Guatemala: Expresidente Pérez Molina comparece ante la justicia y niega vinculación con red criminal denominada La Línea

Durante la continuación de su audiencia de primera declaración, el expresidente Otto Pérez Molina, aseguró que “no pondría su dignidad, todo su trabajo y esfuerzo, ni por $800 mil, ni por ninguna cantidad de dinero”.

Además, Pérez Molina indicó que en la década de los 90 cuando él dirigió el operativo con el que se logró capturar al narcotraficante José “El Chapo” Guzmán, este lo primero que hizo fue negociar y ofrecerle un soborno millonario, el cual rechazó.

“Me ofrecieron 10 o 15 veces más de la cantidad que el Ministerio Público (MP) dice que a mí me correspondieron de esta banda criminal”, expresó el exjefe de Estado.

Pérez afirmó “que es una persona recta, dispuesta a servir a Guatemala, pero no que no es una persona perfecta. Que ha cometido errores pero no con mala fe, ni mucho menos para robarle dinero a los guatemaltecos”.

En su declaración que duró 54 minutos el exfuncionario, sindicado de dirigir juntamente con la exvicepresidenta Roxana Baldetti, la banda de defraudación aduanera “La Línea”, trató de sustentar los cambios y nombramientos que hizo durante su administración. Destacó su servicio militar “con el fin de hacer ver los valores a los que responden sus acciones”.

Asimismo, uevamente negó los señalamientos de los fiscales del MP y los calificó de inconsistentes, mal intencionados, con poca investigación y vistos desde una óptica totalmente diferente a la realidad.

A juicio del exmandatario “hay mala intención” al quererlo involucrar en la red, y recordó que la decisión de investigar el caso fue el resultado de una reunión que él mantuvo con el titular de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), el jurista colombiano Iván Velásquez.

“Si yo hubiera tenido conocimiento de la red le hubiera dicho (al comisionado) que no estaba interesado” en que se investigara, argumentó.

Pérez Molina, quien ayer dejó de ser presidente de Guatemala después de que el Congreso aceptó la renuncia que presentó para enfrentar a la justicia, reconoció que es “importante” que se haya descubierto la red y felicitó al Ministerio Público por el trabajo de encontrar y capturar a sus miembros.

“Quiero decirle que no recibí dinero, más bien se hicieron esfuerzos en este Gobierno, y me tocó a mí, para que la recaudación (tributaria) fuese una realidad”, agregó.

El exmandatario dijo que los señalamientos de la Fiscalía en su contra “son inconsistentes”, porque los papeles mostrados por el organismo judicial no tienen firmas.

El general retirado afirmó además que son “especulaciones” del MP la versión según la cual él y su exvicepresidenta, quien renunció al cargo en mayo pasado y permanece en prisión preventiva, se hayan repartido el 50 % de los sobornos cobrados por la red de corrupción.

“Yo no voy a poner mi dignidad por ninguna cantidad de dinero”, afirmó el expresidente, y rechazó haber recibido algún beneficio económico de la red.

Según las investigaciones de la Fiscalía y de la Cicig, la red “La Línea” habría obtenido Q28.5 millones entre mayo de 2014 y abril de 2015.

Pérez Molina fue imputado el jueves por la Fiscalía de los delitos de cohecho pasivo, asociación ilícita y caso especial de defraudación aduanera.

El ex jefe de Estado pasó su primera noche en prisión provisional, una medida dictada el jueves por el juez Gálvez para garantizar la continuidad de la audiencia y resguarda la vida de Pérez Molina, explicó el magistrado.

Siglo21