Gobernador puertorriqueño se reúne con su par de Nueva York para discutir crisis fiscal y salud en la isla

Junto a una delegación de funcionarios electos de su estado, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, llega esta noche a San Juan para reunirse con el gobernador Alejandro García Padilla y discutir temas relacionados a la crisis fiscal y de salud en la Isla.

Cuomo ha indicado que el viaje responde a una invitación de García Padilla, quien hizo campaña a su favor en 2014.

Los eventos formales de la delegación tendrán lugar mañana, martes, cuando vence el plazo dado por García Padilla a un grupo de trabajo para que le presente un plan fiscal de cinco años.

“Nueva York y Puerto Rico tienen una relación especial unida por herencia, historia, cultura y familia. Y cuando los tiempos son difíciles, nos apoyamos y ofrecemos la ayuda que podamos”, indicó Cuomo, en una declaración escrita reciente.

Para el viaje, que puede incluir un almuerzo con el gobernador, Cuomo solicitó la compañía de importantes líderes boricuas demócratas de la ciudad neoyorquina, como la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark Viverito, la congresista Nydia Velázquez y el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz, hijo.

Los tres aceptaron participar de la delegación, de la cual forman parte también el fiscal general del estado, Eric Schneiderman, el presidente de la Cámara de Representantes, Carl Heastie, el contralor Scott Stringer, el comisionado de Salud, Howard Zucker, y el director estatal de Medicaid, Jason Helgerson.

Fondos de campaña. Antes del viaje, el grupo “Hedge Clippers“ exhortó a Cuomo a devolver más de $1.2 millones que, según sostiene, su comité electoral ha recibido en donativos políticos de contribuyentes vinculados a los fondos de cobertura o fondos buitre, que ya controlan cerca de un 30% de los bonos de Puerto Rico y que han encabezado los esfuerzos en contra de que el gobierno puertorriqueño tenga a su disposición una ley general que reglamente un proceso de reestructuración de sus empresas públicas.

“No puede viajar a Puerto Rico antes de reconocer la complicidad de algunos de sus donantes con la crisis de deuda de la Isla”, dijo el grupo en una carta al gobernador Cuomo.

Critican “fondos buitre”. El liderato político boricua que aceptó acompañar a Cuomo ha sido crítico de la actitud asumida por los llamados fondos buitre. El análisis de Hedge Clippers indica que Cuomo ha recibido $1.28 millones en donativos de 47 contribuyentes asociados a esas firmas de inversiones.

“Este viaje es sobre cómo dar un paso al frente a favor de Puerto Rico y su gente, y espero trabajar con todos nuestros socios para ayudar a atender la crisis”, sostuvo Cuomo en su declaración de la semana pasada.

En aquel comunicado del gobernador Cuomo, la concejal Mark Viverito mantuvo que es necesario un llamamiento conjunto al gobierno federal para que actúe ahora y ayude a “nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico, antes de que seatarde”.

“Todos los estadounidenses tienen que tener una participación significativa en cómo la crisis de Puerto Rico se soluciona”, afirmó, por su parte, la congresista Velázquez.

El Nuevo Día