María Guadalupe Murguía, diputada mexicana, presidenta de la Comisión Especial de Ayotzinapa: “No estamos obligados a sostener la verdad oficial”

La presidenta de la Comisión Especial de Ayotzinapa en la Cámara de Diputados, la panista queretana María Guadalupe Murguía, aseguró que ellos sí se entrevistarán con los padres y con los familiares de los 43 estudiantes de la Normal Rural —lo que no hicieron los anteriores diputados— y adelanta que no buscan ocultar ninguna verdad, ni manipularla y que denunciarán cuando los bloqueen.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Murguía Gutiérrez aseguró que no están obligados a sostener versiones oficiales de nadie. De la investigación que realizó la PGR y de la que realizaron especialistas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, es imposible saber qué pasó con los 43 estudiantes y cuál es su paradero.

A unas horas de haber asumido el cargo, dijo que si detectan anomalías en el manejo de las pesquisas, se buscará que haya sanciones.

Ofreció trabajo conjunto con la PGR, pidió a los familiares de los normalistas que les den un voto de confianza y rechazó que este órgano legislativo sea mediático. Dijo que al final presentarán sus conclusiones, pero “no podemos señalar culpables o responsables”.

¿No se sacó la rifa del tigre? Es un tema delicado que ha lastimado mucho a los mexicanos.

Es un tema muy complejo que tiene que verse con prudencia, con sensatez, pero también con firmeza. Hay que ir desglosando esto, en primer lugar, la averiguación y la responsabilidad de dar cuenta a la nación, al país y al mundo, porque ya es un asunto internacional lo que pasó con los estudiantes normalistas, desde la PGR y del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Usted, ¿a quién le cree?

Lo único que me queda claro es que en este momento ni con la averiguación de la propia PGR, ni con la investigación que hizo el grupo independiente, es posible saber a ciencia cierta qué pasó con los 43 estudiantes, cuál es el paradero de ellos. Hay un malestar político y social muy grande que ha trascendido de lo estrictamente nacional. Esto deteriora gravemente a instituciones como la PGR, que es responsable de esta investigación y, desde luego, al gobierno federal que queda en entredicho por haber asumido conclusiones que después fueron tan frontalmente rebatidas.

¿Cuál será la función de esta comisión especial legislativa?

Trabajar con los grupos de investigadores independientes, con la PGR, abrir, a lo mejor, las líneas de investigación que sugieren los especialistas independientes, que se les dé seguimiento. Pedir a la PGR que profundice en ellas, que las implemente, que si hay que abrir nuevas líneas de investigación, les dé cauce; que si hay que rectificar criterios que ya se habían asumido, que se haga, que se corrijan, que se rectifiquen. Que si en el transcurso de todas estas averiguaciones se identifica que hubo un manejo poco profesional de la averiguación, bien sea por incapacidad profesional, por comisión, por omisión, por complicidad política o delincuencial de personal de la PGR, de personal de las procuradurías locales, pues tiene que sancionarse.

¿Esta comisión no fue creada solamente de manera mediática?

Hay un descrédito respecto de muchas instituciones y, desde luego, los diputados se encuentran dentro de esta baja calificación de credibilidad (…) Yo creo que es fundamental, para los diputados, reunirnos con los padres de familia, con el grupo de expertos de la Comisión Interdisciplinaria. También con la PGR, con autoridades locales, municipales y estatales, porque fueron los primeros que tuvieron contacto con los jóvenes.

¿Entonces no es mediática?

Queremos trabajar, queremos tener resultados, presentarlos a la opinión pública y, simple y sencillamente, señalar el resultado de lo que nosotros encontremos. No podemos señalar ni culpables ni responsables ni definir exactamente qué debió haber dicho la PGR, eso le corresponde a la PGR, pero sí podemos dar los resultados de las reuniones y de las entrevistas que tengamos.

¿Qué diferencia tendrá esta comisión a la anterior?

Esta comisión no busca ocultar la verdad, no busca manipularla, no busca orientarla a ningún sentido. No hay ningún acuerdo con autoridad, con ninguna, para llegar o apoyar las conclusiones a las que llegue una instancia oficial. Simple y sencillamente buscamos llegar a un elemento de convicción con los elementos y con las entrevistas que tengamos con las personas y grupos correspondientes.

¿La comisión no se quedará en una simple anécdota?

No, ni en una narrativa de los hechos. En la medida en que podamos coadyuvar con las pesquisas para alcanzar la verdad, lo vamos a hacer.

¿Pedirá facilidades para el trabajo de este órgano?

Sí, aun cuando no tengo un presupuesto, creo que en estas épocas de estrechez tenemos que tener un presupuesto realista, qué necesitamos, cuánto puede costar, de qué manera podemos apoyarnos.

¿Qué mensaje le daría los padres de familia que tanto dolor han pasado en estos últimos meses?

Yo sé que ellos tienen desconfianza de los diputados y, bueno, finalmente ha sido su experiencia, no es algo extralógico, han tenido experiencias difíciles que, desde luego, me interesaría muchísimo tener la ocasión de platicar con ellos, oír sus puntos de vista. Seguramente ellos mismos se han allegado una serie de versiones respecto de cómo sucedieron los hechos, tenemos que escucharlas y ponderarlas con las otras versiones de los grupos de especialistas que investigan.

¿Y sí hay oposiciones?

Cuando nos bloqueen lo vamos a decir. No tenemos por qué sostener versiones oficiales de nadie ni actuar con irresponsabilidad, ni teorías que no tengan sustentos científicos. Buscamos ser objetivos e imparciales.

El Universal