Presupuesto 2016: el Gobierno anuncia un fuerte recorte al gasto público

El gobierno federal recortó 221 mil millones de pesos al gasto programable contemplado en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2016.  Durante la entrega del Paquete Económico 2016 al Congreso de la Unión, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, aseguró que se protegieron los recursos destinados al combate a la pobreza, programas de seguridad pública, crecimiento económico, ciencia, tecnología y cultura.

Videgaray Caso aseguró que con este paquete se busca un “gobierno menos costoso, pero más eficiente“, en el que se reducen gastos personales y se opera con el principio de racionalidad en el gasto público.

Así, el gasto estimado para 2016, según Videgaray Caso, será de 4 billones 746 mil 946 millones de pesos, monto inferior en 1.5% al autorizado para 2015. Además, el gasto corriente -destinado al pago de sueldos y compra de bienes y servicios- se reduce 4.7% en comparación con lo aprobado para 2015.

“El objetivo principal de estas medidas”, dijo el secretario de Hacienda, “es preservar la estabilidad de nuestra economía” ante el panorama internacional.

Luis Videgaray dijo que “el Presidente acredita el compromiso de no aumentar impuestos” y que, a partir de la reforma hacendaria, “se presenta un conjunto de medidas para promover el ahorro y la inversión”.

Refirió que gracias a la reforma hacendaria se ha podido mitigar el impacto de la caídas de los ingresos petroleros, producto de los bajos precios del energético, y se han mantenido resultados históricos en fortalecimiento de los ingresos tributarios.

En materia de combustibles, el secretario de Hacienda apuntó que el paquete económico propone que a partir del 1 de enero de 2016 el precio máximo de las gasolinas esté vinculado a los precios internacionales, a través del establecimiento de bandas máximas y mínimas

Esta medidas, dijo, representa una transición de dos años a lo planteado en la reforma energética, con lo que se beneficia a la población.

Videgaray Caso sostuvo que en línea con el fortalecimiento de las finanzas públicas, el paquete incluye la propuesta de modificación a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, para que los ingresos extraordinarios, como el remanente de operación del Banco de México, se destinen a reducir los niveles de endeudamiento del país.

Ante un entorno complicado, subrayó, el Ejecutivo tiene su compromiso de mantener la trayectoria decreciente en el déficit público, por lo que se propone que en 2016 sea de 0.5 por ciento, la mitad del aprobado para este año.

Puntualizó que la asignación del presupuesto atenderá a una visión social, al privilegiar los programas sociales destinados a disminuir las carencias y garantizar el acceso a los derechos sociales, de acuerdo con las definiciones y recomendaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Asimismo, dijo, se le dará prioridad a los programas que beneficien a un mayor número de personas y el desarrollo regional.

El paquete presentado también contiene medidas para apoyar el ahorro, la inversión, el crecimiento de sectores estratégicos y la formalidad, tales como la deducibilidad inmediata de las inversiones para pequeñas y medianas y PyMes y en los sectores de energía e infraestructura, sacar del límite de deducibilidad las aportaciones de las personas físicas a los ahorros de largo plazo, proveer estímulos para la reinversión de utilidades de las empresas.

Finalmente, el Secretario de Hacienda señaló que para promover mayores inversiones se pondrán en marcha diversos instrumentos como la FIBRA E para el sector energético y de Infraestructura, los Certificados de Proyectos de Inversión (CERPIS) y el Bono de Infraestructura Educativa, anunciados por el Presidente de la República en su tercer informe de gobierno.

De acuerdo con los Criterios Generales de Política Económica, para 2016, el gobierno federal prevé un tipo de cambio de 15.9 pesos por dólar, un precio del petróleo de 50 dólares por barril y que la economía mexicana registre un crecimiento en un rango de entre 2.6 y 3.6 por ciento.

Se proyecta una disminución del déficit público de 1.0 a 0.5 por ciento del PIB para el próximo año.

La propuesta del paquete económico 2016 está integrada por los Criterios Generales de Política Económica, la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación.

Videgaray entregó el paquete económico ante los integrantes de la Mesa Directiva, de la Junta de Coordinación Política y los coordinadores parlamentarios de la Cámara de Diputados.

Las promesas de Peña Nieto

En las 10 medidas prioritarias anunciadas en el mensaje con motivo del Tercer Informe de Gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto expresó que su propuesta de paquete económico sería “responsable y realista.”

Afirmó que las prioridades del PPEF 2016 serían los programas de combate a la pobreza, la seguridad pública, el financiamiento a las universidades públicas y el fortalecimiento del desarrollo científico y tecnológico, y los programas de impulso al crecimiento económico.

Subrayó que ante el entorno económico actual, “este proyecto tendrá estrictas medidas de austeridad” y será al gobierno a quien “le toca apretarse el cinturón” mediante la generación de ahorros, disminución de gastos administrativos y operativos y aumento a la inversión.

El presupuesto que será planteado para el año próximo fue elaborado con una metodología base cero, que significa una reingeniería del gasto público y que permite determinar los ajustes ya anunciados para 2016.

De acuerdo con las autoridades federales, se prevé que el paquete económico 2016 no incluya aumento de impuestos ni mayor deuda pública, pero sí medidas de austeridad y un proyecto de presupuesto elaborado con un enfoque base cero.

Ante la menores ingresos petroleros dada la caída de los precios internacionales, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha reiterado su decisión de no aumentar impuestos ni recurrir a mayor endeudamiento.

En lugar de ello, hizo un ajuste preventivo al gasto público para 2015 por 124 mil millones de pesos y reestructuró el PPEF con un enfoque base cero para aplicar un ajuste adicional por 135 mil millones de pesos en 2016 y con ello mantener la trayectoria de déficit decreciente.

Luego de la presentación del paquete económico, la Cámara de Diputados tiene hasta el 20 de octubre para aprobar la Ley de Ingresos y los Senadores hasta el 31 del mismo mes.

En cuanto al proyecto de Presupuesto de Egresos, éste sólo es revisado por la Cámara de Diputados, la cual tiene hasta el 15 de noviembre próximo para aprobarlo.

Animal Político