Justicia venezolana condena al opositor Leopoldo López a 13 años de prisión por los intentos de desestabilización de 2014

13 años, 9 meses y 7 días. Ese es el tiempo que deberá pasar tras las rejas el dirigente opositor Leopoldo López, luego de que ayer la jueza 28 de Juicio de Caracas, Susana Barreiros, lo declarara culpable de los cuatro delitos por los cuales lo acusó el Ministerio Público por su participación en los disturbios ocurridos en la capital el 12 de febrero de 2014, luego de la marcha opositora que ese día se celebró.

La información la suministraron fuentes del Ministerio Público y fue confirmada por las defensas, las cuales revelaron que la funcionaria resolvió que el exalcalde de Chacao cumplirá su condena en la cárcel militar de Ramo Verde (Los Teques), donde permanece recluido desde que el 18 de febrero de 2014 se entregó a las autoridades.

Pero la jueza no solo condenó a López, sino también a los estudiantes Cristian Holdack, Ángel González y Demián Martín, sin embargo ellos no irán a un calabozo. En el caso de Holdack, quien fue condenado a 10 años de prisión, la jueza Barreiros decidió mantener la medida humanitaria que hace unos meses le impuso el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por motivos de salud, razón por la cual podrá cumplir con su sanción en la calle y solo tendrá que presentarse cada 15 días ante los tribunales.

González y Martín, por su parte, no terminarán en prisión porque la condena impuesta (4 años y seis meses de cárcel) es menor al límite que fija el Código Orgánico Procesal Penal (COPP) para cumplirla en una celda. La jueza decidió mantenerles las medida de presentación cada 15 días ante los tribunales.

Barreiros comenzó a leer su veredicto pasadas las 9:30 de la noche, casi dos horas después de lo fijado por ella misma. Ahora la funcionaria tiene diez días para publicar la sentencia, donde deberá explicar los motivos por los cuáles consideró probados los cuatro delitos que le achacó el Ministerio Público (asociación para delinquir, instigación pública y determinador en los delitos de incendio y daños).

La defensa de López ha sostenido que no hay asociación, porque López y los estudiantes no se conocían hasta que se inició este proceso y porque no eran miembros de una organización criminal. También rechazó el señalamiento de instigación, por cuanto el opositor jamás llamó expresamente a la violencia y así lo reconoció hasta testigo clave de la Fiscalía, la lingüista Rosa Amelia Asuaje. Igualmente negó que se le pudiera responsabilizar del incendio a la sede principal del Ministerio Público, por cuanto esta edificación no ardió; ni de los daños que sufrieron seis patrullas de la policía científica, porque dos adolescentes que acudieron como testigos al juicio confesaron que ellos por “voluntad propia” las atacaron.

Un fallo previsible

Las declaraciones que desde el mismo momento en que se inició este proceso hicieron altos funcionarios del Gobierno hacía prever este desenlace. Incluso ayer, en horas de la mañana, la decisión de la exjefe del Distrito Capital y candidata del Partido Socialista Unido de Venezuela, Jacqueline Farias, de convocar una concentración en la plaza Diego Ibarra para esperar el fallo de la jueza Barreiros parecía indicar que el mismo no favorecería a López y a los estudiantes.

El exalcalde de Chacao estaba consciente de ello y por ello durante la larga exposición que realizó le soltó a la funcionaria: “Usted tiene más miedo que de dictar esta sentencia que yo de escucharla”, aseveró la abogada Elenis Rodríguez y otros presentes en la sala de audiencia.

López sostuvo que el proceso en su contra buscaba criminalizar la palabra, por cuanto se le estaba acusando de incitar a los hechos de violencia registrados el año pasado por impulsar “La Salida”.

El dirigente echó mano de la sentencia de la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia que el 11 de noviembre de 2009 libró al fallecido Hugo Chávez de un juicio. En ese dictamen se respondía a una denuncia que el constituyente Hermann Escarrá interpuso contra el desaparecido mandatario, al que acusó de “instigación a delinquir, apología del delito e incitación al odio” porque meses antes afirmó: “Le vamos a entrar a Batasos (por los batallones socialistas)”, según el denunciante esto era una amenaza contra sus adversarios, pero el máximo juzgado consideró que las palabras no podían interpretarse literalmente y que eran parte del debate político.

Asimismo reiteró que “La Salida” era constitucional y enumeró los mecanismos constitucionales que, según él, la permiten. Asimismo la justificó asegurando que los poderes públicos en Venezuela violan la Constitución.

El Universal

Leopoldo López: de”La salida” a la sentencia

Este jueves 10 de septiembre el dirigente opositor venezolano Leopoldo López fue hallado culpable y sentenciado a 13 años y 9 meses de prisión, por su responsabilidad en los hechos de violencia ocurridos el 12 de febrero de 2014, una manifestación en Caracas que terminó con tres muertos, decenas de heridos y daños a infraestructuras oficiales.

La sentencia la dio a conocer la jueza Susana Barreiros.

El dirigente fue juzgado por los delitos de instigación pública, agavillamiento (asociación para delinquir) y daños a la propiedad e incendio por los sucesos de esa manifestación, pues fue señalado de haber pronunciado discursos que impulsaron a sus seguidores a generar violencia.

Por esos hechos, se dictó una orden de captura contra él.

Fue entonces, el 18 de febrero del año pasado, que el acusado se entregó a la policía tras encabezar otra multitudinaria manifestación y fue recluido en la prisión militar de Ramo Verde, donde ha permanecido hasta ahora y la instancia judicial dictó la condena además fijó como lugar de cumplimiento de la pena.

Cronología de los hechos

En 2014 12 de febrero.- Un tribunal de Caracas dicta orden de detención contra él por la convocatoria de una manifestación que causó destrozos en edificios del Estado y que dejó tres muertos.

15 de febrero.- El presidente venezolano, Nicolás Maduro, responsabiliza de la violencia a Leopoldo López, líder del partido Voluntad Popular, y al expresidente colombiano Álvaro Uribe.

16 de febrero. – Orden de captura contra el opositor. Maduro asegura que Estados Unidos está detrás de las protestas y expulsa a tres diplomáticos de ese país.

18 de febrero .- López se entrega y es llevado a la cárcel militar de Ramo Verde, en medio de una multitudinaria manifestación.

4 de abril .- La Fiscalía acusa a López de daños a la propiedad, incendio y asociación para delinquir.

8 de abril. – A instancias de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el Gobierno y la plataforma opositora Mesa de la Unidad (MUD) acuerdan iniciar un diálogo. López y la dirigente opositora venezolana María Corina Machado lo rechazan.

23 de julio. – Comienza el juicio contra Leopoldo López.

13 de noviembre. – Un tribunal venezolano rechaza su puesta en libertad, aunque la ONU había recomendado su liberación inmediata.

En 2015 11 de febrero.- Los opositores María Corina Machado, Leopoldo López y Antonio Ledezma (alcalde de Caracas) proponen un “Acuerdo Nacional hacia la Transición” en Venezuela.

18 de febrero. – Opositores reclaman la puesta en libertad de Leopoldo López, cuando se cumple un año de su ingreso en prisión.

15 de marzo. – La Justicia rechaza la apelación interpuesta por su defensa.

22 de mayo. – El opositor encarcelado Daniel Ceballos inicia una huelga de hambre a la que un día después se suma Leopoldo López. Más tarde se unirán otros políticos en prisión.

23 de mayo. – López inicia una huelga de hambre en la que demanda la puesta en libertad de los opositores presos, la fijación de una fecha para las elecciones parlamentarias y el envío de observadores internacionales a las mismas.

29 de mayo. – Las autoridades venezolanas impiden a los expresidentes de Colombia Andrés Pastrana y de Bolivia Jorge Quiroga entrevistarse con López y Ceballos.

7-9 de junio. – El expresidente del Gobierno español Felipe González viaja a Venezuela. Es bienvenido por los opositores y rechazado por el chavismo. Las autoridades no le conceden permisos para visitar a los opositores encarcelados ni asistir a sus juicios.

23 de junio. – Leopoldo López anuncia el abandono de la huelga de hambre.

11 de agosto .- Ceballos recibe medida de arresto domiciliario por motivos de salud tras cerca de un año y medio en prisión.

26 de agosto. – La defensa de López informa que el juicio ha comenzado la fase de conclusión.

31 de agosto. – La Fiscalía venezolana dice en la presentación de conclusiones que se demostró la culpabilidad de López y de otros cuatro jóvenes por los hechos de violencia del 12 de febrero de 2014.

4 de septiembre. – Marco Coello, uno de los jóvenes que es juzgado junto a López, huye del país con destino a Miami, lo que retrasa una de las audiencias finales contra el dirigente.

7 de septiembre .- La defensa de López denuncia “graves vicios” y “faltas de ética” a lo largo del juicio y destaca que el 96 por ciento de las evidencias fueron presentadas por la Fiscalía.

10 de septiembre. – Se celebra una última audiencia en la que intervienen López y se anuncia la condena de 13 años, 9 meses y 7 días que deberá cumplir en la misma cárcel de Ramo Verde.

Otros datos del caso Por otra parte, la defensa tendría 10 días hábiles para apelar la decisión y de no proceder habría la posibilidad de interponer un recurso de casación ante el Tribunal Supremo de Justicia.

En este mismo proceso judicial, fueron condenados Christian Rene Holdack Hernández, Ángel de Jesús González y Demián Daniel Martín a distintas penas.

Durante las 72 audiencias que cubrieron 57 semanas, los fiscales 2ª y 41º nacionales, Narda Sanabria y Franklin Nieves, respectivamente, demostraron ante el Tribunal 28º de Juicio del Área Metropolitana de Caracas (AMC) que López cometió los delitos de daños e incendio, instigación pública y asociación para delinquir.

Adicionalmente, a López se le impuso como pena accesoria la inhabilitación política durante el mismo tiempo de su condena en prisión.

Respecto a Holdack, el mencionado Tribunal dictó la pena 10 años, seis meses, siete días y 12 horas de prisión, los cuales cumplirá con una medida cautelar sustitutiva de libertad por razones de salud.

En el caso de González y Martín, fueron condenados a cuatro años y seis meses de prisión, que también deberán cumplir con medidas cautelares.

Es necesario recordar que durante las audiencias realizadas se demostró que los pronunciamientos realizados por López a través de los medios de comunicación y las redes sociales, incitaron a sus seguidores a generar violencia en las calles y desconocer al Gobierno Nacional y a las instituciones del Estado venezolano.

Asimismo, los representantes del Ministerio Público dejaron en evidencia la instigación que López tuvo sobre sus partidarios, acción que desató la euforia negativa en sus simpatizantes y que conllevó al ataque contra la sede principal del organismo garante de la legalidad. Tal acción generó pánico a más de 800 trabajadores y sus hijos, quienes se encontraban en el edificio.

Entorno Inteligente  

Roberta Jacobson: Profundamente preocupada por la condena de Leopoldo López

La subsecretaria de Estado de EE UU, Roberta Jacobson, se pronunció la noche de este jueves sobre la sentencia que condena al líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión en la cárcel militar de Ramo Verde.

“Profundamente preocupada por la condena de Leopoldo López. Llamamos al gobierno a proteger la democracia y derechos humanos en Venezuela”, escribió Jacobson en su cuenta en Twitter, @WHAAsstSecty.

El Tribunal Supremo de Justicia informó mediante un comunicado de prensa: “El Juzgado Vigésimo Octavo de Primera Instancia en Función de Juicio del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas sentenció a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión al ciudadano Leopoldo López, por considerarlo responsable de la comisión de los delitos de determinador en el delito de incendio intencional (art. 343 del Código Penal), instigación pública (art. 285 del Código Penal), daños a la propiedad pública (arts. 473 y 474, en concordancia con el artículo 83 del Código Penal), y asociación para delinquir (art. 37), en relación con el artículo 27 y con las agravantes del artículo 29, numerales 3 y 7 de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo; con ocasión a los hechos de violencia ocurridos en febrero de 2014”.

Asimismo, el Tribunal de Juicio informó en su nota de prensa que los estudiante Christian Holdack fue condenado a 10 años, 6 meses, 7 días y 12 horas por los delitos de incendio y daños, instigación pública y agavillamiento; Demian Martín García y a Ángel de Jesús González a 4 años y 6 meses por el delito de instigación pública”.

Panorama

 ¿Por qué está detenido Leopoldo López?

Leopoldo López es un político venezolano de ultraderecha, exalcalde y exprecandidato presidencial, inhabilitado por hechos de corrupción, vinculado a instituciones financiadas por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, responsable de acciones desestabilizadoras. Aliado del expresidente colombiano Álvaro Uribe y el autor intelectual de acciones violentas en el país que han dejado decenas de muertos.

El periodista canadiense Jean-Guy Allard relata que, en la década de 1990, López estudió en una institución estrechamente vinculada a la CIA, el Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard, “pues de allí reclutan a muchos de sus agentes de inteligencia”.

López habría conocido en aquellos años al general David Petraeus, exjefe de la CIA y hombre de confianza de Barack Obama en materia de inteligencia, y a Paula Broadwell, especialista en contrainsurgencia y análisis geopolítico de la inteligencia militar.

Luego, en Venezuela, se conectó con el Instituto del Partido Republicano de EE.UU. (International Republican Institute), que le extendió su apoyo estratégico y financiero. A partir de 2002, realizó frecuentes viajes a Washington a la sede del Partido y a encuentros con funcionarios del Gobierno de George W. Bush (2000-2008).

En el 2002 encabezó la marcha de oposición al Palacio de Miraflores, en Caracas, que provocó la muerte de decenas de personas, propició el golpe de Estado y el secuestro del entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013).

En esos días, participó en la persecución y detención ilegal del entonces ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín. Sin embargo, la causa judicial en su contra por estos hechos cesó en diciembre del 2007, gracias a una amnistía otorgada por el propio presidente Chávez.

Años después, lideró acciones desestabilizadoras en el país, llamadas “guarimbas”. La estrategia consistía en atentar de manera violenta y sistemática contra la paz y tranquilidad pública y provocar una actuación “represiva” de las fuerzas del Estado, para incentivar una sublevación cívico-militar, deslegitimar al Gobierno y forzar una intervención extranjera.

En 2008, López fue inhabilitado políticamente por la Contraloría General, por un caso de conflictos de intereses de 1999, era asesor de la estatal “Petróleos de Venezuela”, justo cuando su madre, Antonieta Mendoza, era Directora de Asuntos Públicos de la empresa.

En 2011, la Contraloría lo inhabilitó nuevamente por tres años, hasta 2014, por el desvió de recursos públicos cuando era alcalde Chacao (2000-2008).

De acuerdo con Allard, López es primo de Thor Halvorssen, autoproclamado jefe de la Human Rights Foundation, organización no gubernamental financiada por la CIA que orquestó el fracasado golpe de Estado contra el presidente boliviano Evo Morales, en 2009.

Posteriormente, en 2011, López fue precandidato presidencial (aunque sabía que estaba inhabilitado) y se alió con el exmandatario colombiano Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), con quien se reunió en varias ocasiones para solicitar su “asesoría” en materia de “seguridad”.

Precisamente, Uribe -y su familia- ha sido vinculado a grupos paramilitares y con el fallecido capo de la droga Pablo Escobar Gaviria, es acusado de ordenar cientos de desapariciones forzadas cuando era Presidente y se ha declarado “enemigo del Estado venezolano”.

Ahora, desde comienzos de 2014, López realiza convocatorias en aras de romper el orden constitucional, incitar a la desobediencia civil y demandar la salida del presidente Nicolás Maduro por vías antidemocráticas. Sus llamados han culminado con focos de violencia en varias ciudades del país, especialmente en la capital, que hasta la fecha han dejado, al menos, tres venezolanos fallecidos, decenas de heridos y daños material incalculables.

López es acusado por delitos que van desde instigación a delinquir, intimidación pública y daños a la propiedad pública, hasta homicidio intencional calificado ejecutado por motivos fútiles e innobles.

TeleSur