Evo ve interés de Bachelet por dialogar pero Chile repudia sus declaraciones en la ONU

El presidente Evo Morales, ayer a su retorno de Estados Unidos, señaló que en el breve encuentro que sostuvo con su homóloga chilena Michelle Bachelet en el marco de la Asamblea General de la ONU vio un “cierto interés de conversar” sobre el diferendo marítimo, que actualmente se encuentra en el ámbito de la CIJ de La Haya. “Felizmente tuve la oportunidad de conversar a solas con la presidenta Bachelet”, dijo Morales.

Tras su breve saludo con la Mandataria chilena en Nueva York, el pasado lunes, el presidente Morales aseveró ayer en Santa Cruz que existe “interés” de Bachelet para entablar diálogo con Bolivia.

“Ha habido un primer pequeño contacto, de dos a tres minutos nos hemos reunido. Yo diría que hay cierto interés de conversar, pero por razones de seguridad del Estado no he podido comentar, pero hubo un contacto y siento que hay mucho interés en el tema del diálogo”, dijo Morales.

Reiteró su intención de solucionar el diferendo marítimo con Chile mediante el diálogo. “Tengo mucha esperanza de que pueda iniciarse el diálogo y felizmente tuvimos esta oportunidad de conversar a solas con la presidenta Bachelet”.

Bolivia y Chile actualmente se encuentran en un litigio ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Bolivia pidió a este tribunal que obligue a los chilenos a cumplir sus múltiples compromisos de negociar una salida soberana.

Durante su intervención ante la Asamblea General, Morales denunció que Chile incumplió sus compromisos, mientras que Bachelet, a su turno, abogó por el cumplimiento de los tratados internacionales.

Réplica de Chile

La misión chilena ante Naciones Unidas hizo pública ayer una réplica a las declaraciones efectuadas por Morales, sobre la relación bilateral, durante su intervención en la ONU.

“En su intervención, el Jefe de Estado ha hecho referencia a las relaciones con Chile, y ha incluido comentarios históricos erróneos y afirmaciones jurídicas infundadas que merecen ser debidamente refutados”, plantea.

Califica de “infundada” la afirmación de que la CIJ haya “decidido sobre la existencia de asuntos pendientes al pronunciarse acerca de la objeción preliminar presentada por Chile”.

El escrito subraya, que tales referencias “poseen un alcance exclusivamente bilateral” y añade, en ese sentido, que ellas “se encuentran fuera de la competencia de la Organización de las Naciones Unidas y no generan efectos vinculantes para Chile”.

No hubo “discusión de soberanía”

El expresidente Ricardo Lagos descartó ayer que en algún momento de su Gobierno haya existido “una discusión de soberanía” con Bolivia por una salida al mar, según La Tercera.

Hizo esa declaración después que Evo Morales, quien señaló que se le había ofrecido un enclave en las costas chilenas durante el primer mandato de la presidenta Michelle Bachelet.

El exjefe de Estado indicó que “a lo que hizo referencia el presidente Evo Morales, es a una etapa de negociaciones que son muy largas. A mí me correspondió durante seis años conversar con seis presidentes bolivianos”.

“Teníamos delegados personales. La boliviana era la compañera Ana María Campero, que en paz descanse. Viajó varias veces e, inclusive, en uno de ellos con un delegado de Michelle Bachelet sobrevolaron donde sería la posible salida. Y, lamento mucho, después vienen las elecciones y se frustró todo”, respondió Morales en una entrevista en radio Bio Bio.

Los Tiempos

Chile califica de “erróneas e infundadas” las declaraciones de Morales en la ONU

La misión chilena ante Naciones Unidas presentó ayer una réplica a las declaraciones efectuadas el 28 de septiembre por el Presidente de Bolivia, Evo Morales, sobre la relación bilateral, en el marco del septuagésimo período ordinario de sesiones de la Asamblea General.

“En su intervención, el Jefe de Estado ha hecho referencia a las relaciones con Chile, y ha incluido comentarios históricos erróneos y afirmaciones jurídicas infundadas, que merecen ser debidamente refutados”, plantea el documento diplomático. El documento, enviado al Presidente de la Asamblea General, sostiene que “en relación a los orígenes del conflicto del siglo XIX aludido por Bolivia”, Morales ha omitido antecedentes claves que demuestran que Bolivia transgredió el Tratado de Límites de 1874 que establecía las condiciones bajo las cuales operaba la exportación de salitre desde Antofagasta, habitada mayoritariamente por chilenos según lo afirma el historiador boliviano Alcides Arguedas”.

La misiva declara que, “junto con romper el tratado, así como el contrato que amparaba la producción, Bolivia rechazó además las reiteradas invitaciones de Chile a recurrir al arbitraje pactado entre ambos países, incautando los bienes y ordenando su remate en flagrante violación de los acuerdos vigentes, y de los derechos de los industriales y trabajadores de Antofagasta”.

Junto con señalar que durante el Siglo XX el vecino país experimentó diversas pérdidas y modificaciones territoriales “sin vinculación alguna con el Estado de Chile”, la réplica añade que “la negociación del Tratado de Paz y Amistad de 1904, después de más de veinte años de pactada la tregua entre ambos países, y según términos propuestos por Bolivia, selló definitivamente la relación bilateral”.

Por otra parte, la carta chilena califica de “infundada” la afirmación de que la Corte Internacional de Justicia haya “decidido sobre la existencia de asuntos pendientes al pronunciarse acerca de la objeción preliminar presentada por Chile”.

El escrito de la Misión Permanente ante la entidad internacional subraya, además, que tales referencias “poseen un alcance exclusivamente bilateral” y añade, en ese sentido, que ellas “se encuentran fuera de la competencia de la Organización de las Naciones Unidas y no generan efectos vinculantes para Chile”.

La Tercera

Un contundente Carlos Mesa defiende por Tv chilena reclamo de mar

Sin rodeos, claras y contundentes. Así fueron las respuestas que el expresidente, historiador y portavoz de la causa marítima nacional, Carlos Mesa, vertió durante la entrevista televisiva emitida en vivo desde Santiago de Chile al programa ‘El Informante’, emitido por la Televisión Nacional de ese país (TVN).

Su aparición pública, que tuvo lugar el martes a la noche y se extendió por casi media hora, sucede después de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya se declarara competente para juzgar el reclamo boliviano de una salida soberana al mar por territorio que, considera, Chile le arrebató durante la Guerra del Pacífico.

Algunas de las frases de Mesa:

“Jurídicamente es imposible que una Corte establezca una división de la naturaleza de la demanda. La demanda está completa y la Corte no la puede partir en dos“.

“Lo que Bolivia hace es recoger las sistemáticas oportunidades de compromisos y promesas formales de Chile que establecieron, desde la perspectiva chilena, que Chile estaba dispuesto a negociar con Bolivia para otorgarle el acceso soberano al mar. No hay que olvidar algo fundamental, Bolivia no pide algo unilateralmente sino que está generando el pedido a partir de los compromisos de Chile, y segundo, no le pide a la Corte que establezca un fallo predeterminado, le pide a la Corte que le recuerde a Chile que se comprometió”.

“No se exploraron alternativas, se plantearon compromisos formales. Ejemplo: Patricio Carvajal, 1975, establece una propuesta global de negociación con Bolivia que incorpora el término ‘es sobre esta base que Chile está dispuesto a negociar para otorgarle a Bolivia un acceso soberano al mar en ese caso en una franja territorial de un corredor'”.

“El pedido de Bolivia no surge de una iniciativa que nace del deseo y la aspiración boliviana, nace de los compromisos generados por Chile”.

“Hay una figura jurídica internacionalmente reconocida, tratada por la Corte y fallada por la Corte, que se llama actos unilaterales de los Estados. Una promesa o un compromiso formal de un Estado para con otro Estado genera una obligación. El incumplimiento de esa obligación es jurídicamente exigible”.

“Cuando en todos los casos que Bolivia pone como ejemplo, desde 1920 a 1983, en todos los casos Chile suma el primer criterio, ‘estoy dispuesto a negociar contigo’, con el segundo, ‘para otorgarte una salida soberana al mar’, no puedo yo separarlo, el que lo está planteando como una coesión es Chile”.

“No se puede separar la demanda boliviana porque los compromisos chilenos fueron en ese sentido, el tema de negociar, con el tema del acceso soberano al mar”.

“‘Salida soberana’ es un concepto que usó Chile en los compromisos 1950-1975. Es darle a Bolivia un espacio geográfico con acceso soberano (al mar)”.

“¿Bolivia va a acatar el fallo? El país que hace la demanda es el que le pregunta al demandado si va a cumplir”.

“Bolivia va a acatar el fallo de la Corte Internacional de Justicia”.

Perú no le arrebató ni un centímetro cuadrado de tierra a Bolivia“, en respuesta a la pregunta de por qué Bolivia no demanda a Perú.

“Decir que el retraso histórico de Bolivia está vinculado a la mediterraneidad es insensato. Yo no acepto que la mediterraneidad haya significado lo pobreza para Bolivia, sí redujo su PBI, pero decir que la culpa de mi pobreza es la mediterraneidad es insensato. La ausencia de salida al mar significa para Bolivia la disminución del crecimiento potencial“.

“Evo Morales no necesitó ninguna bandera marítima para ganar las elecciones anteriores, no creo que haya relación directa entre el mar y la reelección”.

“No hablaré aquí de la política boliviana interna”.

“Los alegatos no se transmitieron (por la TV boliviana) por miopía, por no saber lo que hay que hacer. Se debió haber transmitido”.

Se trata de la primera vez que el exmandatario se encuentra en el vecino país, tras ser designado como vocero de la demanda marítima.

A principios de año se anticipaba que Mesa, junto al Canciller David Choquehuanca, fueran a Chile, pero esa visita quedó suspendida y sin fecha oficial.

El potavoz dijo además que en las próximas semanas se irá definiendo una nueva agenda de viajes a otros países y organismos internacionales, con el fin de socializar los argumentos de Bolivia ante la Corte Internacional.

El Deber