Panamá: nuevos testigos vinculan al expresidente Martinelli con espionaje telefónico

El exdiputado del Partido Revolucionario Democrático (PRD) Yassir Purcait reiteró que el expresidente Ricardo Martinelli le mostró grabaciones de audio de llamadas telefónicas, en las que supuestamente se planeaba un atentado en su contra. Purcait escuchó los audios en el despacho de Martinelli, en la Presidencia de la República, en 2011.

Basado en ese hecho, Purcait dice estar convencido de que Martinelli tenía conocimiento de las interceptaciones telefónicas que se efectuaron desde el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) durante el gobierno pasado.

Purcait contó esta historia al ser entrevistado como parte del proceso penal que sigue la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a Martinelli por los pinchazos telefónicos en su mandato.

La entrevista, a la que este medio tuvo acceso, se concretó en el despacho del magistrado Harry Díaz, fiscal en el proceso que se le sigue al exgobernante por las escuchas, que según las pesquisas afectaron a unas 150 personas, entre políticos de oposición, dirigentes sindicales y de la sociedad civil; magistrados, diputados y periodistas.

El pasado 13 de agosto, la Corte inició formalmente la investigación, luego de que el Tribunal Electoral levantó el fuero a Martinelli.
La Corte es la única entidad competente para investigar al exmandatario, debido a que actualmente es diputado del Parlamento Centroamericano.

En tanto, por este mismo caso el Juzgado Decimosexto Penal llamó a juicio a los ex secretarios ejecutivos del CSN Gustavo Pérez y Alejandro Garuz, y a los exagentes de inteligencia Ronny Rodríguez y William Pittí.

¿ERA UN TUMBE?

Purcait dio detalles de cómo sucedió todo. Él estaba en la Asamblea Nacional cuando fue abordado por su colega del partido Cambio Democrático, José Muñoz, quien le dijo que Martinelli había impedido que le hicieran un tumbe (robo).
Muñoz lo llevó a la Presidencia y allí, en una computadora de Martinelli, Purcait –con Muñoz presente– escuchó una secuencia de “cuatro a cinco archivos de voz”. Las grabaciones se iniciaban desde que se marcaba la llamada hasta cuando las personas terminaban de hablar. “No creas que te estoy interviniendo a ti, este es un informe de inteligencia de un grupo de tumbadores desde la cárcel”, le advirtió Martinelli a Purcait.

Purcait dijo escuchar a una persona que le ordenó a otra robar a un hombre que iba a retirar un dinero en el centro comercial Los Pueblos. “Si ese es el carro de Purcait, tienen que matarlo de una vez, porque él anda con escolta”, dijo uno de los supuestos tumbadores en uno de los audios. Luego, el supuesto delincuente comunicó que no podía ejecutar el robo, porque el lugar se había llenado de Linces (motorizados de la Policía Nacional).

Aquel día, Martinelli le dijo al exdiputado que había mandado Linces para evitar el tumbe y que era su chofer [de Purcait] el que estaba

detrás del plan. El entonces diputado le insistió a Martinelli que no frecuentaba ese lugar y que esa no era la voz de su chofer, porque lo conocía desde hacía 20 años. Pese a ello, le agradeció el gesto a Martinelli y se retiró.

AMENAZA O CHANTAJE

“Me sentí amedrentado, no sabía si se trataba de una amenaza o chantaje para deteriorar mi imagen”, indicó Purcait, que en ese momento era un férreo crítico del gobierno de Martinelli.

“Si bien no reconozco las voces, era evidente que tenía capacidad y material privado. Ahí pensé que así como [Martinelli] tenía estas grabaciones, podía tener la mía o las que quisiera”, declaró.

Tiempo después, un periodista del diario Panamá América –medio del cual Martinelli es accionista mayoritario– llamó a Purcait para entrevistarlo sobre el supuesto tumbe y él cuestionó el hecho de que tuviesen acceso a informes de inteligencia. Purcait respondió un cuestionario del periodista y la noticia fue publicada en el diario de Martinelli el 31 de octubre de 2011. Además, se incluyeron declaraciones de Muñoz confirmando el incidente y la reunión en la Presidencia.

Luego, Purcait criticó en televisión al gobierno de Martinelli por la desaparición del subdirector de Análisis Financiero de la Superintendencia del Mercado de Valores, Vernon Ramos.

Martinelli, entonces, publicó en Twitter el incidente de Purcait para dar a entender que era “malagradecido”. En la entrevista en la CSJ, el exdiputado reconoció además tres correos electrónicos y un audio de una reunión política, intervenidos sin su consentimiento.

NO HABLA DE FALSEDADES

Además de Purcait, en la Corte han sido entrevistadas otras nueve personas. El exagente de Inteligencia del CSN Jaime Agrazal, es uno.
Agrazal, quien actualmente está preso en El Renacer por un presunto caso de drogas, fue interrogado el 24 de agosto pasado. Tres días después, Martinelli publicó en Twitter que “un tal Agrazal” se había retractado y que todo lo que dijo del caso de los pinchazos era falso. El exmandatario publicó otros dos mensajes indicando que Agrazal fue usado como testigo a cambio de promesas.

Pero, Agrazal confirmó que su trabajo era dar seguimiento a dirigentes sindicales y de las comarcas que hacían protestas. Les tomaba fotos, grababa videos y hacía informes tras recibir órdenes de Ronny Rodríguez.

“Escuchaba que Ronny se reunía todos los lunes con todos los estamentos de seguridad en el Ministerio de la Presidencia. Desconozco a quién le rendía informe”, declaró. Además, explicó cómo estaban distribuidas las oficinas del CSN.

Pese a ello, Agrazal no mencionó en la entrevista que haya mentido en la declaración dada como parte del otro proceso que está
en el Juzgado Decimosexto Penal y cuyo expediente forma parte de la investigación que sigue la CSJ.

“Yo tenía conocimiento de que hacían espionaje telefónicos de personas metidas en la política; incluso, empresarios, periodistas y opositores del gobierno de Cambio Democrático”, dijo el exagente en declaración jurada ante la fiscalía que investigó a Garuz, Pérez, Rodríguez y Pittí. “Hasta donde yo tenía entendido, Ronny Rodríguez era el único que se reunía con el señor expresidente Ricardo Martinelli todas las mañanas en la Presidencia y había que llevarlo y traerlo, porque él no sabe manejar”, señaló Agrazal a la fiscalía.

Hoy, a las 3:00 p.m., se efectuará una audiencia de control ante el juez de garantías del caso, el magistrado Jerónimo Mejía. Esta diligencia fue pedida por Dimas Guevara, abogado de Martinelli, para denunciar las que considera violaciones a las garantías fundamentales de su cliente y vicios de nulidad en la investigación.

La Prensa