Gobierno boliviano denuncia operación encubierta contra Evo Morales financiada por agencias de EE UU

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, denunció el domingo que está en marcha en Bolivia una operación “encubierta” contra el presidente Evo Morales, financiada y articulada por agencias de inteligencia y seguridad de Estados Unidos porque se convirtió en su principal “adversario político”.

“Hoy día hay una operación encubierta en marcha contra el presidente Evo Morales en Bolivia y que está no solamente financiada, articulada y organizada por agencias de inteligencia y de seguridad de Estados Unidos”, afirmó a los medios estatales.

Quintana explicó que la arremetida contra el jefe de Estado tiene que ver con la larga historia de “conspiración” de la DEA, desde cuando él era dirigente cocalero pasando por cuando fue diputado elegido por el voto del pueblo y luego candidato a la presidencia del país.

Entonces, recordó, que la DEA intentaba involucrarlo con el narcotráfico y estigmatizarlo como narcotraficante.

Indicó que en los últimos nueve años, Estados Unidos llevó la mayor “maniobra” para que Morales no sea elegido en los comisión de 2005, pero ya una vez en el Gobierno fue más allá y buscó frustrar la Asamblea Constituyente, patrocinó el revocatorio, el “golpe” cívico, el “separatismo” y la movilización por el Tipnis.

“No descansaron un sólo segundo y no van a descansar. Lo quieren fuera del Gobierno al Presidente, lo quieren desacreditar”, remarcó.

El Ministro de la Presidencia dijo que en la actualidad, el Presidente indígena es el principal objetivo de las agencias estadounidenses de inteligencia porque se trata de un líder indiscutible en América Latina y el mundo, que no comulga con la política del país del norte.

“Hoy día el presidente Evo (Morales) es el objetivo número uno de las agencias de seguridad de Estados Unidos porque el Presidente es uno de los líderes indiscutibles en América Latina y el mundo que no comulga con la política de Estados Unidos”, respaldó.

El Ministro de la Presidencia afirmó que la amenaza que se cierne contra Morales y el riesgo que corre responden a que él se convirtió 0en un “adversario político” de Estados Unidos.

Agregó que en el afán de consolidar ese objetivo, Estados Unidos utiliza la lucha contra el narcotráfico, con informes negativos para Bolivia, para “divorciarlo” de la comunidad internacional, donde su voz “clara, firme y honesta” tiene “un peso” como nunca antes tuvo la de otro mandatario.

Cambio