Fabrizio Hochschild, jefe de la delegación de la ONU en Colombia: “La deportación de colombianos está creando una gran crisis humanitaria”

Fabrizio Hochschild, jefe de la delegación de la ONU en Colombia, reveló que los colombianos que han llegado al país provenientes de Venezuela en los últimos días ya son más de 7.000.

Hochschild le dijo a EL TIEMPO que la ONU tiene el “temor” de que el número de colombianos en estampida aumente y advirtió que son “cientos de miles” los afectados por toda la crisis que ha generado este enfrentamiento entre Colombia y Venezuela.

¿Cuál es la lectura de la oficina de la ONU en Colombia de la situación en la frontera con Venezuela?

Hasta el momento la respuesta de las autoridades colombianas, con algo de apoyo de la ONU, ha logrado que la situación esté bajo control, pero el temor es que si hay más deportaciones o muchas más personas que salgan espontáneamente, se podría crear una situación que no sería fácil de manejar. Los datos que tenemos es que en las últimas semanas más de 7.000 personas han salido de Venezuela y han llegado a Cúcuta, La Guajira y Arauca.

¿Tiene información de que vaya a aumentar este número de personas?

Estamos viendo que el número de personas deportadas ha bajado, pero el flujo de quienes están cruzando la frontera espontáneamente continúa, y obviamente nos preocupa la retórica de confrontación que hay, por lo cual, realmente, se necesita más colaboración y diálogo.

¿Cuáles son las necesidades más urgentes de atender de quienes están llegando?

Una necesidad para muchos es el albergue. Otra es que haya un registro de quienes están volviendo. Esta inscripción está funcionando muy bien para los deportados, pero no para quienes están volviendo de manera espontánea. En algunos casos hay separaciones de familias y es fundamental asegurar que después se puedan unir. Además, se necesita diálogo entre ambos países para asegurar que las personas que siguen llegando vengan con sus bienes y los que han tenido que dejarlos puedan volver a recogerlos.

¿Percibe que la frontera de Colombia y Venezuela se convirtió en una de las más calientes del mundo?

Creo que esa caracterización es un poco exagerada. Lo que yo diría es que la crisis que tienen en la frontera está afectando a cientos de miles de personas, está amenazando su sustento y está creando una gran crisis humanitaria.

¿Han podido constatar la presencia de paramilitares en la frontera, como lo denuncia Venezuela?

No puedo hablar de lo que hay en Venezuela, soy el representante de Naciones Unidas en Colombia. Lo que no es un secreto para nadie es que del lado colombiano operan muchos grupos armados.

¿Cómo puede impactar esta crisis el proceso de paz?

Esto nos preocupa mucho porque creo que hay un reconocimiento del rol que Venezuela ha jugado en el proceso de paz, el cual ha sido muy constructivo y de gran utilidad. En la medida en que Venezuela se aleje del proceso –porque hay voces que piden que Colombia suspenda su cooperación– solamente se ocasionaría daño a la causa de la paz en Colombia.

¿Cómo será la visita de usted y otros delegados de la ONU a la frontera?

Unos jefes de agencia de la ONU y yo vamos a ir a Cúcuta para hablar con colombianos deportados y con los que han salido voluntariamente y conversar con las autoridades, para saber en qué debemos reforzar nuestro apoyo.

El Tiempo