Según el Gobierno ecuatoriano, más de 30 mil personas ya participaron del Diálogo Nacional

Con una masiva concurrencia se desarrolló en esta ciudad portuaria la tercera ronda de diálogos, que de manera conjunta realizan el Ejecutivo y el Legislativo sobre equidad y justicia social, que ya suma al menos 30.000 convocados y que a mediados de este mes tendrá su primera evaluación con participación del presidente Rafael Correa.

Dirigentes de distintas organizaciones campesinas, de grupos de género, barriales, de montubios, y asociaciones urbanas y rurales se concentraron en el teatro de la Federación Deportiva Nacional de Ecuador para presentar propuestas en ocho mesas de diálogo sobre: seguridad ciudadana y justicia; ambiente; educación; inclusión y desarrollo social; salud; gestión política y participación ciudadana; política agraria y desarrollo rural; y de economía y producción.

Pabel Muñoz, titular de la Secretaría de Planificación y Desarrollo (Senplades), entidad que coordina el proceso, explicó que se han desarrollado tres grandes diálogos en conjunto con la Asamblea Nacional en localidades como Ibarra y Loja, en los que han participado activamente 30.000 personas que representan a unas 2.000 organizaciones de distinto ámbito social.

Muñoz señaló que este jueves, en Quito, y el viernes, en Santo Domingo, se desarrollarán otras nuevas jornadas de diálogo con organizaciones no gubernamentales.

El secretario de Estado aclaró que el diálogo empezó desde el 2007 y continuará hasta cuando culmine este gobierno porque es política de Estado. Indicó -no obstante- que este 15 de septiembre se realizará una primera gran evaluación, en la que se entregará al presidente Rafael Correa un primer informe sobre los resultados de los encuentros sobre equidad y justicia social impulsados desde el 18 de junio.

Muñoz adelantó que la ciudadanía se ha pronunciado masivamente por el diálogo como único mecanismo para la consecución de los grandes objetivos nacionales, en rechazo a las prácticas de “calentamiento de las calles” que han ejercido en las últimas semanas grupos de oposición.

Explicó que entre otros temas recurrentes que han sido discutidos están: una mayor eficiencia del Estado, brindar atención con calidad y calidez a la ciudadanía en las instituciones públicas, acercamientos con la comunidad para comunicar en territorio el trabajo que se desarrolla, combate a la corrupción desde todos los ámbitos de la sociedad, entre ellos la evasión de impuestos, control a costos de la educación privada, entre otros.

El funcionario estima que a fines de septiembre se podrá tener un informe acerca de los acuerdos alcanzados en las distintas mesas de diálogo que se podrán, luego, convertir en política para alcanzar la equidad y la justicia social.

Marcela Aguiñaga, segunda vicepresidenta de la Asamblea, reconoció la importancia de estos encuentros que son a puerta abierta, en los que participan organizaciones con diversidad de pensamiento y cultura.

Dirigentes como Mónica Mosquera, representante de los pueblos montubios de la Costa, reconoció la apertura que han tenido los pueblos a los que representa de parte del Ejecutivo y a la propuesta de redistribución de la riqueza, mediante una justa repartición de la tierra.

“Hemos propuesto una redistribución de la tierra e incentivos al pueblo montubio para aportar al cambio de la matriz productiva”, expresó.

Juliana Salazar, representante de la red Trans del Guayas, participó en la mesa de salud en la que pidió que se mantenga el reconocimiento y apoyo, tanto en medicinas como en capacitación e inclusión, que han venido teniendo por parte del ministerio del ramo en los últimos ocho años de gobierno del presidente Correa.

“El diálogo es la única vía, por medio de la violencia no se conseguirá el desarrollo, todos debemos sentarnos a discutir nuestras diferencias pero con propuestas”, manifestó el dirigente de la comunidad GLBTI (gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales).

Andes