en la historia del país, había habido un voto de rechazo tan duro como el que sufrió Baldizón. El cinismo, no fue un buen aliado del candidato rojo.

Los votos eran de Torres, no de Baldizón

En las elecciones del 2011 se dijo que los votos que obtuvo Baldizón eran los sufragios que le pertenecían a Torres y hoy, esa teoría se prueba correcta. La alianza UNE GANA, en el 2011, sacó 993 mil 198 votos en la elección de diputados por listado nacional. Lider, solo sacó 390 mil 319 por el listado nacional.

Hoy, en el 2015 y al cierre de esta nota, Torres llevaba 953,335 votos, lo que se traduce en que ella sí tenía un voto duro.

Torres entendió el rechazo

Manuel Baldizón y Sandra Torres compartían el mayor rechazo de los electores. Torres, a diferencia de Baldizón, entendió que si cambiaba discurso (se plegó a los empresarios tradicionales) y si guardaba silencio ante acusaciones irrefutables (como la del financiamiento de Gustavo Alejos), iba a lograr difuminar el rechazo y esta elección, así lo demostró.

Ángel González, sigue inclinando la balanza

Se llegó a pensar que en términos de financiamiento y control político, Mario López de TIGO (que logró la aprobación de una ley que les renovó las frecuencias y benefició a ambos) pesaba más que Ángel González.
Esta elección demostró que Jimmy Morales, además de no ser un político de trayectoria, era conocido (por Moralejas) y pudo canalizar su mensaje político porque tuvo espacio en la televisión abierta y aunque FCN Nación no tuviera tanta organización en el interior, pudo capitalizar voto más allá de la capital.

Solo el jueves a escasos días de la elección y tras la audiencia de Otto Pérez, Morales estuvo al aire, en canal 3, alrededor de 4 minutos para exponer su plan de gobierno.

Importa quién hace el negocio y no que haya negocio

La gente, especialmente de la capital, salió a manifestar en contra de los señalamientos de corrupción que pesaban en contra de Otto Pérez y Roxana Baldetti.

Pero con los 269 mil 161 votos que sacó Arzú en la elección por la Alcaldía, queda demostrado que la falta de transparencia, la falta de rendición de cuentas y la opacidad en el manejo de los recursos, le importa a los capitalinos sí y solo sí, quien hace los negocios es alguien que nos los hace de forma sofisticada, con tintes empresariales y usando fideicomisos para ocultar los manejos.

Muchos materializaron el “al menos deja algo”, a lo que se asume que así le enseñarán a sus hijos: “hace cosas, pero deja algo para que no digan”.

Las reglas siguen igual

Al cierre de esta nota, pareciera ser que la amenaza de “Baldizón Presidente” que llevó a muchos a las urnas, ya no es una realidad. Pero es importante recordar que al día de hoy, siguen las mismas reglas para el financiamiento, el sistema de compras está intacto, la rendición de cuentas sigue siendo inexistente, la reelección sigue siendo una realidad, los fideicomisos siguen siendo ideales para tapar la corrupción, los puestos del Estado y los pactos colectivos se usan de manera perversa, las cortes se siguen eligiendo igual y los congresistas, siguen teniendo muchos incentivos para no cambiar el sistema.

Los empresarios tradicionales, se sumaron a la ola Morales

Baldizón era la amenaza y Morales el vehículo perfecto. Jimmy Morales, en los días finales de esta primera vuelta, gozó del apoyo de los empresarios tradicionales que no tenían relación alguna con Baldizón. El candidato de FCN Nación recibió dinero, el llamado al voto que los jefes hicieran a sus subalternos y ofrecimiento de cuadros para armar su gobierno. Sin duda, una victoria para el empresariado que había perdido cierto peso en la arena política.

La Hora