Guatemala: expresidente Otto Pérez Molina declara que su gobierno cayó “por intereses de EEUU”

El ex presidente de Guatemala que guarda prisión preventiva en la cárcel militar Matamoros, en espera de la apertura a juicio por supuestamente dirigir una estructura de defraudación fiscal denominada La Línea, dijo tener confianza en esclarecer ante la justicia su situación, alegando insistentemente su inocencia.

Según Pérez Molina, atrás de la acusación del Ministerio Público (MP), y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), existen “intereses de otro tipo” que incluso se extienden a Honduras y El Salvador, donde se están gestando movimientos sociales similares a los que en Guatemala llevaron a la renuncia del Presidente, señalado de corrupción.

“El marcado interés de Estados Unidos para que la Cicig estuviera presente no es por gusto”, dijo Pérez Molina que resaltó la insistencia de ese país en la continuidad de la Cicig, petición que según el ex mandatario fue directa en al menos tres oportunidades, dos de ellas del propio vice presidente estadounidense Joe Biden.

Pérez Molina reconoce en la entrevista con la cadena internacional que solicitar la extensión por dos años del mandato de la Cicig fue “una decisión difícil”, promovida por una “componenda” de Estados Unidos.

“La Cicig ha sido un instrumento que ha servido a otras personas, hoy lo estoy viendo como una injerencia de Estados Unidos”, dijo Pérez Molina que además sugiere y citando una reciente lectura de la que no cita el autor, que existió un plan desde el gobierno estadounidense para derrocar su Gobierno.

Agregó: “Están como calcados los pasos que se dan: hay que levantar la indignación de la gente, buscar motivos como los temas de corrupción, sacan una lista de temas y al ver las fases, es casi calcado lo que pasó en Guatemala”.
La Línea

El mandatario fue cuestionado por la supuesta participación de Roxana Baldetti en la estructura La Línea, ex vicepresidenta que guarda prisión por los mismos motivos que Pérez molina.
“Le corresponde a ella constestarlo, yo no puedo interpretar lo que ella estaba diciendo -en las escuchas- responder si había gente involucrada no me toca a mi decirlo”, respondió el ex mandatario.

Pérez Molina sí reconoció que existía una estructura dedicada a la defraudación aduanera, sin embargo negó que fuera parte de ella: “me quieren involucrar a cómo de lugar”, insistió.

Insistió el ex mandatario que no recibió dinero de la estructura criminal y “si hubiera recibido dinero de La Línea”, lo confesara y pidiera perdón.

Otto Pérez fue cuestionado en un escenario hipotético si pudiera regresar en el tiempo, ¿volvería a escoger a Roxana Baldetti como su pareja vicepresidencial?, a lo que el expresidente respondió que “es un escenario que no se va a dar por lo que no viene al caso responder”.

También fue cuestionado por una supuesta relación sentimental con Baldetti, comentario que calificó como “rumores”, negando tal extremo.

La otra Línea y El Chapo

El ex mamdatario de nuevo insistió que existe otra Línea, una estructura desde el sector empresarial que a bloqueado la transparencia del pago de impuestos, reformas fiscales y participó de los sobornos que enriquerieron la estructura La Línea.

Sobre la detención y supuesto soborno del narcotraficante Joaquín Guzmán, El Chapo, en 1993, Pérez Molina dijo nunca tener comunicación directa con él, pero que sí se le hizo llegar una oferta de dinero a cambio de la liberación.

“Fue en 1993 en el mes de mayo, no tuve la comunicación con él porque no tenía porque tenerla, aquí fue hacer la captura, confirmar que él era y entregarlo en horas a México. En el momento de la captura se dijo que había una persona que dijo que se estaba ofreciendo dinero y se negó y se entregó -a México-.

Prensa Libre

Juez de Extinción congela cuentas millonarias de Otto Pérez Molina

Las investigaciones contra Otto Pérez Molina alcanzaron sus cuentas bancarias. El jueves pasado, el mismo día en que renunció al cargo de Presidente de la República y fue recluido en el Cuartel Militar Matamoros, Marco Antonio Villeda, titular del Juzgado de Extinción de Dominio ordenó el embargo de Q5 millones 228 mil 360 y US$22 mil 723 registrados a su nombre.

La cifra en quetzales está distribuida en cinco cuentas monetarias, mientras que los fondos en dólares en una sola. La fortuna del exmandatario está repartida en cuatro entidades bancarias del país.

La medida cautelar fue decretada por el juez luego de la solicitud planteada por el Ministerio Público (MP), el cual presentó reportes de transacciones sospechosas emitidos por la Intendencia de Verificación Especial (IVE), para conseguir la orden del juez.

RECURSOS DE FONAPAZ

Uno de esos movimientos bancarios fueron los Q431 mil 803 que depositó el exgobernante en una entidad bancaria, en agosto de 2009, los cuales fueron para cancelar un préstamo que había adquirido. Esa transacción tiene una trama detrás, que la fiscalía empieza a desenredar.

El 6 de agosto de 2009, Fonapaz trasladó alrededor de Q7 millones a la empresa Agricultura y Mecanización de Tierras S.A. (Agromec), de la cual en ese entonces era representante legal Estuardo Galdámez, actualmente diputado del Partido Patriota (PP) y reelecto el pasado 6 de septiembre en las Elecciones Generales.

El monto millonario estaba destinado para ejecutar un proyecto de mejora de un tramo carretero.

En ese mismo día, Agromec trasladó Q2.1 millones a la Constructora Jumar S.A., propiedad de Juan de Dios Rodríguez, expresidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) y exsecretario privado de Pérez Molina, quien se encuentra en la actualidad ligado a proceso y en prisión preventiva por un contrato anómalo de Q116 millones.

El cheque emitido por Agromec fue endosado por Rodríguez y depositado en una de las cuentas bancarias de su compañía, de acuerdo con las investigaciones del MP.

La fiscalía también consiguió constatar que el 12 agosto de ese mismo año, la compañía de Rodríguez emitió un cheque por Q500 mil a favor de Pérez Molina, señalado ahora como integrante de la red de defraudación aduanera conocida como La Línea.

El ex Presidente dos días después de obtener esa cifra canceló el préstamo de Q431 mil 803 que tenía. La fiscalía ahora supone que ese monto era parte de los fondos que erogó Fonapaz. Esa es una de las transacciones sospechosas que el MP está rastreando en las cuentas de Pérez Molina.

El exmandatario fue ligado a proceso y enviado a prisión preventiva por Miguel Ángel Gálvez, titular del Juzgado B de Mayor Riesgo, por los delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera.

El MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) sostienen que Pérez Molina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti son los máximos líderes de La Línea y recibieron el 50 por ciento de los sobornos obtenidos en las diferentes aduanas del país.

Un abogado penalista que fue consultado por elPeriódico, explicó que los hechos señalados por la fiscalía podrían catalogarse dentro de los delitos de peculado –sustracción de fondos del Estado-, y lavado de dinero y otros activos. El primer cargo tiene una pena mínima de cinco años de prisión y el otro una condena mínima de seis.

Pérez habla desde la prisión

El exmandatario Otto Pérez ofreció una entrevista desde la cárcel, donde acusó a Estados Unidos de ejercer presión para que la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), permaneciera en el país.

El ex Presidente aseguró que dentro de su análisis por la crisis de su gobierno contempló declarar non grato al embajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, cancelar el mandato de la CICIG y sacar al Ejército a las calles.

El Periódico