ONU: numerosos presidentes exigen a EEUU el fin del bloqueo contra Cuba y Obama reitera pedido a su Congreso para levantarlo

Presidentes de América Latina y África reclamaron en la Asamblea General de la ONU el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba.

En la primera jornada del segmento de alto nivel de la Asamblea, que concluyó entrada la noche de este lunes, abundaron los llamados a poner fin a una política de Washington que el propio Barack Obama reconoció ante los 193 países miembros de Naciones Unidas que debe cesar, porque “no tiene cabida”.

La mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, inició el maratónico desfile de oradores, unos 36, y en su discurso incluyó el pedido a detener el cerco impuesto a la isla por más de medio siglo, al cual calificó de proveniente de la guerra fría.

Por su parte, el máximo líder boliviano, Evo Morales, y su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, abogaron por el cese del bloqueo y la devolución a Cuba del territorio de Guantánamo ocupado por la Base Naval norteamericana, cuestiones clave para la normalización de las relaciones entre Washington y La Habana.

A su turno en el debate de la Asamblea en su 70 período de sesiones, el presidente sudafricano, Jacob Zuma, reiteró en la plenaria la necesidad de levantar el unilateral castigo, “con el fin de ayudar al pueblo cubano a obtener su libertad económica”.

También los jefes de Estado de México, Enrique Peña Nieto; Mozambique, Filipe Nyusi, y Gabón, Ali Bongo Ondimba, defendieron el fin del cerco.

Los citados oradores, junto a los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; Chile, Michelle Bachelet; Mali, Ibrahim Boubacar Keita, y Portugal, Aníbal António Cavaco, celebraron la reanudación de vínculos diplomáticos entre Cuba y Estados Unidos, materializada el 20 de julio último.

Prensa Latina

Raúl Castro agradece en ONU respaldo mundial contra bloqueo de EE.UU.

El presidente cubano, Raúl Castro, agradeció ayer en Naciones Unidas el respaldo casi unánime de la comunidad internacional al cese del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la isla desde hace más de medio siglo.

Al intervenir en la primera jornada del debate de alto nivel de la Asamblea General, el mandatario destacó que 188 gobiernos y pueblos han apoyado en el seno de la organización y en diversos foros internacionales y regionales el reclamo de levantamiento del unilateral cerco.

“Les reitero el eterno agradecimiento del pueblo y el gobierno cubanos por su sostenido respaldo”, afirmó.

Raúl Castro ratificó que la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se alcanzará cuando se ponga fin al bloqueo, se devuelva el territorio ocupado por la base naval de Guantánamo, cesen las transmisiones ilegales de radio y televisión y los planes desestabilizadores, así como se compense a la isla por los daños humanos y económicos que aún sufre.

A propósito del cerco de Washington, señaló que “mientras persista, continuaremos presentando el proyecto de resolución titulado Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

Desde 1992, la Asamblea General de la ONU ha apoyado de manera contundente el texto, que en la votación del pasado año contó con 188 seguidores de 193 posibles (países miembros de Naciones Unidas), con el aislado rechazo de Estados Unidos e Israel.

En su discurso ante la plenaria del principal órgano deliberativo de la organización, el líder cubano aseguró que la comunidad internacional podrá contar con la sincera voz de la mayor de las Antillas frente a la injusticia, la desigualdad, el subdesarrollo, la discriminación y la manipulación.

Asimismo, expuso el compromiso de la isla con la lucha por el establecimiento de un orden internacional más justo y equitativo, en cuyo centro se ubiquen la dignidad y el bienestar de los seres humanos.

Más temprano, el presidente estadounidense, Barack Obama, expresó en la Asamblea General su confianza en que el Congreso norteamericano levante el bloqueo a Cuba, sanciones que persisten pese al restablecimiento de relaciones bilaterales y la apertura de embajadas, el pasado 20 de julio.

Prensa Latina

Obama pidió el levantamiento del embargo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió el levantamiento del embargo de su país contra Cuba y se mostró seguro de que el Congreso inevitablemente lo hará. En su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, el jefe de Estado puso la nueva política norteamericana hacia la isla caribeña como ejemplo de que la doctrina del diálogo funciona y da sus frutos. “El embargo no debería estar más en vigor”, dijo ante la presencia de Raúl Castro. El líder demócrata reconoció una vez más que la política de aislamiento que llevaron a cabo sus predecesores en la Casa Blanca no prosperó. “Durante 50 años, Estados Unidos siguió una política hacia Cuba que fracasó a la hora de mejorar la vida de los cubanos. Hemos cambiado esto”, señaló el presidente ante el plenario de jefes de Estado. Washington y La Habana restablecieron formalmente relaciones bilaterales el 20 de julio. Los expertos aseguran que no habrá una normalización de las relaciones hasta que Estados Unidos no levante el bloqueo.

Ante los aplausos de los 193 países en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Obama insistió en que el cambio no llegará de un día para otro en Cuba, pero confió en que la apertura y no la coacción apoyará las reformas y mejorará la vida de los cubanos. “Creo que Cuba encontrará el éxito si busca la cooperación con otras naciones”, señaló. Presente por primera vez en la ONU, Raúl Castro, de 84 años, escuchó atentamente al mandatario estadounidense en el hemiciclo donde sesiona la Asamblea General. Los dos presidentes se reunirán hoy en Nueva York, en el segundo encuentro desde que el 17 de diciembre de 2014 anunciaran el comienzo del proceso para reanudar la relación diplomática bilateral luego de más de medio siglo. Obama y Castro conversaron directamente por primera vez en abril pasado, durante la Cumbre de las Américas que sesionó en Panamá. Ambos mandatarios hablaron por teléfono la semana pasada, antes de la visita del papa Francisco a Cuba y Estados Unidos.

Castro pidió acabar con el bloqueo el sábado durante una cumbre de desarrollo de la ONU, al considerar que esa política es el principal obstáculo para el desarrollo económico de su país y perjudica a ciudadanos y empresas estadounidenses. También lo hizo ayer ante la Asamblea General de la ONU (ver aparte). La de Castro es la primera visita de un mandatario cubano a la organización internacional desde la de su hermano Fidel en 2000.

A pesar del deshielo de las relaciones entre los vecinos –Washington eliminó a Cuba de la lista de países patrocinadores de terrorismo–, Estados Unidos aún mantiene diferencias con el gobierno comunista cubano, dijo Obama. “Seguimos teniendo diferencias con el gobierno cubano y vamos a seguir defendiendo los derechos humanos, pero ahora abordamos esos asuntos a través de relaciones diplomáticas y aumentamos el comercio y los lazos entre personas”, señaló. Pero, según el mandatario, a medida que esos contactos den resultados, los legisladores estadounidenses se convencerán de levantar el embargo.

Aunque Obama tomó medidas para relajar el bloqueo, no puede decretar por su cuenta la finalización de esa medida. Sólo el Congreso está facultado para desmontar en su totalidad el embargo, entramado legal vigente desde 1962 que está codificado en varias normativas, la mas completa de ellas, la ley Helms-Burton de 1996.

El Partido Republicano, que controla las dos cámaras del Congreso, es un férreo opositor al acercamiento con Cuba y rechaza levantar las sanciones hacia la isla. Tal como demostró con otros asuntos cuando está a menos de 500 días del fin de su mandato, Obama no dejó que la oposición republicana interrumpa el acercamiento con la isla, ubicada a solo 140 kilómetros de la Florida. El jefe de la Casa Blanca aprovechó el viaje del papa Francisco para aprobar medidas que moderan parcialmente el efecto del embargo. Fue así como la Casa Blanca ordenó levantar restricciones a Cuba, eliminar el límite de 2000 dólares de remesas hacia la isla y autorizar a ciudadanos estadounidenses a tener empresas en el país caribeño.

Poco después del discurso de Obama, la Casa Blanca anunció el viaje de la secretaria estadounidense de Comercio, Penny Pritzker, a La Habana, el 6 y 7 de octubre, para discutir con el gobierno cubano detalles sobre la reapertura del comercio y los viajes entre ambos países. Pritzker será el segundo miembro del gabinete ministerial de Obama en arribar a la isla desde el restablecimiento en julio de las relaciones bilaterales entre Washington y La Habana. Durante su visita a la isla, Pritzker se reunirá con altos funcionarios cubanos y copresidirá el llamado diálogo bilateral. El objetivo de este mecanismo es facilitar una implementación más efectiva de las nuevas políticas de Estados Unidos hacia Cuba, precisó ayer el Departamento de Comercio a través de un comunicado. En ese encuentro, miembros de la delegación estadounidense del Departamento de Comercio y del Tesoro explicarán a sus homólogos cubanos los recientes cambios realizados a las normativas en materia de comercio, transacciones financieras y viajes con respecto a Cuba. Por otra parte, la delegación cubana informará a la estadounidense sobre la estructura y el estatus de la economía cubana, incluido el sector no gubernamental, según el Departamento de Comercio norteamericano.

Página 12

Correa lamenta que EEUU quiera finalizar embargo a Cuba porque “no funcionó” y no porque atenta contra derechos

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, lamentó que su homólogo estadounidense, Barack Obama, quiera poner fin al embargo contra Cuba simplemente porque “no funcionó” y no porque atenta contra el derecho internacional, al intervenir la noche del lunes en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

Correa dijo que “entristece” cuando se escucha al presidente Obama que propone “cambiar 50 años de embargo, no porque ha roto con todo el derecho interamericano, con todo el derecho internacional, con todos los derechos del pueblo cubano, sino porque (dicha medida) no ha funcionado”.

Este lunes, al intervenir en el foro mundial, Obama dijo que confía en que el Congreso estadounidense “inevitablemente levantará un embargo que no debería estar más en vigor”, pues a su juicio medio siglo de políticas de aislamiento contra la isla no sirvieron para generar los cambios deseados por Washington.

El mandatario ecuatoriano añadió que su país “mira con esperanza el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y espera que ese proceso conlleve al fin del embargo y al retiro de la base (militar) de Guantánamo”, lo cual, enfatizó, “no será concesión de ningún poder sino el triunfo de la justicia y de la dignidad del pueblo cubano”.

En un repaso sobre cuestiones de la política internacional, Correa también saludó el acuerdo alcanzado por el gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para firmar la paz a más tardar en marzo de 2016.

“Ecuador anhela la paz para Colombia y los apoyamos en este empeño”, sostuvo Correa, quien también manifestó su apoyo a Argentina en el reclamo de soberanía por las islas Malvinas, cuya ocupación por parte de Reino Unido denunció como un “rasgo de neocolonialismo en el siglo XXI absolutamente inaceptable”.

Asimismo, abogó por el reconocimiento de Palestina como Estado miembro de la ONU con “plenos derechos, y expresó su solidaridad a Siria, advirtiendo que “ciertas potencias hicieron caso omiso al principio de no interferencia en asuntos extranjeros y solo exacerbaron la violencia” en ese país.

El jefe de Estado ecuatoriano cumple una apretada agenda en Nueva York, adonde llegó el sábado pasado para participar en la Cumbre de Desarrollo Sostenible para la adopción de la Agenda Post 2015 e intervenir en el debate de la Asamblea General de la ONU.

Andes